PARA LOS QUE QUIEREN DESARROLLAR UNA ESTRATEGIA DE MARKETING DIGITAL PARA SU EMPRESA

CÓMO DEFINIR LOS OBJETIVOS DE UNA ESTRATEGIA ONLINE

Por 

La importancia de una correcta definición de objetivos en una estrategia de marketing online, es algo en lo que he insistido en muchos de los posts que he escrito en este blog. Pero hasta ahora no había dedicado un post específico a su correcta definición.

¿Qué es un objetivo en marketing online?

En marketing online, la definición de objetivos se puede aplicar a multitud de cosas. Desde la estrategia digital de la empresa, pasando por una campaña o de un contenido. Cualquier cosa que pongamos en marcha como parte de nuestra estrategia online, debe tener un objetivo claro definido.

Pero la base de todo esto es la ‘base de operaciones’ de la empresa en Internet: su página web. Por este motivo, la definición de objetivos debe empezar por aquí.

Una forma muy sencilla de hacerlo, es la que propone Avinash Kaushik. El objetivo será la respuesta a una de estas preguntas:

¿Para qué existe esta web?

¿Qué quieres conseguir para tu empresa con esta web?

Tan sencillo y al tiempo complicado como esto. Esta respuesta (sepamos contestarla correctamente o no), es la base de la definición de objetivos de una empresa en Internet.

Obviamente una correcta definición de objetivos, no es así de sencilla.

¿Cómo se define un objetivo?

En mi opinión la parte más importante en la definición de objetivos de una estrategia de marketing online, es la fortaleza de la relación entre los objetivos de la empresa y el objetivo definido. Sea para la estrategia online en global o se trate de una acción puntual.

Una de las claves del éxito de una estrategia digital, es el valor que cada una de las acciones que la componen, aporta en la consecución del objetivo global de la empresa.

Pongamos que estamos pensando en lanzar una aplicación en Facebook ¿cuál debería ser la relación entre los objetivos de la acción y los de la empresa?

Objetivos de negocio → Objetivos de Marketing online → Objetivos en social media → Objetivos de Facebook → Objetivos de la acción

Para explicar la relación entre la definición de una estrategia y sus objetivos, uso un esquema de trabajo creado por John Lovett, que me he permitido traducir y rediseñar.

Social Analytics Framework de John Lovett - tristanelosegui.com
Esquema de trabajo de John Lovett para la definición de objetivos (aplicado a Social Media)

En la imagen podéis ver, como partiendo de los objetivos corporativos de una empresa, vamos dando los pasos necesarios hasta definir los objetivos del canal (en este caso social media), las métricas y KPIs que lo miden y la táctica (canales) más adecuada para cumplirlos.

Cómo veis este esquema, nos ayuda a tres cosas:

  1. Definir objetivos.
  2. Definir nuestra estrategia (a un nivel todavía genérico).
  3. Establecer una relación directa entre los objetivos de la empresa y cada una de las acciones que vayamos a realizar.

Podéis leer una explicación más detallada sobre la definición de objetivos en un post que escribí en 2012.

¿Cómo debe ser un objetivo en una estrategia?

Para definir correctamente un objetivo, este debe cumplir unas normas mínimas. Para ello existe una regla mnemotécnica que nos ayudará a recordar estas normas (SMART):

  • S: Specific: específicos
  • M: Measurable: medibles
  • A: Achievable: alcanzables
  • R: Realistic: realistas
  • T: Time based: definidos en el tiempo

En muchas ocasiones vemos como los objetivos fijados son genéricos: vender, aumentar el reach, generar engagement,… con esto no es suficiente. ¿cuánto? ¿en cuánto tiempo? ¿podremos alcanzarlos o es un objetivo irrealista? ¿tenemos los medios necesarios para lograrlo? Nos debemos hacer este tipo de preguntas, para poder tener unos objetivos bien definidos y equilibrados.

¿Cómo medimos si estamos consiguiendo los objetivos definidos?

Ya hemos adelantado parte de este punto con el esquema de trabajo de John Lovett, que hemos visto en el punto “¿cómo se define un objetivo?”.

Con este trabajo inicial vamos a tener un conjunto de métricas básicas (y muy importantes), que nos van a permitir tener una idea global de nuestro desempeño, pero necesitamos una visión con mayor detalle, que nos permita entender los porqués.

Para ello necesitamos dar un paso más y buscar la respuesta en los datos que nos aporta la analítica web (o como deberíamos denominarla desde ya: analítica digital).

Ya sabéis la importancia que le otorgo a la analítica web como herramienta de negocio para la toma de decisiones. Pero no voy a entrar en los diferentes pasos que debe dar una empresa, para llegar a este punto, porque me extendería demasiado.

Como apunte básico decir, que la empresa debe, al menos, con un dashboard correctamente definido que le permita tener una visión completa de su actividad online y tomar las decisiones necesarias para evitar los errores y potenciar los aciertos, de forma que pueda conseguir las metas fijadas.

Los objetivos como parte de la estrategia online

Una vez tenemos claro, como definir y medir los objetivos de una estrategia digital, tenemos que ver cuál es la estrategia online de la empresa para cumplirlos.

Es obvio que los objetivos son la base de toda estrategia, pero ¿cuál es su papel dentro de la definición de una estrategia de marketing online?

1. Definición de la fase del purchase funnel o funnel de marketing

Ya tenemos claro cuál es el objetivo de la empresa, ¿pero está la empresa preparada para conseguirlo? o dicho de otra manera ¿se dan las circunstancias necesarias para que pueda conseguirlo?

Una empresa puede tener como objetivo vender, pero para que eso suceda, debe pasar por unas fases previas: dar a conocer el producto (awareness), conseguir que su audiencia lo considere como opción de compra (consideration), que lo compre (action) y finalmente reforzar esas ventas con dando servicio al cliente y fidelizando (advocacy).

Si esta empresa está lanzando el producto, debe centrar sus esfuerzos en darlo a conocer y trabajar para llevar al cliente a lo largo del purchase funnel, para finalmente llegar a las ventas.

Por este motivo esta empresa, inicialmente, debería fijar como fase objetivo el awareness y, definir un objetivo (y sus métricas + KPI asociadas) que le indique si ha ‘conquistado’ esta fase y que le permita avanzar a la siguiente.

Esto nos introduce el concepto de la fase siguiente.

2. Definir macro y micro conversiones

Del punto anterior se desprende, que para conseguir el objetivo final (en este caso las ventas), la empresa debe fijar unos micro objetivos para las fases anteriores a la venta. Es decir, la macro y las micro conversiones.

3. Definición de la estrategia digital

Con los puntos anteriores claros, podemos definir la estrategia online que nos ayude a conseguir estos objetivos. Es decir, la combinación óptima de medios pagados, propios y ganados.

Como definir una estrategia online - tristan elosegui
Esquema de trabajo para definir una estrategia online (estrategia de ejemplo)

4. Definición de métricas y KPIs para cada medio y fase

Y por último debemos completar nuestro análisis con métricas que nos hablen sobre lo que cada medio aporta a la consecución del objetivo de la fase del funnel correspondiente y al objetivo final.

En función de cada caso, estas métricas deberán formar parte del dashboard principal o de un informe específico.

En la imagen que podéis ver más abajo, vemos los objetivos genéricos de cada fase. A continuación la macro y las micro conversiones y, en los recuadros azules, las métricas y kpis de cada medio y canal, por fase, que deberemos definir para cada caso.

Definir objetivos metricas y kpis para cada canal online y fase del purchase funnel - tristan elosegui
Definir objetivos métricas y kpis para cada canal online y fase del purchase funnel

Fuente: http://tristanelosegui.com/2014/01/08/como-definir-los-objetivos-de-una-estrategia-online/

COACHING: ALGUNOS APORTES

LAS CONFUSIONES MÁS GENERALIZADAS DEL COACHING

Por Gerardo Betancourt

Es hora de hablar con la verdad. Es momento de bajar el volumen en esta que es una de las conversaciones más ruidosas en el mundo empresarial, del desarrollo y hasta la vida personal: la conversación sobre el coaching.

Las consecuencias de ignorar estas que son las confusiones más generalizadas en el mundo del coaching pueden ser fatales, y de hecho muchas de estas consecuencias ya están generando que la industria viva una era de desprestigio y descalificación.

Primera confusión: El coaching es una moda o una nueva forma de hacer las cosas.

Se dice que el coaching como lo conocemos surge en los años sesenta o setenta. Inclusive hay decenas de coaches allá afuera que se llaman a sí mismos los “fundadores” del coaching o los “precurspreses del coaching del coaching en español”, etc. Estoy aquí para decirte que, si bien el término coaching puede ser relativamente nuevo en sus más modernas aplicaciones, la práctica como tal es prácticamente tan antigua como las más antiguas civilizaciones.

De forma mucho más precisa, quiero decirte que es totalmente válido afirmar que el coaching surge en la antigua Grecia, cuando Sócrates empieza a usar el término “Mayéutica”, que era un concepto para referirse al acto de ayudar a nacer a un bebé.

Sócrates empieza a aplicar este principio, pero aplicado al nacimiento de nuevos pensamientos, en dónde él trabajaba directamente con las personas haciendo las preguntas correctas para que sus estudiantes concluyeran por sí mismos conclusiones y aprendieran de una forma experiencial.

Como casi en todo, los griegos ya sabían cómo hacer las cosas, lo que sucede es que durante mucho tiempo nos olvidamos, y a mediados del siglo pasado empezamos a redescubrir la mayéutica con diferentes nombres, entre ellos coaching.

Segunda confusión: Todos necesitan un coach.

De hecho, no, de hecho, hay muchas personas que pasarán toda su vida sin realmente necesitar un coach. Es verdad que el trabajo personal siempre suma, y que el crecimiento es algo que nunca está de sobra, eso es verdad. Lo que sucede es que trabajar con un coach es solamente una de muchas formas de superarse como persona.

Están quienes aprenden mediante la lectura, mediante el ejemplo, mediante la religión, la meditación, la introspección, el trabajo, la auto observación, etc.

La realidad es esta: Existen 3 grandes áreas en las que una persona puede dar o recibir coaching.

  • Área número 1: Coaching de vida.

El coaching de vida es útil para todos aquellos que tienen problemas en su vida personal porque están atorados con creencias limitantes sobre sí mismos, sobre lo que merecen y sobre lo que pueden alcanzar.

Trabajo personal, de relaciones sociales, de pareja y familiares son algunas de las aplicaciones que un proceso de coaching de vida puede tener.

  • Área número 2: Coaching de negocios

El coaching de negocios es el tipo de coaching en donde el coach trabaja con el coachee en términos de productividad, trabajo en equipo, negocios, inclusive en algunos casos cuestiones estratégicas y tácticas.

El coach de negocios puede complementar su práctica de coaching con actividades de consultoría, auditoría, capacitación y más, pero esto es algo que depende 100% de las habilidades del profesional y de las necesidades del coachee.

  • Área número 3: Coaching de resultados

Esta es probablemente el área que gesta un mayor número de confusiones porque es en dónde la actividad del coach es más variable.

El coaching de resultados suele ser un proceso de acompañamiento en donde el profesional es un experto en un tema determinado y acompaña al coachee en un proceso hasta que este alcanza los resultados deseados.

Algunos ejemplos son: coaching en ventas, coaching en relaciones de pareja y “dating”, coaching de imagen personal, e inclusive el coaching deportivo entra en esta categoría.

Tercera confusión: Cualquier persona que quiera puede trabajar con un coach y tener buenos resultados

Lamentablemente contratar un coach no es un acto de magia que va a trasladarse de forma automática del lugar a donde estás en este momento a dónde quieres estar, de hecho, antes de contratar un coach es necesario que te preguntes si verdaderamente te encuentras en un momento de tu vida o de tu carrera en el que puedes aprovecharlo

Antes de contratar un coach necesito que sepas que tienes que convertirte en una persona coacheable, ¿se entiende?

¿Cómo es una persona coacheable? Una persona coacheble es una persona que primero es capaz de seguir instrucciones. El trabajo del coach es proporcionar una estructura, un “framework”, y dar dirección dentro de esta estructura. Si tu empiezas a trabajar con un coach, pero por soberbia o falta de fe, no eres capaz de jugar al juego de rol del liderazgo, simplemente no te va a servir de nada.

Antes tienes que ser una persona capaz de seguir instrucciones y después puedes buscar la ayuda de un coach que te lleve a alcanzar tus objetivos.

Cuarta confusión: Un coach puede ayudarte a resolver cualquier problema

Cada coach tiene una especialidad diferente, experiencia diferente, enfoque, prioridades, método y vocación diferente a la de todos los demás. Si tienes un problema de vida, negocios o resultados que es muy específico, lo que tienes que hacer es buscar al coach indicado que haya trabajado en tu contexto y que honestamente sea capaz de ofrecerte soluciones a tu problema.

Es como ir al doctor. Si tienes estrés y vas al cardiólogo puede diagnosticarte un problema del corazón, si vas al psiquiatra quizás te diga otra cosa, o al psicólogo, misma situación. Pregúntale a tu coach cuál es su especialidad antes de involucrarte en una relación que quizás no te de los resultados que esperas.

Quinta confusión: No importa que el coach no viva la vida que promueve

He escuchado más de una vez: el coach no tiene la necesidad de vivir según su palabra, el coach está ahí para facilitar. Esta es una forma de ver las cosas y está bien, pero si me preguntas, el tipo de coach que yo más respeto es el que vive según su propia palabra y se esfuerza en mantenerse en integridad total.

El trabajo del coach es inspirar, una de las mejores formas de inspirar es con el ejemplo, y no puedes dar ejemplo si tu propia vida no es lo que prometes.

Es el error más común: contratar a un asesor en bienes raíces que no tiene inversiones inmobiliarias, o contratar a un administrador de la riqueza que no tiene una riqueza que administrar. Le guste a quien le guste, el coach debe vivir según sus principios y proyectar integridad en cada acción, dentro o fuera del salón, antes y después de la llamada y esté o no esté presente el coachee con el que está trabajando.

Sexta confusión: El coach debe ser perfecto

Así como el coach tiene la obligación de vivir siempre según sus principios es importante que sepas que el factor humano siempre va a estar presente. El coaching es una de las actividades más humanas y al ser el coaching una disciplina con un método social enfocado en la persona y su desarrollo siempre existe la posibilidad de que el coach falle.

Si trabajas con un coach o si eres coach y en algún momento fallas o tu coach falla, recuerda siempre que el coach como tu es una persona de carne y hueso y puede y va a tener errores.

Séptima confusión: El coach debe motivar

Esta es una de las creencias más generalizadas, quizás heredada de las corrientes de coaching en los Estados Unidos. La realidad es que hay una diferencia muy importante entre un conferencista motivacional y un coach o un coach grupal.

El coach tiene la obligación de inspirar con el ejemplo, pero inspirar y motivar regularmente son conceptos diferentes que conviene distinguir para evitar confusiones.

Motivar es cargar de energía, pero la motivación es temporal y se extingue con facilidad.

La inspiración en cambio es el proceso de empoderamiento a través del cual el coach aporta ejemplo y herramientas prácticas para trasladar el poder al coachee de forma permanente.

Octava confusión: Cualquiera puede ser coach

La historia típica: alguien toma un curso de coaching o inicia un proceso de coaching, le encanta y descubre su nueva pasión y su nueva vocación.

Déjame ser perfectamente claro contigo: el trabajo del coach es un trabajo que tiene que ver con un llamado y una vocación de servicio, pero además hay habilidades que para bien y para mal no todos tienen, no todos pueden desarrollar rápidamente y además no todos los aspirantes quieren desarrollar.

Lo que ninguna escuela, ningún mentor, ninguna asociación y ninguna certificación te va a decir es que hay habilidades que, si no tienes ya, te va a hacer muy difícil hacer un trabajo significativo con las personas.

Algunas de estas habilidades son: la capacidad de escuchar, la inteligencia de sacar conclusiones deductivas, la capacidad de tener un pensamiento claro y centrado en la lógica, la capacidad de venderte, de marketearse, de distinguirte y de encontrar una propuesta única de valor.

Novena confusión: Solamente puede ejercerse si tengo una certificación

La industria de las certificaciones de coaching es una de las industrias con más vicios en la actualidad. Las técnicas de marketing de prácticamente todas estas asociaciones promueven el mensaje: no puedes trabajar como coach si no tienes una marca global que te avale.

La realidad es que muchos de los mejores de coaches que yo conozco no tienen certificaciones, tiene resultados.

Hoy en día, decir “Soy coach certificado” tiene prácticamente ningún valor. Ser un coach y tener determinados resultados, y que tus coachees tengan resultados es en realidad la mejor forma de presentarte y de ejercer.

Décima confusión: Tener una certificación me dará las herramientas necesarias para ser coach

De hecho, quiero decirte que la mayor parte de las certificaciones de coaching lo único que harán es enseñarte las bases del coaching. No sé si me vayas a creer, pero hay certificaciones que te dirán en un fin de semana lo que yo acabo de decirte en este texto.

Si vas a entrar a un programa de mentoría necesito que comprendas que los conocimientos que te van a dar tienen muchas limitantes y que eres tú quien debe desarrollar tu propia capacitación con base en tus características contextuales únicas.

Décima Primera confusión: No hay una forma correcta o incorrecta de hacer coaching, cada quién tiene su estilo

La realidad es que, si hay una forma correcta de hacer coaching, lo veíamos en el primer punto. No cualquiera puede empezar a dar consejos y trabajar con un grupo, es necesario que comprendas la técnica de hacer preguntas poderosas y ver cómo llevar a tus clientes con sus propios medios es la forma más rápida de enseñar y generar el cambio.

Fuente: https://www.forbes.com.mx/las-confusiones-mas-generalizadas-del-coaching/

MUCHOS DE LOS FRACASOS EMPRENDEDORES, SON POR PROBLEMAS EN EL EQUIPO DE TRABAJO

10 fundamentos para construir un equipo de alto rendimiento

(Fuente: http://jccubeirojc.blogspot.com.ar/2017/06/10-fundamentos-para-construir-un-equipo.html)

Primera de las dos jornadas de Coaching de Equipo con el Comité de Dirección de una multinacional del sector de la alimentación en Sant Vicenç de Montalt, a 30 minutos de Barcelona. Hace años tuve el honor de trabajar con el DG, en una empresa anterior, y he comprobado cómo ha crecido profesionalmente. Con respecto a este Comité de Dirección hay dos buenas noticias: su cohesión actual (no es casual que sea una empresa de éxito en España, la filial del grupo con mejores resultados) y su enorme potencial para los próximos tres años.

Los 10 fundamentos para construir un equipo de alto rendimiento son:

– Liderazgo colaborativo. “No hay equipo sin líder ni líder sin equipo”. El Comité de Dirección necesita de un/a líder insporador/a, integrador/a, imaginativ@ e intuitiva. La Alta Dirección ha de funcionar como un “equipo de líderes”, que genera sinergias.

– Clima positivo. El clima (ambiente de trabajo) es el 44% de los resultados del equipo, y depende en más de dos tercios (en un 70%) de la calidad directiva de quien lo dirige. Puede ser Fontaineblau en primavera o Calcuta en verano (Sumantra Ghoshal).

– Relaciones cooperativas. Entre los integrantes del equipo las relaciones han de ser de confianza y de compromiso.

– Participación equilibrada. No debe haber monopolios de comunicación en el seno del equipo. Sin participación no hay compromiso.

– Aprovechamiento de la diversidad. La diversidad visible (género, etnia, etc) y la tangible (edad, estudios, experiencia) debe triunfar sobre la discriminación. La diversidad intangible (formas distintas de aprender, de sentir, de actuar) debe favorecer la complementariedad. Todo equipo ha de saber lo que tiene y para lo que le sirve.

– Conflictos gestionados. El conflicto es inherente a las relaciones humanas; sin embargo, ha de ser aprovechado de forma postiva, desde un estilo asertivo (mostrar tu punto de vista sin herir a nadie) y de construcción.

–  Objetivos claros. Visión de futuro, metas ilusionantes, objetivos (SMART) retadores. El equipo debe compartir lo que desea conseguir como tal.

– Roles definidos. Cada un@ debe saber qué papel juega en el equipo, cuál es su talento y qué aporta al conjunto.

– Comunicación clara y abierta. Desde la transparencia como valor compartido, escucha atenta de los miembros del equipo e integridad en la exposición de los puntos de vista. El respeto se muestra en la comunicación.

– Toma efectiva de decisiones, con un proceso abierto (el debate de las ideas) y un proceso cerrado (la ejecución es el 90% de la estrategia).

Un decálogo que es puro sentido común, pero que no suele ser práctica común en los equipos directivos.

Mi gratitud al DG y todo su equipo, a mi compañero de Right Management Rafa Díaz y a los anfitriones del Castell de l’Oliver, este entorno paradisiaco de mar y montaña.

PUBLICADO POR JUAN CARLOS CUBEIRO EN 11:43

CÓMO ME COMUNICARÉ CON UDS.

 

De la nota en la que, como fundador de este emprendimiento, me presento a los visitantes, rescato dos párrafos para compartirlos con Uds. en estos momentos de lanzamiento del sitio www.kusca.com.ar como espacio de trabajo destinado a acompañar emprendimientos de base tecnológica:

Enfrentado al mundo del desarrollo emprendedor innovador y de base tecnológica, sentí lo mismo que cuando comencé con la labor docente y usos docentes de las TICs: estar frente a una labor esperanzada, trabajar con jóvenes, o no tanto, llenos de ideas y sueños, con solo una idea proyecto en sus mochilas, estar haciendo lo que me enseño mi maestro: ayudar al otro a que sea mejor.

Mi objetivo es desarrollar espacios de comunicación y trabajo – tanto virtuales como presenciales – para ponerme en contacto con nuevas ideas y proyectos emprendedores, y colaborar con su inicio, implementación y desarrollo.

Quiero compartir con Uds. el modo que he pensado para comunicarme con Uds.

En www.kusca. com.ar, tengo un blog en el que estoy comenzando a publicar materiales útiles para los emprendedores que visiten el sitio.

En Facebook, la red en la que llevo más tiempo y tengo más contactos, he abierto una página en mi perfil – KUSCA Gestión Colaborativa para Emprendedores – allí, además del link al sitio de Kusca, subiré información sobre temas de Desarrollo Emprendedor y de interés para quienes les interese iniciar o ampliar un emprendimiento. En mi cuenta seguiré subiendo los temas personales, y todos los comentarios, noticias, vínculos estarán en la página de Kusca.

En Twitter tenía una cuenta personal desde hace un tiempo –@Adolfo Ariza1- y he agregado una específica para Kusca -@Kusca_ – donde subiré los tuits sobre el tema emprendedor.

También hace bastante tengo un perfil en Linkedin – Adolfo Ariza- en el que, además de mis datos y referencias personales, también compartiré información.

Finalmente, publico entradas en este blog:  http://miradasdesdemendoza.blogspot.com.ar/.  Aquí subo información y comentarios sobre temas políticos con el fin de compartir con la gente materiales que ayuden a conocer mejor lo que nos está sucediendo y tomar mejores decisiones.

HÁBITATS EMPRENDEDORES EN ARGENTINA

 

La noción de hábitat en ecología, nos remite al espacio o lugar que reúne las condiciones necesarias para que una especie prospere. Y esta noción nos resulta sumamente potente y útil para poner en discusión aquellos elementos que potencian el surgimiento de nuevas empresas en un territorio, en una comunidad.

La noción de hábitat, también nos remite a lo complejo, a la ausencia de linealidad, y a la interacción de los elementos que conforman precisamente ese mismo hábitat. Y nos aleja por supuesto de las recetas infalibles que conducen a los siete, ocho o veintitrés pasos para ser feliz… En torno a la dinámica emprendedora, debemos decir que tampoco existen recetas o un set de condiciones únicas pese a que podemos contar hoy con algunas ideas que pueden contribuir en términos efectivos a la creación de nuevas empresas, y por ello resulta conveniente tener en claro de qué hablamos cuando hablamos de desarrollo de emprendedores.

En las últimas décadas, y a partir algunos trabajos como el de David Birch de 1969 (que dan cuenta de la incidencia que tienen las pymes nuevas en la generación de empleo y renta, entre otras bondades) hemos asistido al desarrollo de preocupaciones exponencialmente crecientes desde distintos estamentos de la sociedad (desde las políticas públicas, las instituciones educativas, ONG´s, etc.), que se interesan por inducir la aparición de nuevas empresas donde antes no las había. Esto ha dado como consecuencia, el diseño y la generación de innumerables y diferentes dispositivos con esta finalidad.

Por ejemplo, Argentina cuenta con más de treinta Incubadoras de empresas, en su gran mayoría vinculadas a instituciones universitarias, una veintena de Parques y Polos tecnológicos, además de una serie de Parques industriales que ofrecen algún tipo de servicios relacionados con la agregación de valor a través de la innovación ofreciendo estímulos e incentivos directos e indirectos a nuevas empresas

Sin embargo, aún estamos lejos de la las estadísticas internacionales que dan cuenta de la incidencia efectiva que las nuevas empresas tienen en el mundo en la mejora de la calidad de vida de la población, y por otro lado, en muchas ocasiones, los resultados no parecen estar a la altura de las expectativas de las instituciones e iniciativas que los generan y esto atenta contra la posibilitad de sostener procesos de mediano y largo plazo, que es precisamente cuando estas acciones producen sus mejores efectos.