INNOVACIÓN: TIENDAS EN UN MUNDO POST CORONAVIRUS

INNOVACIÓN: TIENDAS EN UN MUNDO POST CORONAVIRUS

por José Tomás Palacin

https://www.grandespymes.com.ar/2020/06/29/innovacion-tiendas-en-un-mundo-post-coronavirus/

En un mundo tras la crisis provocada por el COVID-19, las normas sanitarias son indispensables hasta que haya una nueva vacuna. Pero la recuperación económica debe ser también una de las prioridades de nuestra sociedad. Es por ello que Telefónica volverá a abrir sus tiendas Movistar, aunque con algunos cambios; ahora, sus establecimientos se parecerán más a un capítulo de Black Mirror que a lo que hemos visto habitualmente.

Así, la innovación y la tecnología de la compañía se han puesto al servicio de sus tiendas transformándolas, haciendo a su vez que se cumplan las medidas de seguridad escrupulosamente. Agustín Cárdenas, director de Transformación de Negocio de Telefónica Empresas, explica a Innovaspain que, en Telefónica España, el Comité de Dirección quiso hacer una acción para mejorar las tiendas, y le pidió a su filial que hicieran una propuesta tecnológica.

“Se han unido Telefónica Ingeniería y Seguridad, para temas relacionados con las cámaras termográficas y calidad del aire, y Onthespot, nuestra compañía dedicada al sector retail”, apunta. Y, de este modo, es como han combinado innovaciones tecnológicas con elementos de seguridad física para prevenir posibles contagios del COVID-19, tanto en empleados como en clientes, ofreciendo a los usuarios “una experiencia segura y dedicada”.

Las tiendas –de momento, un proyecto piloto en General Perón, Gran Vía, Goya, Príncipe de Vergara y Alberto Aguilera– se convierten así en una visita “extremo a extremo” donde los clientes se encontrarán con soluciones basadas en la nube, Internet de las cosas (IoT) y Big Data. Ya fuera de la tienda se puede encontrar una pantalla de marketing dinámico para informar sobre las medidas sanitarias. Y dentro, un sistema de medición de aforo permite controlar y conocer de forma automática el número de personas que se encuentran en la tienda, evitando riesgos de masificaciones.

Por otro lado, un visual LED proyectado en el suelo indica el tiempo de espera, además de sensores que, según Telefónica, “permitirá conocer a los gestores de la tienda otros parámetros sobre horas punta, tiempo medio de estancia y comportamiento de los visitantes en la tienda, lo que les ayuda a identificar los espacios y momentos donde se producen más masificaciones y redistribuir sus productos y soluciones para evitar aglomeraciones”.

En la zona de entrada habrá un elemento de higienización personalizada que dispense gel sin contacto y mascarillas a las personas que accedan a la tienda. Asimismo, la tecnología IoT avisará a través de un indicador LED cuándo debe recargarse el gel.

“Queremos que la tienda sea gestionada a distancia –explica Cárdenas–. El gestor puede saber la audiencia, el tipo, el aforo, los elementos disponibles, las veces que se ha pulsado, las dosis que quedan en los dispensadores de gel hidroalcohólico, la calidad del aire –una unidad purificadora de aire que incorpora filtros HEPA que elimina agentes biológicos–… Todo es comunicado a través de procesos muy complejos, como el control de aforo, por ejemplo. Son cámaras puestas en el nivel superior que tienen que identificar a las personas que entran y salen para poder hacer el reconocimiento”.

Habrá también mamparas de protección e higienizadores de luz ultravioleta para desinfectar las compras, así como otros objetos personales que el visitante lleve consigo, y que también podrá higienizar antes de salir del local. “La tienda también incorporará cámaras termográficas que podrán indicar la temperatura corporal de las personas que se adentren en el local y se emitirán locuciones informativas periódicas que recuerden las principales medidas de seguridad que se aplican en las tiendas”, explican.

“Cualquiera de esos elementos –apunta Cárdenas– nos sirve para saber cuánto tiempo llevan dentro. Todo parte de una necesidad que, como casi todo en esta vida, te lleva a soluciones”. Es de este modo como Telefónica ha creado soluciones para una emergencia sanitaria pensando en el después. “Este tipo de tiendas es un intento de explicar a los ciudadanos que estamos preocupados por su seguridad y que la tecnología puede ayudar. Cuanto más vean las soluciones y vean la seguridad, comprobarán que la recuperación económica es posible –aunque no sea a niveles anteriores–».

Por último, Cárdenas confirma que el modelo será exportado. De hecho, ya están en negociaciones: «Ya estamos hablando con gestores de infraestructuras, con retailers internacionales, con españolas… Este tipo de soluciones irán, sobre todo, para edificios de oficinas. incluso para nuestra propia compañía, aunque realizaremos más propuestas con nuestros clientes».

CINCO COSAS DE LA VIDA, DE LAS QUE ME DI CUENTA ESTE AÑO

CINCO COSAS DE LA VIDA, DE LAS QUE ME DI CUENTA ESTE AÑO

Por Mo Seetubtim

https://www.grandespymes.com.ar/2020/06/24/5-cosas-de-la-vida-de-las-que-me-di-cuenta-este-ano-2/

  1. La vida es acerca de ensayo y error

Cuando eres un adolescente, sientes que buscar quién eres es el cambio mental clave en tu vida.

Buscas establecer tu identidad y determinar qué te gusta y qué no te gusta. Piensas que cuando seas más viejo, estarás más seguro acerca de quién eres, qué haces y qué debes hacer. Pero cuando envejeces, te das cuenta que aún estás buscando y no estás muy de acuerdo con los resultados que vas obteniendo.

Cambias de trabajo. Te mudas de ciudad, o hasta de país. Tus relaciones se derrumban para renacer con otra pareja nueva. Buscas algo que hacer, y pones todo tu empeño en ello. Puede ser que fracases, pero sigues hacia adelante.

Todos están tratando de averiguar qué hacer con su vida, así como tú lo estás haciendo. Aun los que parecen estar seguros de todo, están tan confundidos e inseguros como tú. Sólo que pretenden que todo está bien.

Algunas personas se avergüenzan de mostrar signos de incertidumbre, pensando que es mostrar sus vulnerabilidades y debilidades. Otras personas están abiertas a un camino de ensayo y error, creyendo que los llevará a encontrarse a sí mismos a medida que vayan avanzando.

Cualquiera que sea el camino que tomes, debes estar en cuenta que a medida que envejeces, aún vas a tener que resolver tus asuntos a medida que se vayan presentando, y que no sabes realmente cuál es tu destino final. Podrías pensar que no es cierto, y que sabes lo que quieres hacer y lo sabes lo que estás haciendo.

Pero no, muy dentro de ti sientes incertidumbre y no estás seguro, pero no demuestras lo que sientes. Puedes pensar que a medida que envejeces estarás más seguro y sabrás exactamente qué estás haciendo, pero no siempre es así.

Tus padres, a quien veías como seguros de lo que estaban haciendo, seguramente estarán tan confundidos como tú. Aún estarán pensando en cuándo deben retirarse y qué van a hacer al retirarse. Seguro que estarán asustados por las enfermedades que les están apareciendo y las que aún falta por aparecer.

Algunos están buscando a un nuevo amor que reemplace el viejo amor que ya se acabó, y estarán probablemente más confundidos que tú acerca de las relaciones, del amor, de la vida.

Cuando te das cuenta de que la vida es ensayo y error, y que seguirá siendo así, aceptas con más facilidad a la vida y a las circunstancias que vida te ofrece. No importa lo que entre en tu vida, a la larga se irá. No importa lo que decidas hacer, hará crecer a tu corazón, o te lo encogerá. Vives y aprendes. No importa cuál sea el riesgo que vayas a tomar, tu estarás bien.

En vez de tratar de sentir certidumbre acerca de tu vida, aprendes a vivir con la incertidumbre. Porque una vez que lo haces, te sentirás seguro acerca de ti y de tu vida. Después de todo, es lo único constante en la vida.

Entonces: arriésgate… porque no importa si te equivocas. Es sólo otro error. Puedes probar de nuevo.

  1. La vida tiene su ritmo

¿Has escuchado el dicho de “todo a su debido tiempo”? Bueno, a medida que vas envejeciendo te das cuenta que no puedes obligar al tiempo. La vida tiene una manera de presentarse, a su propio ritmo. La vida tiene sus ritmos propios y naturales.

Cada pequeña cosa en la vida te está preparando para algo más grande. Esos logros que tuviste en la escuela te ayudan a tener confianza en ti mismo y aumenta tu autoestima. Los cargos que tuviste cuando estabas recién graduado te prepararon para los cargos más elevados, a pesar de sentir que estabas llevando a cabo tareas sin importancia la mayor parte del tiempo. Las personas que fueron tu pareja en alguna oportunidad de permitieron irte conociéndote, saber lo que quieres y lo que no quieres, y con que eres compatible.

La vida tiene su propio ritmo. Puedes tenerlo todo, pero no todo a la vez. Y si no te mantienes enfocado, puede que no tengas nada.

 La vida tiene su propia energía

Todos quieren ser felices. En el camino a la felicidad, quieres entender quién eres, dónde estás parado, cuál es tu naturaleza, y cuáles son tus intereses y pasiones. Cuando puedes hacer lo que haces de una manera natural e innata, así sea en trabajos manuales, en hobbies o en actividades al aire libre, te sientes que estás vivo.

Desafortunadamente, muchas personas no se permiten ir al ritmo de la vida. Quieren ir en dirección contraria. Esas personas pueden estar trabajando arduamente para conseguir alguna meta, quizás un éxito académico o profesional. Pero no siguen al ritmo, y ponen de lado su amor natural y sus pasiones para poder alcanzar la meta.

No han dejado que la vida fluya a su propio ritmo y con su propia energía. Como resultado de ello, se sienten estresados, cansados y agotados, lo que los lleva a encontrar algo que los ayude a recuperar su estado normal de energía. Algunos hacen deportes, meditación, yoga, y otros consumen alcohol moderadamente. Otros, han perdido sus almas por el abuso del alcohol, apuestas, cigarros y drogas.

La vida tiene su propia energía, y cuando el flujo de energía se bloquea o se abusa de ella, te sientes estresado y perdido.

Sientes que necesitas control. Y algunos cuando se encuentran con personas con malas influencias, se sienten que están en control nuevamente, que pueden controlar lo que sienten. Sin embargo, sin importar cuán bien te hace sentir el apoyo emocional, el confiar tus emociones y tu energía sobre esas personas sólo te llevará a perder el control de ti y de tu vida aún más.

  1. La vida es más fácil cuando puedes manejar mejor tus emociones

En los primeros años de tu vida adulta, puedes sentir que aún estás buscando quién eres y que la vida se hará más fácil cuando seas mayor.

Sin embargo, a medida que vas envejeciendo te das cuenta que la vida no se hace más fácil. De hecho, lo que se hace más fácil es el manejar tus propias emociones, a medida que se va desarrollando tu fuerza de voluntad.

Mi papá siempre me decía…

Todos nacen con la habilidad de ser exitosos. Pero en el camino al éxito, los obstáculos y retos que cada quien tiene que enfrentar son sus propias emociones. La habilidad de manejar tus emociones y desarrollar autodisciplina es lo que determinará si serán o no exitosos.

Por otro lado, la vida se hace más fácil cuando eres más positivo y más resiliente, es decir, cuando sabes cómo recuperarte de los fracasos en la vida, combatir pensamientos negativos, mantener la calma en situaciones irritantes, y dejar ir a la gente mala a quien amaste.

Tener autodisciplina no es fácil. Requiere mucho autocontrol.

Cuando vives tu vida a su ritmo, cuando haces las cosas que te encantan y te apasionan, en la que eres bueno de manera innata y te mueves a tu propio ritmo natural, no sientes que que necesitas apoyarte en algo para recuperar tu energía. Sólo fluyes. Te sientes con energía. Te sientes con pasión, y trabajas más arduamente hacia tu meta porque tu pasión te motiva intrínsecamente. Te sientes feliz.

  1. La meta final de la vida no es encontrar la felicidad

La meta en la vida no es la búsqueda de la felicidad. De hecho, todo lo que tienes que hacer es dejar de tratar de encontrar la felicidad y simplemente ser feliz.

Cuando sientas que tu estado actual no es suficientemente bueno para ti, y no estás feliz, entonces empieza a buscar en otro lado. Y entonces tu búsqueda de felicidad se hace eterna y te preguntas por qué no eres feliz.

Todo empieza con la aceptación. Aceptarte a ti mismo, a tus circunstancias y a tus situaciones.

La vida nunca será perfecta. Pero la vida parecerá perfecta cuando has aceptado que la vida no es perfecta. La felicidad viene cuando aceptas la imperfección, los defectos, los momentos buenos y los momentos malos, y al disfrutar esos momentos en la vida.

Todo pasa. Las cosas buenas pasan y se van. Las cosas malas pasan y se van. Sólo acepta la vida como es. Haz los ajustes y adáptate a las situaciones que se te presenten.

Si estás corto de dinero en este mes, gasta menos. Si odias tu trabajo, renuncia y busca otro trabajo. Si tu pareja abusa de ti, termina la relación. Si te enfermas mucho, empieza a hacer ejercicios y a comer una dieta saludable.

Conclusión

La vida no está hecha para ser perfecta, ni para ser fácil. La vida es un juego, Y tú eres el jugador. Y los jugadores se enorgullecen de su habilidad para alcanzar retos.

Puede que no te des cuenta, pero constantemente buscamos retos para nosotros mismos para poder avanzar hacia adelante, ya sea escalando en nuestra profesión, comprando un carro, comprando una casa, mudándote de ciudad o de país, teniendo un hijo, empezar tu propio negocio, invertir en negocios, aprendiendo otro idioma, o simplemente haciendo triatlón.

La vida tiene su propio ritmo. Encuentra tu propio ritmo. Haz las cosas en las que eres bueno. Y deja que la vida tome su curso.

Fuente https://escuelapararicos.net/5-cosas-la-vida-las-me-di-cuenta-este-ano

VIVIMOS EN LA SOCIEDAD DEL CANSANCIO, SEGÚN EL FILÓSOFO BYUNG-CHUL HAN

VIVIMOS EN LA SOCIEDAD DEL CANSANCIO, SEGÚN EL FILÓSOFO BYUNG-CHUL HAN

https://www.grandespymes.com.ar/2020/06/19/vivimos-en-la-sociedad-del-cansancio-segun-el-filosofo-byung-chul-han/

“La sociedad del cansancio” es uno de esos libros que debemos leer, sí o sí. Escrito por el filósofo surcoreano afincado en Alemania Byung-Chul Han, presenta una visión alternativa e interesante de la sociedad en que vivimos para ayudarnos a bucear en nuestro interior y descubrir esos lazos apenas perceptibles pero muy fuertes que nos atan, dictan muchas de nuestras decisiones y, al final, determinan nuestra vida.

¿CÓMO EL EXCESO DE POSITIVIDAD NOS ESCLAVIZA?

Cada época y sociedad tiene sus propios patrones de pensamiento, que inculca a sus miembros con letra de fuego. No podemos escapar a ellos. A menos que hagamos un ejercicio consciente de análisis y reflexión nos determinarán durante toda la vida porque se han convertido en los márgenes que limitan nuestro pensamiento, fuera del cual ni siquiera concebimos posible la realidad.

Nos ha tocado vivir en la sociedad del “Yes, you can”, una sociedad que afirma que todos podemos llegar hasta donde nos propongamos solo con esforzarnos. Vivimos en una época en la que la Psicología Positiva se ha popularizado y tergiversado, limitándose a una serie de frases motivadoras sin mucha sustancia que transmiten un mensaje claro: “¡Tú puedes!”.

Han indica que “la sociedad del siglo XXI ya no es disciplinaria, sino una sociedad de rendimiento. Tampoco sus habitantes se llaman ya ‘sujetos de obediencia’, sino ‘sujetos de rendimiento’. Estos sujetos son emprendedores de sí mismos”.

Ese cambio, que aparentemente empodera y resulta liberador, en realidad se convierte en un boomerang que no tarda en golpearnos con toda su fuerza porque esconde un gran riesgo psicológico del que no somos conscientes.

La violencia de la sociedad sobre sus miembros no ha desaparecido, sino que se ha camuflado y ahora se basa en la autoexplotación del sujeto: “Ésta es mucho más eficaz que la explotación por otros, pues va acompañada de un sentimiento de libertad. El explotador es el mismo explotado. Víctima y verdugo ya no pueden diferenciarse. Esta autoreferencialidad genera una libertad paradójica, que, a causa, de las estructuras de obligación inmanentes a ella, se convierte en violencia […] En esta sociedad de la obligación, cada cual lleva consigo su campo de trabajos forzados”.

Básicamente, nuestra sociedad sería el perfeccionamiento de las sociedades disciplinarias y controladoras del pasado, pero en realidad no implica más libertad, sino que sigue ejerciendo su poder sobre cada persona a través de la introyección del “deber”. Esa situación nos convierte en esclavos de la superproducción, el superrendimiento (laboral, lúdico y sexual) o la supercomunicación.

EL CANSANCIO DEL “YO”

El ejemplo más emblemático de los problemas que causa esa presión social por el rendimiento es la depresión. Este filósofo piensa que “en realidad, lo que enferma no es el exceso de responsabilidad e iniciativa, sino el imperativo del rendimiento, como nuevo mandato de la sociedad del trabajo tardomoderna.

“El hombre depresivo es aquel animal laborans que se explota a sí mismo, a saber: voluntariamente, sin coacción externa. Él es, al mismo tiempo, verdugo y víctima […] La depresión se desata en el momento en el que el sujeto de rendimiento ya no puede ‘poder más’ […] El deprimido está cansado del esfuerzo de devenir él mismo”.

El problema es que “no-poder-poder-más conduce a un destructivo reproche de sí mismo y a la autoagresión”. Cuando nos damos cuenta de que no podemos lograr todo lo que nos proponemos nos sentimos frustrados, pero no pensamos que la sociedad nos ha engañado, sino que nos autoinculpamos, sintiendo que somos incapaces.

No comprendemos que hemos caído en la trampa de la que nos alertaba Zygmunt Bauman: buscar soluciones biográficas a lo que son problemas estructurales y sistémicos de la sociedad. Así se cierra a nuestro alrededor un círculo de insatisfacción que, si no estamos atentos, podríamos arrastrar por toda la vida.

¿CÓMO SALIR DE ESE CÍRCULO VICIOSO?

Han da una pista en “La sociedad del cansancio”: “La sociedad de rendimiento está convirtiéndose paulatinamente en una sociedad de dopaje […] El exceso de positividad se manifiesta como un exceso de estímulos, informaciones e impulsos”.

Por tanto, una de las claves para salir de ese círculo vicioso es la “inmersión contemplativa”, hacer un alto en nuestra obsesión con la productividad y los logros personales para dejar paso al dolce fare niente, al aburrimiento y a la plena presencia. No se trata de descansar para ser más productivos sino descansar por el simple placer que ello genera. Se trata de reconectar con lo esencial, de aprender a disfrutar más y exigirnos menos. Se trata de no olvidar que “El exceso del aumento de rendimiento provoca el infarto del alma”.

Fuente https://rinconpsicologia.com/la-sociedad-del-cansancio-byung-chul-han/

 

CULTURA FABRICADA O CULTURA APRENDIDA: EL SÍNDROME DEL CISNE NEGRO

CULTURA FABRICADA O CULTURA APRENDIDA: EL SÍNDROME DEL CISNE NEGRO

por José María López Domínguez.

https://www.grandespymes.com.ar/2020/06/15/cultura-fabricada-o-cultura-aprendida-el-sindrome-del-cisne-negro/

Uno de los mayores disparates, y a veces, de las mayores tomaduras de pelo que realizan algunas Consultorías e inclusive algún afamado Instituto de negocios es pretender que la Cultura de una Organización se puede fabricar.

Cuando hablamos de fabricar, nos referimos al falso artilugio de definir los valores con los que la Organización está comprometida.

A enumerar una Misión y una Visión y a partir de ahí, definir los valores con los que vamos a trabajar y que competencias deben tener los profesionales de una Organización para desarrollar su trabajo.

En la inmensa mayoría de los casos es una profunda y radical mentira, que poco a poco va llenándose de excusas, justificaciones y a veces de conflictos.

Lo que es seguro es que se convierte en una fuente de insatisfacción laboral.

EL SÍNDROME DEL CISNE NEGRO

Hay ciertos casos en donde una Empresa define muy claramente que una Competencia es un Valor y pobre del que no cumpla con los requerimientos de ese valor.

Cualquier empresa que ha tenido problemas graves con la Seguridad Laboral normalmente no vuelve a jugar con el peligro y dicta una serie de normativas y comportamientos que convierten la práctica diaria en un Valor. (Bueno algunos locos siguen tentando a la suerte).

Por ejemplo, hay una empresa multinacional de las pinturas que tiene una verdadera obsesión con el tema de la seguridad. En cualquier planta de dicha organización, verá Vd. letreros, normas, procedimientos para impedir el mínimo accidente laboral.

La gente, en esta Empresa, se empapa de ese valor. Basta con visitarla para darse cuenta de la exigencia que alcanza la Seguridad en cualquier mínimo detalle.

En ocasiones, estos casos de aplicar un determinado Valor y una determinada cultura, han sido objeto de difusión en libros, seminarios y medios de comunicación. Lo que frecuentemente se oculta en que, en todos los casos, ocurrió antes un problema que colocó a la Empresa en una necesidad.

Explicar solo los valores que han quedado y no mencionar las causas por las que se llegó a esa situación es el denominado Síndrome del Cisne Negro. En una palabra, la racionalización, a posteriori, de las causas porque una Empresa, o una determinada acción han tenido éxito.

Muchos autores nos explican las causas anímicas, o de suerte, que originaron dicho éxito, defendiendo que lo podemos realizar, sin pasar por los sentimientos que sufrió quien primero realizó dicho acto. Es como explicar las fases y técnicas de subir al Everest, pero sin mencionar desde el sueño de ser alpinista, el contemplar la belleza de las montañas o el sufrimiento del frío.

CÓMO SE FABRICA REALMENTE LA CULTURA DE UNA EMPRESA

Pero habría que preguntarse ¿cómo se hace la Cultura?

Ya hace muchos años que Schein nos dio la clave y aún funciona.

La cultura se forma a partir de los rasgos con que las organizaciones van superando las etapas de dificultad.

Al comenzar una Empresa, los rasgos, las visiones, hasta las manías de los fundadores van quedando grabadas en el resto de los colaboradores.

Marcan el estilo y esa es una huella que perdura a lo largo de los años.

Y tiene su lógica, porque en el inicio de una idea, solo sobreviven aquellas que tienen éxito. Las que fracasan desaparecen.

Y en el crecimiento de las Empresas se encuentran momentos críticos para SUPERAR diferentes crisis (de crecimiento, de delegación, de la cesión de la dirección desde los fundadores a la familia o a los profesionales que les continuar, de cambio del estilo de mando según el tamaño, de la internacionalización, etc., etc.).

Y en la superación de estas crisis donde se van grabando en la memoria colectiva, los Valores que configurar la Cultura de una Empresa.

Sí, es en la superación de las dificultades donde nacen los Valores y la Cultura.

El resto es el síndrome del Cisne Negro.

LAS CRISIS QUE NOS VIENEN

Hemos vivido una crisis de supervivencia a partir de 2007. Muchas empresas han desaparecido y otras aún no han recuperado los niveles de los años de bonanza.

Y sin embargo este año puede ser un año en donde se plantee un cambio muy importante en el Comercio internacional; Subida de las materias primas; Crisis de los mercados únicos, etc., etc.

Sobrevivirán los ágiles, los que tengan capacidad de adaptación. Los que se vuelvan austeros, pero no míseros.

Los que sigan profundizando en tener plantillas en donde cada trabajador aporte valor añadido.

Y también los que sepan aplicar las lecciones que aprendieron en el pasado y que configuran realmente su Cultura.

Los que pretendan aplicar valores no interiorizados, están condenados a la extinción. Entre otras cosas porque nuestros gurús, no saben y no viven dentro de lo anímico que se siente en las organizaciones.

Y se generará una nueva cultura entre las que sobrevivan, basada en unos valores que tendremos que aprender a insertar en nuestras Empresas.

CONSEJOS

Si Ud. quiere definir los valores con los que afrontar el futuro, recuerde o pregunte en su Empresa, cómo superó la última crisis y qué sentimientos tuvieron en aquel momento los principales directivos, qué hicieron para remontar los malos momentos.

Anótelos. No tendrá más de media docena. Actualícelos y empiece a ponerlos en marcha de nuevo.

Fuente https://excelencemanagement.wordpress.com/2017/02/20/cultura-fabricada-o-cultura-aprendida-sindrome-del-cisne-negro/

¿TIENES SUFICIENTES REBELDES EN TU ORGANIZACIÓN?

https://www.grandespymes.com.ar/2020/06/11/tienes-suficientes-rebeldes-en-tu-organizacion-2/

por José Cabrera

La capacidad de las empresas para anticipar los cambios y adaptarse a ellos es una condición primordial para sobrevivir en un mundo tan incierto y cambiante como el actual. Hay empresas que perciben los cambios y son capaces de adaptarse, y hay otras que no los perciben, o piensan que todo se puede arreglar aplicando las mismas prácticas de siempre con unos pequeños ajustes. Las primeras podrán transformarse y convertir los nuevos desafíos en oportunidades para crecer y progresar, las segundas sencillamente se volverán irrelevantes.

En última instancia la innovación es una cuestión de personas, hay personas que aceptan rápidamente las nuevas ideas y los nuevos retos, y son capaces de abandonar su forma de pensar anterior y adaptarse a la nueva situación, mientras que otras se aferran tenazmente al dogma imperante en la organización. De ahí la importancia de preguntarnos, en tiempos de cambios acelerados y ante un futuro que es todo menos la extrapolación del pasado, si tenemos suficientes rebeldes en nuestra organización.

Las personas rebeldes son gente de ideas, positivas, capaces de ver las cosas no por lo que son sino por lo que pueden llegar a ser, impulsadas a cambiar las cosas, y buscar nuevas posibilidades. Van varios pasos por delante de la mayoría de sus compañeros y compañeras. en su organización. La mayoría estarán entre los altos potenciales de la organización.  Son personas arriesgadas, exigentes y creativas, nacidas para rebelarse.

Las personas rebeldes aportan a la organización coraje y valentía con su forma de hacer. Necesitan que se les ayude a conocer la organización, cómo ganarse el respeto de los demás por sus ideas, y cómo alinearse con los valores y prioridades corporativas para que no se quemen en el día a día y para asegurarse que su creatividad es productiva. Inicialmente requieren más atención que las personas conformistas, pero en mi experiencia, el retorno de la inversión vale definitivamente la pena.

El coste de la conformidad

La conformidad en el trabajo toma muchas formas: modelar el comportamiento de otros en roles similares, expresar emociones apropiadas, vestir trajes apropiados, coincidir rutinariamente con las opiniones de los jefes, aceptar las decisiones del equipo sin medir las consecuencias, y así sucesivamente…

Por supuesto, no todo el conformismo es malo. Pero la realidad es que las organizaciones pagan un alto precio por la conformidad, en términos de compromiso, iniciativa y creatividad de las personas.  Pero para tener éxito y evolucionar, las organizaciones necesitan encontrar un equilibrio entre la adhesión a las reglas formales e informales que proporcionan la estructura necesaria, y la libertad que necesitan las personas para conectar con sus pasiones y encontrar sentido y propósito en lo que hacen.

Eso no es sorprendente, ya que durante décadas han prevalecido los principios de gestión en base al ordeno y mando. Como líderes nos hemos centrado excesivamente en diseñar procesos eficientes y conseguir que los empleados sigan las normas y minimizar los riesgos de la disidencia. La cuestión es que, si como líderes continuamos atrayendo, seleccionando y reteniendo a personas similares, sacrificamos la diversidad en pensamientos y valores. Con el tiempo, acabamos generando una cultura cohesionada y fuerte, lo que puede ser una ventaja en entornos predecibles, pero que puede ser incapaz de adaptarse y prosperar en entornos cambiantes y dinámicos como el actual.

En tiempos de cambios acelerados la conformidad afecta negativamente al negocio, ya que dificulta la innovación, la adopción de nuevas formas de trabajar y el desarrollo de competencias esenciales para un futuro incierto. Es fácil para las personas aburrirse y caer en su «zona de confort», cuando su trabajo implica poca variedad o desafío. Y lo que es más preocupante aún, la prevalencia en la conformidad nos lleva priorizar la información que apoya nuestras creencias actuales e ignorar la información que las desafía, por lo que pasamos por alto las cosas que podrían estimular un cambio positivo y limitan nuestra capacidad de innovar o contribuir a un nivel superior.

Cuando todo el mundo piensa de manera similar y se adhiere a las normas dominantes, las empresas están condenadas a estancarse. Para combatir esa inercia e impulsar la innovación y el cambio de manera efectiva, como líderes necesitamos un pensamiento original sostenido en nuestras organizaciones. De ahí la importancia de un cierto número de personas rebeldes en la organización, sus opiniones críticas, incluso cuando están equivocados, son útiles, interrumpen el consenso conformista, sacuden el pensamiento original y ayudan a las organizaciones a encontrar nuevas soluciones a los problemas.

Cultivando la disensión

«Los grandes líderes no se limitan a introducir ideas originales en el mundo. Crean culturas que promueven la originalidad en otros» –  Adam Grant

Un compromiso para promover la disidencia es el elemento vital que separa una cultura fuerte de un culto peligroso. En su nuevo libro, Originals: How Non-Conformists Move the World, Adan Grant explora cómo reconocer una buena idea, hablar sin silenciarse, construir una coalición de aliados, elegir el momento adecuado para actuar y manejar el miedo y la duda. Y cómo los líderes pueden construir culturas que dan la bienvenida a la disidencia.

Cuando la dirección y los equipos carecen de un sólido proceso de toma de decisiones, el pensamiento colectivo -un sesgo común que aflige a los equipos donde los miembros del equipo tienden a ajustarse a una opinión predominante-  lleva a los equipos a permanecer en una zona «segura», dominados por uno o dos líderes de opinión fuertes, con lo que la organización se queda sin capacidad de innovación y pensamiento estratégico.

Contrariamente a lo que puedas pensar, en su excelente libro, Adam Grant, uno de los profesores más jóvenes y mejor valorados The Wharton School, cuestiona la suposición de que las personas innovadoras no conformistas son todas audaces, hombres y mujeres jóvenes que aceptan el riesgo, produciendo una fantástica idea tras otra. De hecho, según muestra con innumerables ejemplos, son a menudo personas cautelosas, orientadas a la acción y preocupadas por los resultados.

Si una organización desea sinceramente crear una cultura persistente de innovación, una buena estrategia es mantener un nivel adecuado de rebeldes en la organización, y proporcionarles las herramientas y métodos para presentar con libertad, y sin miedo a las consecuencias, ideas constructivas cada vez que se les puedan ocurrir.

No todo el mundo en una organización necesita ser un rebelde, ni quieren involucrarse en los esfuerzos de cambio, pero en todas las organizaciones se necesitan hombres y mujeres rebeldes que tengan el coraje, las ideas y la determinación de hacer las cosas mejor. El objetivo es asegurarte que tienes como mínimo de un 5 – 10% de rebeldes en tu organización. Para ello, necesitas enfatizar valores sobre normas y crear el contexto para que su no-conformismo sea productivo. Para que eso suceda, necesitas hacer seguro cuestionar el statu quo, ayudarles a entender el paisaje organizacional, aceptar que a veces es mejor pedir perdón que pedir permiso, fomentar las preguntas provocativas, crear espacios para que sus perspectivas emerjan y desafiar programas, y procesos que ya no tienen sentido en un mundo de cambios acelerados.

Me gustaría conocer tu opinión. ¿Consideras los rebeldes claves para tu organización? ¿Crees que el esfuerzo de gestión vale la pena?

 

Fuente https://blog.cabreramc.com/2017/03/17/tienes-suficientes-rebeldes-en-tu-organizacion/