¿POR QUÉ LA CULTURA ORGANIZACIONAL ES CLAVE AL IMPLEMENTAR LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL?

https://www.grandespymes.com.ar/2021/02/17/por-que-la-cultura-organizacional-es-clave-al-implementar-la-transformacion-digital/

Varios hemos escuchado sobre la transformación digital sin entender su real importancia o los esfuerzos que se necesitan para llevarla a cabo. La tarea no es sencilla y puede llevar un largo tiempo, pero en este proceso existe un factor muchas veces olvidado, pero no menos importante. Se trata de los trabajadores, quienes son fundamentales para que todo funcione.

Miguel Alfonso Terlizzi, presidente de Hucap, dice que en este proceso se busca “‘subirse al avión y no quedar fuera de juego’, con procesos ágiles y estructuras más acordes a la realidad en que se mueven los negocios. No hay que dejar de lado que es una cultura nueva a construir entre los accionistas, el equipo directivo y la totalidad de los colaboradores, incluyendo a los proveedores, para lograr un sistema generativo saludable: clientes, colaboradores, proveedores y accionistas felices”.

A varias empresas se les dificulta adaptarse a estos cambios, pero no a nivel tecnológico, sino que en cuanto al cambio de hábitos entre los trabajadores.

Patrick Mork, fundador y CEO de la startup LEAP, indica que una de las razones por las que fracasan las empresas al implementar esta transformación es por el choque cultural.

Mork detalla que muchas veces “llegan con nuevo sistema de tecnología y la cultura existente la rechaza. En las organizaciones, cuando hay una cultura muy tradicional y se llega con procedimientos tecnológicos, no tienen cómo adaptarse, porque requieren cambios más profundos”.

Terlizzi dice que, para adaptar la estructura, los procesos y la cultura a este nuevo paradigma, es necesario seguir algunos pasos. Propone que se trabaje fuertemente en los procesos de comunicación, para que sean claros, concretos y efectivos; se establezca la brecha entre el estado actual y la visión de futuro hacia donde convergerá dicha transformación digital; lleven adelante un proceso de sensibilización al cambio; y sugieran los cambios necesarios en la organización, para potenciar la profesionalización de la gestión del capital humano y así lograr mejores resultados.

Liderazgo para el cambio cultural

Al momento de adoptar una mentalidad enfocada en la transformación digital, se tiene que realizar un cambio cultural en la organización. Para esto, debe haber líderes que estén a la vanguardia y sean capaces de comunicar al resto por qué se deben llevar a cabo los cambios necesarios. Es en esta etapa donde surgen dudas sobre qué estilo de liderazgo es el más adecuado.

Si bien Terlizzi aclara que no hay un “mejor” o “peor” estilo de liderazgo, “los desafíos que plantean la convergencia tecnológica y las exigencias de los clientes determinan que hace falta un estilo que integre todo lo conocido, ya que cada persona requiere un liderazgo distinto”.

Es por esto que se deberá “adoptar un estilo de liderazgo flexible y certero en función de las habilidades, conocimientos y actitudes que posean los seguidores”.

Agrega, además, que el liderazgo que debe prevalecer y afianzarse es el que se basa en el de coach sistémico, que está “orientado a resultados, se basa en un estilo de liderazgo transformador, capaz de contagiar y motivar a las personas a pensar en lograr resultados extraordinarios o encender esa llama sagrada que todos llevamos dentro, mostrándoles siempre el destino al que se dirigen”.

Cultura de aprendizaje

En este proceso de adaptación, donde se busca explotar lo mejor de los trabajadores, es necesario que haya una especie de inventario, donde se analice qué habilidades blandas necesita la empresa, cuáles poseen los trabajadores y, entonces, qué necesitan desarrollar y fortalecer en el equipo.

Débora Brewer, vicepresidenta para América Latina y el Caribe de Degreed, indica que esto se logra mediante la creación de un ambiente seguro, donde la gente entienda que es necesario hacerlo y que está todo bien. Y a la vez, a través de una cultura de aprendizaje, donde los trabajadores puedan aprender todos los días y los líderes compartan conocimiento y fomenten la cultura de aprendizaje.

“Muchas veces miramos hacia afuera, contratando gente extranjera, pero se puede entrenar al personal interno y así evitar que se vuelvan obsoletos. Ahora, por ejemplo, hay que abrazar la idea de que no solo se aprende a través de clases presenciales, sino que también en aquellas que son online. Es poner al colaborador al centro, para que sea dueño de su carrera y desarrolle sus habilidades para tener movilidad interna”, señala Brewer.

Pero no es solo tarea de los jefes identificar esas habilidades y debilidades, los trabajadores también deben responsabilizarse, mediante un autodiagnóstico que les permita ver en qué son buenos y expertos, y al mismo tiempo identificar qué deben mejorar.

Habilidades

A nivel de jefatura, se requieren ciertas habilidades blandas para garantizar un buen trabajo. A continuación, algunas habilidades necesarias.

  • Hacer preguntas poderosas
  • Convencimiento
  • Tener confianza
  • Capacidad para pensar en resultados extraordinarios
  • Pensar sistemática y estratégicamente
  • Mantener y fomentar equilibrio sustentable
  • Contextualizar entornos múltiples
  • Ejercer un rol de coach sistémico
  • Responsabilizarse incondicionalmente
  • Realizar procesos efectivos de inferencias

Menos estrés, más compromiso

Otra de las razones por la que el liderazgo es tan importante en un proceso de transformación digital, es porque un estilo adecuado puede fortalecer la cultura interna y lograr que los equipos sean mucho más confiados en sus capacidades.

Según el estudio “El estado de las habilidades en 2021: en peligro de extinción” elaborado por Degreed, para el que se encuestó a 5.000 trabajadores en ocho países, reveló que 38% de trabajadores se sienten menos confiados para hacer su trabajo eficazmente, comparado con datos anteriores a la pandemia.

A su vez, el 55% de los trabajadores, gerentes y líderes de negocio piensa que la falta de confianza en sus habilidades hace más estresante su trabajo y el 38% señaló que esto afecta su salud mental.

Para Débora Brewer, “es necesario trabajar las habilidades deseadas dentro de la organización”.

Incluso, hasta los líderes deben fortalecer sus habilidades. De acuerdo a Mork, hay que mejorar muchas culturas organizacionales y capacitar en habilidades blandas. “Establecer confianza no es solo mejor para ellos, para que estén más tranquilos y motivados, sino que mejora el rendimiento. Hay que trabajar las habilidades blandas y de qué manera se establecen mayores niveles de confianza entre equipos y la gente”.

por Daniela Arce

 

Fuente https://mba.americaeconomia.com/articulos/reportajes-203

LAS EMPRESAS FAMILIARES PONEN ORDEN EN CASA

https://www.grandespymes.com.ar/2021/02/04/las-empresas-familiares-ponen-orden-en-casa/

El Covid-19 ha afectado a las empresas familiares en varias dimensiones, pero sobre todo les ha ayudado a tomar conciencia de los riesgos que les rodean. Uno de ellos, el más habitual en este tipo de compañías, es el de un relevo inesperado. «Con la pandemia gente que pensaba que no le podía pasar nada ha cambiado de opinión y han empezado a ordenar cosas en las empresas», afirma Ricard Agustín, fundador de la consultora Family Business Solutions. «Es un momento delicado, pero está sirviendo para poner orden dentro de casa».

Una de las herramientas que más ayudan a la hora de decidir el relevo, especialmente cuando se produce de forma inesperada, es el protocolo familiar. «Pone orden a las relaciones de familia, empresa y propiedad. Se abordan muchos temas y es más fácil dar los pasos firmes. Cada uno sabe cuál es su rol y se toman decisiones para el bien común», indica el consultor. Dos de los problemas asociados a este relevo es el de la jubilación de empresarios que han dedicado toda su vida al negocio. «Para ellos es difícil encontrar el momento de la jubilación y se debe planificar con tiempo, ayudarles para que se desvinculen», resalta Ricard Agustín. Por otro lado, está la profesionalización: «No todo se puede hacer desde la familia», añade.

Visión compartida

Recuerda también que para que un negocio familiar sobreviva en el tiempo «hace falta una visión compartida de los socios y perspectivas individuales que se acepten». A veces existen disputas y envidias en temas como los de la herencia, pero «con un buen protocolo familiar estos temas se reconducen y evitan problemas derivados de ellos», matiza. También hay que aprender a trabajar dos o más generaciones juntas y no siempre es fácil, «pero es importante ayudar a que cada uno encuentre su lugar», reflexiona Agustín. Este encuentro de generaciones es una habitual fuente de conflictos ya que se ha producido también un cambio de paradigma.

El 89%de las empresas privadas españolas son de carácter familiar, lo que supone un total de algo más de un millón de compañías. Su peso en la actividad económica equivale al 57,1 % del Valor Añadido Bruto del sector privado y genera el 67 % del empleo del sector privado, equivalente a 6,58 millones de puestos de trabajo. Estos son los últimos datos disponibles, referentes al 2015, elaborados por el Instituto de la Empresa Familiar donde señalan que los problemas de continuidad y sucesión empiezan a aparecer en la tercera generación, ya que al frente del grueso de este tipo de compañías se sitúan las primeras y segundas generaciones en un 45,7% y un 44,2% de los casos, respectivamente. Las empresas que se encuentran al mando de familiares de la cuarta generación apenas representan en España un 2,6% del total.

Desde este organismo señalan que los efectos de la crisis sobre la actividad de las empresas familiares han afectado al 86% de los negocios y en un 42% de los casos la caída ha sido superior al 60% o paro de actividad. Sin embargo, «casi la mitad de ellas ha conseguido reducir la caída del empleo por debajo del 20%».

Crisis asimétrica

En esta crisis asimétrica, que está afectando de forma muy diferente a las empresas según los sectores, hay que destacar la resiliencia característica de los negocios familiares. «Están pensando de qué manera salir, innovar, sobreponerse y defender los puestos de trabajo de sus empleados. Es muy loable que en algunos casos están poniendo en juego su patrimonio», resalta Ricard Agustín. Han sabido adaptarse rápidamente a los cambios, entre ellos el del teletrabajo. «Hablamos de empresas en las que por los vínculos familiares son muy dadas al contacto y han pasado a realizar consejos de familia por medios telemáticos», recuerda el consultor.

En algunas universidades ya se oferta el título de experto en empresa familiar, donde se estudian sus singularidades

El mundo de la empresa familiar ha llegado también a las universidades. Desde hace dos años la Universidad Pública de Navarra (UPNA) cuenta con una cátedra de empresa familiar e imparten un título propio que este curso cuenta con 26 alumnos. «Se forman en las singularidades de este tipo de empresas y en todos aquellos aspectos que se deben tener en cuenta al trabajar en ellas, como el relevo generacional», indica Beatriz Rodríguez, directora de la cátedra. En el caso concreto de Navarra las empresas familiares representan el 80% del total y general el 50% del empleo privado.

Mayor visibilidad

«Es importante dar mayor visibilidad a estas empresas. Se debe saber gestionarlas en función de sus particularidades. Muchas veces se habla de ellas por los problemas que surgen entre los familiares, pero tienen muchas fortalezas. Es un proyecto familiar común y hay que explotar lo bueno gestionando bien las dificultades», matiza Rodríguez. Entre dichas fortalezas señala el hecho de estar muy arraigadas a la tierra, lo que dificulta su venta, y una buena situación financiera, porque suelen pedir menos créditos y resisten mejor a las crisis. Y entre los retos que tienen por delante estas compañías, destaca «el de la longevidad y que puedan seguir creciendo en la segunda generación».

 

por Belen Rodrigo

SEIS PASOS PARA SER PRODUCTIVO SIN TRABAJAR DE MÁS

https://www.grandespymes.com.ar/2019/09/11/6-pasos-para-ser-productivo-sin-trabajar-de-mas/

¿Cuántas veces has salido tarde del trabajo porque no terminaste a tiempo las tareas? Seguramente llegas a casa sin ganar de saber nada de trabajo, y cuando despiertas, en lo único que piensas es en la cantidad de pendientes para resolver llegando a la oficina, y que se acumularán junto con las actividades que se den durante el día.  Antes de empezar a trabajar, detente un momento para organizar todo lo que tendrás que llevar a cabo.

Lo más importante que he aplicado como emprendedor es la jerarquización de las actividades, delegar responsabilidades y saber discernir las habilidades de mi equipo de trabajo. Fijar objetivos específicos y alentar para su cumplimiento son herramientas que nos ayudan para que cada uno explote al máximo sus habilidades en el menor tiempo posible.

Hay que recordar que una de las ventajas que tienen las startups es la habilidad de realizar cambios sin un proceso burocrático complejo o bien una serie de aprobaciones que destruyen el dinamismo de cualquier empresa. Es por ello que maximizar el tiempo de respuesta ante cualquier situación es de vital importancia para la supervivencia del negocio. Emprender implica tiempo y aprovecharlo al máximo te llevará a buen puerto.

Maximiza el tiempo de trabajo

Todo equipo debe ser liderado con visión y organización. Emprender es una de las cosas que requieren mayor cuidado, tiempo y dedicación. Los primeros pasos son los determinantes para consolidar una startup fuerte, escalable y atractiva. Uno de los puntos esenciales a considerar es que tu equipo trabaje adecuadamente. Existen actividades que poco a poco consumen tiempo y pueden ocuparse en otras de mayor prioridad. Es importante que la gestión del tiempo sea adecuada para que la concentración no se pierda y se potencialice la productividad.

Planea tus reuniones laborales

La planeación es parte importante del éxito; como emprendedor tienes que dividir las tareas y en dado caso atender muchas reuniones. Ponerte al día con cada área de la compañía, los inconvenientes que surgen y demás situaciones relacionadas con la operación de la startup demandará una cantidad importante de tiempo. Existe la tendencia a abusar de las reuniones laborales con la idea de eficientizar los procesos, sin embargo, esto es erróneo; siempre es necesario confiar en tu equipo y en la capacidad que tengan para tomar decisiones, por algo los contrataste.

Las juntas son una excelente herramienta para estar al tanto y sugerir algunas implementaciones o recomendar alguna acción en cada área; hay que saber discernir cuándo son realmente necesarias y en qué momento sólo se requiere de una parte del personal. No caigas en el error de tener reuniones todos los días, ya sea con todo el equipo o cabezas de cada unidad de negocio, es importante dejar trabajar a todos a su máximo potencial y posteriormente evaluar resultados.

Si no se alcanzan los objetivos deseados, es momento de analizar qué está pasando y ajustar la maquinaria para que cada engranaje funcione correctamente, seguramente tendrás que invertir más tiempo de lo esperado, pero todo es en pro del crecimiento del negocio.

Evita las reuniones largas, que tomen mucho tiempo no significa que sean efectivas o que ayudarán a resolver la problemática actual de mejor manera, en caso que sea imposible cortar el tiempo de reunión, permite una pausa para despejar la mente. Es importante tener un control y guía de los puntos a abordar; es muy fácil perder el foco; de lo que se trata es ser ágil y versátil, como lo debe de ser cualquier startup. Las conclusiones son lo más importante, deben ser claras, breves y concisas, al final se podrán entender los acuerdos o decisiones que fueron establecidos. No dejes nada a la deriva y asegúrate que en todo tu equipo no exista lugar a la confusión.

Escucha siempre; las opiniones y dudas en todo momento son bien recibidas, da tiempo suficiente para exponer cualquier comentario, sin perder el dinamismo con el que fluye la conversación, así el objetivo no se diluirá y será productiva. Para tener una junta solo emplea a los miembros necesarios, no paralices la operación de tu empresa a menos que sea totalmente necesario.

Si consideras que un área puede estar ausente en la reunión, entonces permite que se enfoquen en sus actividades y posteriormente sólo informa los puntos que deban saber de la reunión. Las reuniones de emergencia son necesarias para tratar temas urgentes, para estos casos, recomiendo seleccionar al equipo esencial para tratar el asunto mientras que otra parte puede enfocarse en acciones que vayan solucionando el problema.

Plantea objetivos y un plazo para la entrega de resultados

La confianza es parte importante para obtener mejores resultados, si en una reunión fueron fijados ciertos objetivos, deben ir acompañados de un plazo para que finalice o para entregar resultados. Cuando un proyecto lleva tiempo, puedes designar una o dos reuniones para evaluar cómo ha avanzado y una reunión final para la entrega de conclusiones.

Organiza a tu equipo

Las fugas de tiempo son vicios que van carcomiendo la productividad de un equipo. Llevar una agenda ayuda a mejorar siempre y cuando el tiempo destinado para cada actividad sea respetado. Sé eficiente y aprovecha al máximo tu tiempo y el tiempo de tu equipo. Priorizar es una de las claves del éxito; evita que la información se triangule o que se envíen correos para solucionar o informar asuntos que pueden resolverse de otra forma o simplemente que no requiere atención inmediata.

Tratar de finalizar todas las tareas al mismo tiempo solo provocará caos e incluso puede traer confusiones, te recomiendo organizarlas y jerarquizarlas. No dejes nada inconcluso, si inicias algo finalízalo. Un acierto es delegar funciones, siempre está al pendiente que todas las áreas de tu empresa estén en el mismo canal para minimizar errores y eficientizar el tiempo de cada una de ellas. Organiza todos los documentos, este es un ladrón común de tiempo, ten una buena gestión, esto te permitirá encontrarlos más fácil, aplícalo también para las carpetas y archivos en la computadora.

Permite tiempos de descanso

Todas las personas requieren un momento para despejar la mente, de lo contrario se va perdiendo poco a poco la concentración y esto puede traerte resultados no deseados. Si tienes un ambiente laboral organizado, harás un equipo comprometido que los llevará a ser productivos y cumplir sus responsabilidades. No debes olvidar la comunicación, busca que sea directa para evitar trabajar doble.

 

Por Jordi Greenham

Fuente: https://www.entrepreneur.com/article/335420