¿QUÉ RIESGOS TENEMOS EN LAS TECNOLOGÍAS DIGITALES?

Mi plan de publicaciones era elaborar una entrada para Kusca, mi blog de Desarrollo Emprendedor, y luego continuar con otra para Miradas desde Mendoza, probablemente sobre algún tema que tuviera que ver con la política, ya que es lo que está generando más novedades y actividad.

Sin embargo, había varias inquietudes que me andaban rondando, y no desde ahora: por ejemplo, los algoritmos de las redes sociales que permiten el direccionamiento de las noticias y notificaciones que recibimos, o el hartazgo de que uno busque el precio de algo en Internet para que nos aparezcan ofertas por todos lados, tanto en la computadora como en celular, o cualquier otro dispositivo que se detecte como nuestro, o que vaya a la carnicería del barrio (es real) y Maps me pida una opinión sobre la atención, o el big data o las bitcoins y blockchain, y algunas más. Es claro: estas inquietudes tenían que ver con el uso de la tecnología digital y su poder cada vez mayor y más invasivo.

Hace unos días, había encontrado una entrevista que decía sobre el final: “… el neoliberalismo no es hoy solamente un credo económico, sino también una forma de pensamiento global. Este pensamiento global tiene que ver con la fe en que una sociedad puede fundarse en la desigualdad. Hay un odio a la igualdad, un desprecio, como si la igualdad fuese algo infame. Pero en esto hay también una paradoja, puesto que a título del neoliberalismo se pretende fingir que la política está muerta siendo que, a la vez, se la necesita para dar justamente un aspecto político a ese mismo neoliberalismo. Lo que estas élites plantean es algo que no me parece que sea verdad: que la política puede ser reducida a la gestión del poder y que la comunidad puede fundarse en la desigualdad.” (Jacques Rancière, filósofo francés, en  http://www.theclinic.cl/2016/12/04/jacques-ranciere-la-extrema-derecha-esta-volviendo-a-ser-exitosa-en-su-evocacion-de-simbolos-identitarios-muy-primitivos/).

Aunque es una nota muy densa, sobre todo para alguien al que le cuestan algún lenguaje y categorías de la Filosofía, esta conclusión, y alguna otra, me impactaron muchísimo. Influía también en esto la información que estaba llegando sobre Bolsonaro, y de qué manera habían manejado -y lo siguen haciendo- la opinión pública para que los brasileños lo votaran. Otra vez un uso negativo y abusivo de la tecnología.

En esta situación me encontré con una nota en Infobae, con este título: “Las tecnologías digitales están a punto de derrotar a la democracia y el orden social”, y el siguiente copete: “Las plataformas de redes sociales, los datos masivos, la tecnología móvil y la inteligencia artificial, que dominan cada vez más la vida económica, política y social, amenazan el sistema de gobierno occidental. El experto Jamie Bartlett detalla cómo avanza ese peligro en “The People vs. Tech”, su nuevo libro.”

Al final de esta entrada, pondré el link a la nota completa, que es bastante larga, pero ahora copiaré algunos párrafos, casi sin comentarios, para que entiendan la dimensión del riesgo que implican estas tecnologías, y no las estoy descalificando, porque hace mucho que me dedico a las NTICs (Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación), pero me parece clave tomar conciencia de su potencial, y el peligro de los usos inescrupulosos que se marcan en la nota.

……

“Bartlett, director del Centro para el Análisis de las Redes Sociales del think tank británico Demos en conjunto con la Universidad de Sussex, se refiere específicamente a las “tecnologías digitales asociadas con Silicon Valley: plataformas de redes sociales, datos masivos, tecnología móvil e inteligencia artificial, que dominan cada vez más a vida económica, política y social”. Como experto en el área las valora: cree que tienden a expandir las capacidades humanas y hasta a crear más felicidad. “Pero eso no significa que sean buenas para la democracia”.

En realidad, reconoce, son universos opuestos. A cambio de los beneficios de una revolución –que, además, está apenas en sus comienzos–, las democracias occidentales han permitido que se socavaran componentes centrales del sistema: control, soberanía parlamentaria, igualdad económica, sociedad civil, ciudadanía informada.

“En un nivel profundo, estos dos grandes sistemas —tecnología y democracia— están trabados en una lucha encarnizada. Son los productos de épocas completamente diferentes y funcionan según distintas reglas y principios. El engranaje de la democracia se construyó en la era de los estados nacionales, las jerarquías, la sumisión y las economías industrializadas. Las características fundamentales de la tecnología digital van en contra de este modelo: es no-geográfica, descentralizada, impulsada por datos, sujeta a los efectos de red y el crecimiento exponencial”.

…..

“Sean Parker, co-fundador y ex presidente de Facebook, reconoció que él y Mark Zuckerberg explotaron “una vulnerabilidad en la psicología humana” al diseñar las plataformas para “consumir la mayor cantidad de tiempo y atención consciente” del usuario. “Es un circuito cerrado de retroalimentación de validación social”.

Los datos están en el centro del asunto: permiten a las empresas conocer al usuario más de lo que él se conoce a sí mismo, y dirigirle avisos a medida. Actualmente los datos existentes superan la capacidad humana de procesamiento, pero en 2020 habrá cuatro veces más dispositivos que los recojan: 50.000 millones de aspiradoras de información en teléfonos, automóviles, electrodomésticos, ropa, libros, juguetes… De allí el valor de los algoritmos que sí pueden procesar esos volúmenes enormes de datos, y más: “Lo aterrador de los algoritmos de datos masivos es cómo pueden averiguar cosas sobre nosotros”, según el autor.”

…..

“Un problema adicional es la manipulación. Si el objetivo es que una persona pase más tiempo en una plataforma para mostrarle más publicidad, “¿qué pasa si a los antisemitas se les dirige cada vez más contenido violento personalizado simplemente porque un modelo sugiere que pasarán más tiempo mirándolo? O quizás se puede vender un 20% más de antidepresivos si se contacta a la gente en cierto momento de la semana y se le dirigen mensajes que bajan la autoestima”.

Delegar las decisiones en la inteligencia artificial (porque no sólo una máquina hará mejores diagnósticos que un médico, sino que se podrán tercerizar en algoritmos el voto y la educación de los hijos) no sólo eliminaría la dimensión moral del ser humano, también erosionaría su capacidad de pensar libremente. “Dado lo malos que a veces somos al tomar decisiones difíciles, el resultado podría ser una sociedad más sabia y más humana. Pero difícilmente se podría llamar democracia a un lugar así”.

Una cultura común, curiosamente, es algo que se pierde con la plena conectividad y el exceso informativo, que en realidad alientan las pequeñas tribus, donde las reacciones emocionales y la lealtad superan a la razón y la comprensión. “Los líderes políticos evolucionan con el nuevo medio de información: de ahí el ascenso de populistas que prometen respuestas emotivas, inmediatas y totales”, interpretó Bartlett. “Pero las tribus beligerantes de ciudadanos sin eje, confundidos, son las precursoras del totalitarismo”.

Expresiones como burbuja de filtros, noticias falsas y posverdad se han popularizado a medida que las noticias circularon por las plataformas y la desinformación hizo que las personas recortaran sus fuentes a la medida de sus creencias. “Con la conexión infinita, encontramos gente similar y con ideas similares, y nos apiñamos”. La fragmentación no tiene límite: “En internet cualquier puede encontrar cualquier clase de comunidad que desee (o inventar la propia)”, señaló el autor. “Cualquiera que esté molesto puede ahora, automáticamente, a veces algorítmicamente, encontrar a otra gente que está molesta de manera similar”.

Así la re-tribalización puede conducir a la alt-right o al veganismo radical, y la cámara de resonancia de la red convierte cualquier grupo en una horda. “El tribalismo es comprensible, pero en definitiva daña la democracia, porque tiene el efecto de agrandar las pequeñas diferencias entre nosotros y transformarlas en golfos enormes, insuperables”.”

……

“Uno de los temas centrales del libro, la pérdida de legitimidad de las elecciones libres, muestra cómo “los datos masivos y la micro-localización pueden ganar votos”. Por ejemplo, aunque Hillary Clinton lo superó por casi 2,9 millones de votos en los Estados Unidos, Trump obtuvo la mayoría del Colegio Electoral porque ganó en cuatro estados decisivos gracias al modo en que hizo su campaña en redes sociales allí.

Todo el trabajo de Cambridge Analytica, tanto para Ted Cruz como para el actual mandatario, se basó en la construcción de perfiles a partir de la información personal de 87 millones de usuarios de Facebook (que no lo sabían, mucho menos lo habían autorizado). Y esta competencia no va a terminar, advirtió Bartlett. “Cada elección se datifica de esta manera, realizada por una red de contratistas privados y analistas de datos que ofrecen estas técnicas a los partidos políticos en todo el mundo”.

El problema mayor que ve, si se deja estas técnicas sin control, es que su evolución “va a cambiar cómo hacemos una opción política, qué clase de gente elegimos e incluso si pensamos que nuestros comicios son realmente libres y justos”.

Si los partidos políticos tradicionales han girado alrededor de la construcción de programas, ideas que permitían que ciudadanos con intereses variados se organizaran colectivamente, el big data es lo opuesto: la atomización, la división en grupos de intereses específicos al punto de un modelo personalizado. “Si cada quien recibe un mensaje personalizado, no hay debate público común: sólo millones de debates privados”, ilustró el experto.”

En realidad, la nota no tiene casi desperdicio, así que los invito a leerla completa.

Cierro con un comentario desde mi experiencia en estos temas de uso de la tecnología.

Soy Profesor y Licenciado en Literatura y empecé a dedicarme a las NTICs en Educación (entonces era Informática Educativa) porque me cansé de lidiar con los informáticos en el sentido que terminaban imponiendo sus criterios sobre la expertise que uno tenía. En cierto momento, acuñé una expresión que usé mucho en mis exposiciones y conferencias: El problema es que los políticos no entienden nada de informática, y los informáticos, nada de política. En esta situación el que termina definiendo los proyectos tecnológicos, es el informático, aunque el político crea lo contrario. Ahora bien, si esto era válido en etapas tan primitivas (no porque haga tanto tiempo, sino por el crecimiento exponencial de su poder), hoy es mucho más terrible.

La tecnología atraviesa todo, así que todos/as tenemos que ver con ella en muchas cosas de la vida, y esto se irá acrecentando. Tenemos que entender para poder decidir, mientras podamos.

(https://www.infobae.com/america/tecno/2018/10/20/las-tecnologias-digitales-estan-a-punto-de-derrotar-a-la-democracia-y-el-orden-social/)

UN CONTRATO INNOVADOR PARA IMPULSAR LA DIGITALIZACIÓN DE PYMES

Tomado del blog del BID PUNTOS SOBRE LA I

POR AUTOR INVITADO Y PABLO ANGELELLI

La tecnología abre un mundo de oportunidades para las empresas de menor tamaño, pero también una serie de amenazas a quienes no logren adaptarse a los rápidos cambios de la economía digital. A pesar de que la gran mayoría de los emprendedores en Latinoamérica tiene un teléfono con acceso a Internet en sus manos, las brechas tecnológicas de las pymes son todavía considerables. Esta es una gran oportunidad para mejorar su productividad, pero también un importante desafío para el diseño de políticas públicas.

¿Cómo diseñar intervenciones costo-efectivas que rompan las barreras económicas, culturales y de capacidades internas que enfrentan las pymes para acceder y utilizar nuevas tecnologías digitales?

Un innovador piloto de intervención impulsado por la Fundación Impacta con apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y que será financiado a través CORFO (la agencia pública de fomento al desarrollo productivo e innovación en Chile), utilizará un esquema de contrato de impacto social (CIS)para impulsar la adopción de tecnologías digitales en las pymes.

Los CIS, también conocidos como “bonos de impacto social”, son un mecanismo de contrato y financiamiento en el cual una organización interesada en resolver un problema social, se compromete a pagar a una organización externa y sus financistas en función de la obtención de una serie de resultados previamente definidos en un contrato.

“El gran desafío es que vamos a abrir el primer contrato de impacto social llamando a empresas que quieran acelerar la digitalización de los negocios turísticos en Chile para que presenten propuestas de ofertas. El Estado va a retornar estos fondos a las empresas que demuestren que están creando un impacto positivo en pymes turísticas por medio de la digitalización”.
Sebastián Sichel, vicepresidente ejecutivo de Corfo 
(27/09/2018 – Día Mundial del Turismo)

¿De qué se trata el piloto de digitalización de pymes?

La versión piloto de esta intervención con enfoque CIS se focalizará en la digitalización de pymes de la industria del turismo, en base un modelo de capacitación y alianzas con distintas empresas proveedoras de soluciones tecnológicas.

¿Cómo funciona? El proceso se inicia con la firma de un contrato entre CORFO y la organización intermediadora del CIS. Esta última deberá levantar recursos con inversionistas privados, lo que utilizará para financiar una serie de actividades de apoyo a la adopción de tecnología de pymes turísticas en torno a las siguientes fases de implementación.

Fase 1: Creación de catálogo de productos y capacitación virtual

La primera fase comienza con la creación de un catálogo de productos y servicios tecnológicos que provean a las pymes del sector turístico de una propuesta de valor más atractiva de lo que actualmente está disponible en el mercado. Algunos ejemplos de este catálogo podrían ser: soluciones de reservas y medios de pago electrónico, módulos de gestión de circuitos turísticos, plataformas para optimizar tarifas, o sistemas de gestión para restaurantes y alojamiento, solo por mencionar algunas ideas. Asimismo, en esta fase se desarrollará una capacitación virtual de apoyo a la adopción de estas tecnologías.

La capacidad de aglutinar la demanda agregada de parte de cientos o miles de pymes participantes del programa es lo que se espera permita negociar y firmar convenios con las empresas tecnológicas para obtener productos y servicios en condiciones más ventajosas. La propuesta de valor podría traducirse, por ejemplo, en una reducción de precios o en servicios complementarios de acompañamiento y soporte.

Fase 2: Operación de la plataforma abierta y gratuita

El catálogo y la capacitación virtual se pondrán a disposición de manera abierta y gratuita a través de una plataforma en línea. Al ingresar a la plataforma cada pyme creará un perfil de usuario y entregará de forma reservada información de su empresa y la utilización que hace de la tecnología.  Con esto se construirá una línea de base que servirá para la medición de los resultados y el monitoreo de la participación y avance en el programa. Con su perfil creado las pymes podrán acceder a los servicios de capacitación y adquirir los productos y servicios tecnológicos del catálogo.

Fase 3: Plan de tecnología para la competitividad

En la tercera fase un subgrupo de pymes turísticas graduadas de los servicios de capacitación, trabajarán en el diseño e implementación de un plan de tecnología orientado al escalamiento y aumento de la competitividad. Para ello se contempla el cofinanciamiento en la adquisición de tecnología y apoyo especializado en la gestión, en colaboración con algunas de las empresas proveedoras de soluciones.

Fase 4: Pago de resultados

Una vez concluidas las tres fases anteriores, se incluye un período adicional de medición y validación de los resultados, lo que determinará los pagos que efectuará CORFO al intermediador. Una primera parte de los pagos se determinarán en base a variables operacionales, tales como número de empresas graduadas de la capacitación en línea y el número de soluciones del catálogo que fueron adoptadas. La segunda parte de los pagos se efectuará en base a variables de impacto tales como incremento en ventas, generación de fuentes alternativas de ingreso y aumento en tarifas promedio, entre otras.

¿Es posible generar impacto en miles de pymes a través de servicios en línea?

En Chile la creación de empresas alcanza las 80 mil unidades cada año. Esto sugiere que el desafío de adopción digital en pymes no es de nicho y debe abordase apuntando a una amplia cobertura de beneficiarios.

La experiencia del Programa Almacenes de Chile validó la tesis que servicios en línea pueden alcanzar una gran cobertura, incluso en sectores tradiciones donde las brechas de tecnología son mayores al promedio de las empresas. La plataforma de capacitación en línea para almaceneros logró en 18 meses la participación de cerca de 30 mil almaceneros y alumnos en 330 de las 365 comunas del país, en su mayoría mujeres.  Otra de las lecciones de este programa fue la de enfocar los servicios en torno a una industria en la cual las empresas comparten los mismos aspectos culturales y desafíos productivos.

“Las tecnologías y las plataformas digitales están cambiando la manera en que los viajeros planifican sus viajes de principio a fin, por lo que tenemos que incorporar las nuevas tecnologías a la oferta turística del país. Por eso desarrollaremos un programa innovador que apunta precisamente a hacernos cargo de esa brecha digital”.
Mónica Zalaquett, Subsecretaria de Turismo de Chile (27/09/2018 – Día Mundial del Turismo)

A pesar de los variados intentos que se han desplegado en los últimos años, obstáculos de carácter financiero y operacional han impedido hasta ahora la implementación de un contrato de impacto social (CIS) en Chile. La estrategia desarrollada por la Fundación Impacta con el apoyo del BID, logró adaptar el modelo de CIS a los mecanismos de funcionamiento de CORFO, dando paso a la primera intervención de este tipo por parte del sector público en Chile.

¿Logrará un modelo de servicios en línea fomentar la capacitación y adopción de tecnologías por parte de miles de pymes turísticas y generar un impacto en la competitividad? Los pagos por resultados que se generen al partir del CIS nos permitirán dar respuesta a esta pregunta y proyectar la replicabilidad de este modelo en otros países de la región.

 

LA “REVOLUCIÓN” DE TENDENCIAS TECNOLÓGICAS: 6 TRANSFORMACIONES CLAVES.

Vivimos en una nueva etapa. La humanidad ha experimentado la evolución de la producción con la revolución industrial. Internet ha democratizado el acceso a la información y ahora la explosión de los datos, que ya son conocidos como el “petróleo del futuro”, están haciendo posible una nueva transformación tecno-humanística

Por eso, en esta nueva transformación, es importante tener varias aristas en la mira como la influencia gubernamental y reguladora que ha mitigado el creciente poder de la tecnología y las tendencias macroeconómicas y de consumo.De hecho, 2018 está siendo un año emocionante para las innovaciones tecnológicas que aprovecharán los grandes datos, el Internet de las cosas, el aprendizaje automático, la conectividad y las herramientas blockchain para transformar y mejorar el mundo en el que vivimos.Así que, nos enfrentamos a un desafío que viene de la mano del entendimiento oportuno de las tecnologías que deberán ser traducidas más que por expertos, por el talento que sepa interpretar su impacto en la sociedad y en las industrias. ¡Un gran desafío!Vivimos un momento en que varias tecnologías se encuentran en observatorio. Concretamente, hay seis que vienen conquistando las industrias a pasos agigantados.

1. Artificial Intelligence (AI): La evolución cognitiva de las maquinas

La Inteligencia Artificial (AI) es la capacidad que poseen las máquinas y la tecnología para emular aptitudes humanas como el razonamiento y la toma de decisiones gracias a un sistema de aprendizaje automático.Si bien existen preocupaciones y entredichos sobre las implicaciones sociales de la AI, la realidad es que es impensable para los humanos ver el mundo sin máquinas y a las máquinas funcionar sin los humanos. Se espera que el desarrollo de esta tecnología tenga un impacto económico de $15,7 billones para el 2020 (PwC). Actualmente, la AI está proporcionando oportunidades en diferentes industrias que la han aplicado en:

  • Automatización de procesos. Quizá esta sea la aplicación más utilizada. Consiste en sistemas inteligentes que sustituyen y automatizan tareas físicas complejas que requieren adaptabilidad y agilidad, permitiendo mejorar la productividad y reducir costes operativos.
  • Análisis predictivos. La prevención del fraude, la gestión de tráfico y las rutas logísticas son sistemas avanzados de aprendizaje.
  • Plataformas de conversaciones. Asistentes virtuales capaces de interactuar con humanos.
  • Reconocimiento artificial. Sistemas capaces de reconocer estímulos audiovisuales, objetos, sonidos, emociones y, de esta manera, activar acciones de forma automática.

2. Blockchain: La red de traspaso de datos más grande y segura

Blockchain significa “cadena de bloques” y es una tecnología que permite la transferencia y el almacenamiento de datos de una manera segura y transparente, sin la necesidad de redes tradicionales.Todavía hay mucho por explorar en esta tecnología, sobre todo por falta de un verdadero entendimiento de lo que es, pero lo más atractivo es su capacidad para acceder de forma confiable y transparente a muchos datos específicos. Hablar de Blockchain es hablar de posibilidades infinitas. Por eso, cualquiera que sea capaz de adaptar la tecnología a sus problemas empresariales estará en sintonía con lo que viene.Mientras tanto, se calcula un impacto económico mundial de esta tecnología de $80 millones para el 2025 (Mckinsey).  Actualmente, las aplicaciones más destacadas de esta tecnología son:

  • Transacciones seguras. Las reglas para las transacciones se están codificando fácilmente en una cadena de bloques, las cuales son inmutables (criptomonedas).
  • Eficiencia a raíz del intercambio de datos. Automatizar la información intercambiada entre compañías de diferentes sectores, agilizando procesos, generando ahorros monetarios y de tiempo.
  • Desintermediación. Eliminando partes intermediarias, confiar un algoritmo para administrar el acceso a datos e información. Las industrias que usen bases de dats descentralizadas tendrán un beneficio potencial.
  • Legitimidad y transparencia de contratos. Contratos que adoptan un código informático, proporcionando a ambas partes la seguridad matemática de que la otra persona es quien dice ser y que cumplirá con las condiciones estipuladas.
  • Nuevos ecosistemas empresariales. Asociaciones empresariales que están buscando experimentar en la tecnología en un entorno cooperativo, abriendo puertas a la descentralización de los datos, generando un incremento de bienes y servicios.
  • Creación de nuevos negocios. Blockchain está dando paso a innovaciones insospechadas en todos los sectores.

3. Internet of Things (IoT): Multitud de datos conectados

El Internet de las Cosas (IoT) es un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con Internet, convirtiéndose así en objetos inteligentes a partir de los cuales, las empresas pueden crear servicios u optimizar procesos de negocio.Las máquinas se construyen cada vez más para comunicarse entre sí. Se calcula un impacto económico de $11 billones a nivel mundial para el 2025 (Mckinsey) y se esperan 50 billones de objetos conectados a nivel mundial para el 2020 (Forbes).Existen grandes oportunidades alrededor del IoT para aquellos que pueden desarrollar productos y servicios basados en datos conectados, y el potencial solo está limitado por la imaginación:

  • Monitoreo de cadena de suministros. Usando sensores inalámbricos que informan sobre la ubicación, el estado de carga, el entorno del almacén, la seguridad y más.
  • Mundo Smarts (Cities, Home). Las ciudades inteligentes comienzan a construirse desde los cimientos. Los hogares de sus habitantes son las primeras piedras de las ciudades inteligentes del futuro.
  • Personalización en función del comportamiento. Las empresas tendrán mucha más información y conocimiento de sus clientes, lo que permitirá hacer-lo todo de manera individualizada.
  • Wearables inteligentes e interconectados. El objetivo de los wearables es conocer mejor al ser humano a través de la medición de biométricas así como dotarle de capacidades y nuevas habilidades.
  • Coche conectado. El coche está dejando de ser una máquina que nos transporta de un lado para el otro. Se ha convertido en una extensión de nuestro móvil.

4. Virtual Reality (VR)/ Augmented Reality (AR)

Realidad virtual, aumentada o mixta, son tecnologías que permiten sustituir o complementar la visión de un entorno analógico con otro generado de forma digital, provocando una experiencia inmersiva.Existen algunas diferencias en la aplicabilidad de ambas. La realidad aumentada permite, por ejemplo, nuevas formas de interacción en los museos o tiendas. La realidad virtual, sin embargo, es algo más personal debido a que se aísla completamente del entorno real.Se calcula un impacto económico de AR y VR de $215.000 millones a nivel mundial para el 2021 (IDC). Algunas de sus grandes aplicaciones hasta el momento son:

  • Experiencias de compra inmersivas. Previsualización de un bien o servicio en el proceso de evaluación y decisión de compra.
  • Gamificación y entretenimiento. Uso de la Gamificación, geolocalización y realidad aumentada para fomentar la participación y motivación de los clientes.
  • Formación y aprendizaje. Simulaciones de tareas que por su complejidad, peligrosidad y coste son difíciles de reproducir en un entorno real.
  • Simulación de las tareas operacionales. Uso de técnicas de modelado 3D para previsualizar y prototipar productos o servicios.
  • Servicio de atención al cliente. Aplicación de sistemas de realidad aumentada para favorecer la autogestión del cliente en la reparación de un producto o servicio.

5. 5G y Edge Computing: Tecnologías que posibilitarán el “todo”

Edge Computing, o la versión evolucionada de “la nube”, es la tecnología que permite que los datos producidos por los dispositivos (IoT) se procesen más cerca de donde se crean, en lugar de enviarlos a través de rutas largas a centros de datos o nubes.El 5G es el nuevo estándar de banda ancha inalámbrica que proporcionará mayores velocidades, cobertura y prestaciones del actual 4G.El desenvolvimiento de estas tecnologías posibilitará la aplicación de todas las anteriores tecnologías. De hecho, se estima que la inversión para el despliegue del 5G en 2020 sea de €56.000 millones (Comisión Europea) y se prevé que en 2020 las empresas y los gobiernos usarán 5.600 millones de dispositivos Edge Computing (Business Insider).

6. El futuro: Oportunidades y precauciones

Es importante resaltar que, incluso cuando vemos un potencial económico en la explotación de estas tecnologías, todas ellas necesitan el uso de datos y estos siempre deben tener en cuenta las precauciones que incluyen su propia seguridad y la privacidad.Por otro lado, a pesar de que estas tecnologías aumenten la productividad y mejoren nuestras vidas, su uso sustituirá algunas de las actividades laborales que los humanos realizan actualmente. De hecho, un tercio de las actividades constitutivas (60% de las ocupaciones) podrían ser automatizadas (Mckinsey).En última instancia, el valor de estas tecnologías no se encuentra en las propias complejidades, sino en la capacidad de las empresas para aprovecharlas teniendo en cuenta su impacto en la sociedad y en los negocios.Los líderes empresariales están pensando audazmente en los cambios que deben hacer. Al contrario de lo que muchos piensan, no es necesario ser un ingeniero de software o un científico informático para ser líder en la revolución tecnológica y digital ya que es más vital tener la capacidad de unir soluciones tecnológicas con oportunidades y problemas de una forma innovadora.Finalmente, el desafío es el de entender el impacto de la tecnología, el reto, tomar decisiones “ágiles” y lo imprescindible son las múltiples oportunidades y estas serán escritas por los líderes de las organizaciones que sepan interpretar esta transformación.

Por Gina Venero

En https://www.grandespymes.com.ar/2018/09/06/la-revolucion-de-tendencias-tecnologicas-6-transformaciones-claves/