2018. SON TUS HUELLAS EL CAMINO

 

Caminante, son tus huellas
el camino, y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante, no hay camino,
sino estelas en la mar.
Así ha sido siempre, y el próximo 2018 no será distinto, Por lo tanto, emprendedor, no mirés para atrás, ni temás el futuro. Lo único que tenés es el aquí y el ahora. Kusca significa Juntos en quechua, y es el centro de la idea. Por eso, brindo con ustedes y  por ustedes, porque el 2018 les traiga lo que aspiran, y si es un proyecto emprendedor ojalá que les parezca buena mi propuesta y que podamos dejar huellas juntos. Salud.

NATIVIDAD, EMPRESA, ESPERANZA

Comparto con uds. cuatro llamas: fe, amor, paz, y esperanza, que es la que no se apaga nunca (y que no debemos dejar que se apague, aun en los peores momentos), y permite volver a prender a las otras. Que brillen siempre en sus vidas y en sus proyectos emprendedores.

Profesor Adolfo Ariza

Kusca (Juntos)

LOS RICOS NO CREAN EMPLEO

Emprendedores, efectivos o en proyecto, entiendan esto, y muchas cosas tendrán otro sentido

Nick Hanauer: "Los ricos no crean empleo".

Nick Hanauer, uno de los hombres más ricos del mundo lo tiene claro: "Los ricos no crean empleo".Este monólogo fue censurado en TED talks porque "era demasiado político"…

Posted by Spanish Revolution on viernes, 24 de noviembre de 2017

¿Y SI EMPEZAMOS CON ESTE TIPO DE EMPRENDIMIENTOS?

En el Diario Los Andes de hoy, Thomas L. Friedman (Olvídense de Trump y descubran el mundo) habla de su necesidad de no ocuparse más del Presidente de los EEUU y de sus barbaridades, y que, para ello, decidió irse lejos “En esta ocasión fui a la India, donde aprendí un montón de cosas que no sabía: descubrí un país que está tratando de dejar atrás la pobreza y alcanzar a China al comprometerse con una rápida digitalización de toda su economía y red eléctrica.

Sí, mientras nuestro presidente (Trump) ha estado ocupado jugando golf, tuiteando sobre LaVar Ball y ejerciendo presión por un plan fiscal en el que se aprobará cualquier cosa, China ha estado ocupada creando una sociedad libre de efectivo, donde la gente puede pagar muchas cosas ahora con sólo deslizar una opción en su celular -hasta regalar dinero a los mendigos- o incluso comprar cosas en las máquinas expendedoras sólo mediante reconocimiento facial, y la India está tratando de seguir su ejemplo.

Éstas son grandes tendencias y, en un mundo en el que los datos son el nuevo petróleo, China e India están creando, cada una por su cuenta, enormes conjuntos de datos digitalizados que sus innovadores están usando para escribir todo tipo de aplicaciones interoperables: nuevas formas baratas de educación, seguros médicos, entretenimiento, banca y finanzas. ()

Nilekani y su esposa, Rohini, han construido una fundación, EkStep, con el fin de crear aplicaciones educativas móviles para ayudar a los padres, los maestros y los estudiantes -armados solo con teléfonos celulares- a aprender más rápido, con ayuda de estas nuevas redes digitales. ()

Se están creando innovaciones similares en la energía, según explicó Mahesh Kolli, presidente de Greenko, el proveedor de energía renovable más grande en la India. Acaba de construir el proyecto solar más grande del mundo: que cuenta con un campo de 2.752 kilómetros cuadrados de paneles solares que generan 800 megawatts, los cuales proveen energía a más de 600.000 hogares en el Estado de Andhra Pradesh. Se está trabajando en dos campos similares más, todos conectados a la red nacional.

Ahora no se están construyendo plantas de carbón ni gas nuevas en la India”, añadió, “y no se debe a los reglamentos sino a que la energía solar, eólica e hidráulica ahora pueden competir con las plantas de carbón sin subsidios”.”

Extrapolando esta nota de la situación norteamericana, tiene elementos válidos para nosotros, en Argentina. Es cierto que durante la gestión política anterior hubo proyectos de apoyo al Desarrollo Emprendedor desde el Estado argentino (desde el Área de Vinculación participé en muchas actividades muy buenas, y que dejaron emprendimientos activos); pero también es cierto que, aunque ha habido cambios de criterio y de políticas concretas, hoy hay alternativas para estos desarrollos. Sin embargo, lo anterior es el rasgo que quiero destacar: la falta de una Política de Estado que no esté sujeta a los criterios -y aun al humor- del Gobierno de turno, y eso para el emprendedurismo en general, sobre todo el de base tecnológica, es un  problema casi sin solución.

Se podrán observar elementos negativos (la disminución de los recursos presupuestarios a Ciencia y Técnica) y positivos (incremento de los proyectos para integrar nuevas fuentes de energías limpias al Sistema energético Nacional), pero no cambia la situación general: no tenemos una Política de Estado para el emprendedurismo, como no la habíamos tenido antes, más allá de épocas mejores y peores.

¿Entonces por qué el título de la entrada? Porque creo que, a pesar de todo, debemos intentar crear y desarrollar nuevas empresas, sin esperar que se concrete una mejor situación general, ya que -y los que han desarrollado empresas lo saben, porque es su experiencia- las buenas ideas proyecto o emprendimientos son una luz que se enciende más allá de la situación: contexto favorable, crisis, presencia de dinero o ausencia, buenos o malos momentos personales.

Todos los días nos enteramos de la aparición de nuevas aplicaciones informáticas para el manejo de datos, incluso producidas por chicos de secundaria, y Mendoza es un buen lugar para este tipo de desarrollos: hay una masa crítica importante de capacidad, conocimientos y experiencia. Sería importante para el sector agrícola, que debe mejorar su competividad necesariamente, que haya más aplicaciones para esto, y que no queden reservados para los grandes capitales corporativos que se están quedando con los Mercados.

Están también los temas biotecnológicos. La Provincia va a tener un Parque Biotecnológico y de Energías Renovables, producto de un largo y arduo trabajo del Área de Vinculación de la UNCuyo en conjunto con el Gobierno de Mendoza, que destinó parte del préstamo que el BID le dio para la finalización del Perilago del Dique Potrerillos, para la construcción de su primer módulo, frente a la Facultad de Ciencias Agrarias en Luján. Allí se podrán albergar proyectos emprendedores sobre estos temas.

La Empresa Provincial de Energía (EMESA) también podría apoyar proyectos de energías renovables. Se pueden hacer acuerdos con otras Universidades Nacionales para capacitarse. Se puede viajar para aprender lo que está haciendo en otros lugares.

Conclusión: los invito a pensar y proponer proyectos emprendedores sobre estos temas, y los que a ustedes les parezca oportuno. Pongo a su disposición el sitio de Kusca para apoyarlos, como así también todo lo que he aprendido en mi trabajo en la UNCuyo, y las relaciones y contactos que me dejó esa actividad.

También les pido que propongan ideas para llevar a cabo. El año que viene, desde Kusca, concretaremos algunas actividades de encuentro y formación emprendedora, pero, seguramente, el aporte de quienes están interesados en estos temas permitirá acciones mejores.

LA INNOVACIÓN Y EL DESARROLLO EMPRENDEDOR

Rowan Wibson comenta en Innovation Excellence que muchos altos ejecutivos todavía confían en que la innovación surja por un  repentino flash de inspiración, y no asocian la generación de ideas con todo un proceso de elaboración. La mayoría de grandes empresas carecen de una teoría de la innovación que se traduzca en una metodología práctica para la producción de grandes ideas.

Este comentario me llevó a reflexionar sobre mis propias experiencias de innovación en relación con el desarrollo de emprendimientos, fundamentalmente de base tecnológica. Si hay algo obvio en este tipo de empresas, es que la innovación es -o debería ser- un factor fundamental en su origen o desarrollo. Sin embargo, no es tan evidente el concepto, no por su definición conceptual, en la que no entraré, sino por el modo en que aparece en la realidad.

Por ejemplo, en mi Provincia, Mendoza, el tema del riego es ancestral, como es común en todas las regiones andinas que dependen del agua de deshielo para su subsistencia. Desde épocas incaicas (lo conocí en Perú), se usaron sistemas de distribución, reserva y aprovechamiento de los caudales hídricos en función de las características y necesidades de su región. Se construyeron canales, esclusas, compuertas, cañerías, piletas, que, en muchos casos, son obras maestras de innovación e ingenio. Hoy se siguen buscando alternativas tecnológicas que aminoren la criticidad de la escasez de agua de deshielo y aumenten la eficiencia de su uso. Muchas son proyectos emprendedores e integran saberes ancestrales y comunitarios con nuevos materiales o tecnología de control. Esto es innovación, sin dudas.

Por supuesto, si vemos cómo funcionó la innovación en el Silicon Valley, que es un caso relativamente válido a los efectos de su recreación en otros ámbitos espaciales y temporales, pero que vale como un ejemplo notorio que permite visualizar los elementos virtuosos, y su incidencia, se puede llegar a la conclusión de que es algo muy diferente..

A mi ver, lo del agua de riego tiene más que ver con lo que son nuestras innovaciones cotidianas, incrementadas por saberes y experiencias propios, pero que tienen mucho que ver con el sentido común y la observación, y sobre todo, con la necesidad de solucionar algún problema o mejorar el modo en que vivimos. Ese es el disparador del ingenio y la creatividad de la mayoría de la gente, aunque no tenga instrucción.

Entonces, ¿dónde reside la clave para que la innovación sea una parte fundamental del proceso emprendedor? Porque en los ámbitos y/o estrategias nacidas para procurar que nazcan, crezcan y se desarrollen nuevas empresas, como las Incubadoras o Aceleradoras, u otros engendros semejantes, se hace de todo: charlas, se traen expositores, se organizan focus groups, juegos, y toda una inagotable parafernalia, estimulada en gran parte, por los que viven de esto. Los resultados son bajos, y parte de mis dificultades y enfrentamientos con algunas personas, fue mi parecer que teníamos que engendrar y desarrollar más empresas reales, que facturen, que planes de negocios brillantes.

Creo que quienes logren una real motivación, como la que tienen los emprendedores de verdad, los que venden el auto y andan en bondi para seguir con su empresa en los momentos de crisis, encontrarán las soluciones innovadoras que su emprendimiento requiere, ya sea para nacer o desarrollarse.

Es cierto lo que dice Wibson de las grandes  empresas, pero mi blog no tiene como objetivo esas empresas, porque ya son grandes, porque sus metas son hacerse más grandes, eliminar la competencia, y desarrollar monopolios y corporaciones. Necesitamos empresas de otra envergadura, en el marco de un sistema más justo y solidario.

Por eso, escribo para los que quieren vivir de su propia empresa, ser sus propios jefes, crear riqueza y trabajo: aunque sea un proceso duro, a ellos les digo: motívense para tener éxito, estudien, piensen, integren equipos, laburen mucho, mucho, y tendrán toda la innovación que necesitan.