EL TIEMPO DE LOS EMPRENDEDORES VIEJENNIALS

https://www.grandespymes.com.ar/2021/06/20/el-tiempo-de-los-emprendedores-viejennials/

Atención con los viejennials, emprendedores post 50 con sueños y experiencia. Los estudios muestran que sus startups sobreviven por encima del promedio de los más jóvenes.

Quiero que viajen conmigo en el tiempo. Allí por los primeros tramos de la década del 60, yo era un niño que se divertía con muchas cosas; entre ellas hacer enojar a su abuela llamándola “vieja” y mi abuela me respondía simulando enojo: “Viejos son los trapos”. Hoy sé que tiene razón.

Hay una pregunta que es un clásico del ecosistema: ¿Emprendedor se nace o se hace? Imagino que cada uno de ustedes tiene su propia respuesta. Les comparto la mía: Para mí, el emprendedor nace, pero debe desarrollar ese don para que prospere. Se desarrolla con estudio, actualización, y fundamentalmente haciendo.

¿Por qué digo además que nacemos con capacidad emprendedora? Varias razones:

  1. Nacemos absolutamente dependientes

No tenemos autonomía para comer, para movernos, para expresarnos. Sin embargo, en menos de un año hacemos cosas sorprendentes: nos erguimos, caminamos, comenzamos a hablar, empezamos a comer solos; es decir pasamos de una dependencia absoluta a un atisbo de independencia. Eso significa que tuvimos que desearlo, ser curiosos, superar miedos, animarnos, asumir riesgos, caernos y levantarnos.

Si les suena familiar están en lo correcto porque para emprender un negocio, es la misma situación: soñar, investigar, desear, superar miedos, asumir riesgos, caerse y levantarse

  1. Los niños son superadores seriales de negatividad

Jack Canfield, autor de best sellers como “El Secreto” y “Los Principios del Éxito”, encabezó una investigación que arrojó un resultado lapidario: a diario, un niño recibe 460 estímulos negativos o críticos frente a solo 75 positivos. Es decir, que recibimos un 600% más de veces de “no” que de sí”. En un año son 167.900 estímulos negativos anuales y esa cifra multiplicala por varios años…

  1. Todos los días emprendemos

Nadie me obligó a crear emprendedoresnews.com y ni a escribir este artículo. Nadie los obligó tampoco a leerlo. Ustedes y yo, analizamos ventajas y desventajas de hacerlo en lugar de buscar clientes, vender, cobrar, estar con la familia, dormir una siesta.

Todos los días elijo emprender una nueva jornada y levantarme o quedarme en la cama; elijo si ejercitarme o pasar el tiempo sentado viendo una maratón de series en Netflix.

Todos los días emprendemos miles de pequeñas acciones, que implican ganar o perder, arriesgarnos, crecer o caer en la zona de confort.

Con esto quiero declarar rotundamente que para emprender no hay edad. Y que esta es la era de los viejennials que no perdimos la capacidad de soñar, ni las ganas de emprender y, además tenemos algo que los jóvenes no tienen: experiencia.

Hay estudios que avalan el avance la “Revolución Viejennials”.

Un estudio de la Fundación Ewing Marion Kauffman, muestra que las personas de entre 45 y 54 años, son las que más ganas de iniciar el negocio propio tienen.

En 2019, otra investigación de la Fundación Kauffman encontró que más del 25% de los nuevos emprendedores tenían entre 55 y 64 años, en comparación con aproximadamente el 15% en 1996. Otra investigación de Guidant Financial y Small Business Trends Alliance mostró que las personas de 55 años o más poseen el 43% de las pequeñas empresas del país en 2020.

Otro estudio, llevado adelante por Age UK, revela que más del 70% de los negocios iniciados por personas de 50 años sobreviven después de los primeros cinco años, mientras que solo aguantan el 28% creados por jóvenes.

Un célebre boxeador argentino, llamado Ringo Bonavena decía que “La experiencia es un peine que te da la vida cuando te quedas calvo”. Ringo dijo esta frase en la década del 70, 50 años después el mundo es otro y los viejennials lo saben.

La vida no termina a los 50; para mí la vida recién comenzó a esa edad. Yo soy argentino, tengo 2 hijos y 1 nieto. Cuando cumplí 50 años me encontraba con mis hijos ya adultos; recién divorciado y profesionalmente muy aburrido. Y decidí reinventarme. Me escaneé internamente y sentí que era el tiempo de hacer cosas que me hubiera gustado hacer de joven.

¿Qué cosas me habían quedado pendientes? Estas son algunas:

Vivir fuera de la Argentina. Cumplí mi sueño y me instalé en Paraguay; sin familia y con un puñadito de conocidos.

Siempre quise tener un bar. Cumplí mi sueño y tuve la mejor cafetería de Asunción y fue bueno mientras duró.

Mi gran sueño fue siempre que el combustible de mi tanque interno sean la felicidad y las experiencias por sobre el dinero.

Animarme a dejar la zona de confort de Argentina y venirme solo y sin ahorros a Paraguay fue la mejor decisión que pude tomar.

Nada ni nadie puede decirme que a los 50 debo pensar en descansar y planificar mi retiro. Me siento en plenitud como nunca; aprendí a dosificar mi energía, mis sueños vuelan más alto pero mis pies están muy firmes en la tierra.

Hasta los 50 tenía más dudas que certezas y repetía el “porqué” como un mantra. Hoy, la experiencia me enseñó a usar por qué por duplicado, pero con un par de agregados: A uno le agregué signos de interrogación y una palabrita; y al otro, signos de admiración y otra palabrita. Ahora pregunto ¿por qué no?, y afirmo ¡Porque sí!

Otro punto que suele jugar en contra a muchos mayores de 50 es su autoestima. Sobreabundan los “ya no puedo”, “se me pasó el tren” y sentencias similares, pero los que sortean esos paradigmas, encuentran un océano de oportunidades y mucha vida plena por delante.

Vida plena es, en este caso, reinventarse, recomenzar, recuperar sueños y tener una renovada energía joven en un envase maduro.

Después de todo, el espíritu emprendedor no es una cuestión etaria sino actitudinal. Es el combustible interno que moviliza a las personas a aprender de los errores y seguir intentando hasta hacer realidad un sueño.

Otro viaje

Viajen conmigo otra vez en el tiempo, otra vez a las décadas del 60 y del 70.

Era la época donde los hippies buscaban el famoso peace & love. Hoy los emprendedores son los hippies del siglo 21; la conciencia ya no es abrir negocios solo para ganar dinero; sino para mejorar nuestra vida, la de nuestro entorno, nuestra comunidad, nuestro país y nuestro planeta. Hoy se emprende buscando reparar los daños causados por la ambición desmedida y la codicia desbocada. Los emprendedores actuales reinvierten y comparten en lugar de acaparar y acumular.

Y los viejennials tenemos la oportunidad de liderar esta nueva etapa de paz y amor.

Yo siento que llegando a los 60 tengo más energía que a mis 20.

Me siento hippie, me siento feliz, me siento pleno. Soy de la generación de los viejennials. Emprendo.

Feliz semana, felices emprendimientos, feliz vida para todos.

 

por Marcelo Berenstein

Fuente https://emprendedoresnews.com/editorial/el-tiempo-de-los-emprendedores-viejennials.html

ACCIONES EMPRESARIALES ANTE LA CRISIS

https://www.grandespymes.com.ar/2021/06/12/acciones-empresariales-ante-la-crisis/

La crisis actual ha puesto en juego la calidad del gobierno corporativo en las empresas, donde la administración de las exposiciones de riesgos en los procesos productivos empresariales ante las amenazas y debilidades; con creatividad, disciplina, y acciones concretas y coherentes a sus propia realidad, se están convirtiendo en fortalezas y marcando la diferencia en cada sector empresarial en un nuevo resurgir de líderes de emprendice que están demostrando que si se puede hacer empresas proactivas, y reactivas en sintonía de las necesidades del mercado.

A continuación, un resumen del ensayo «Gestión en Tiempos de Crisis», para aquellos lectores que nos escriben día a día y gracias por seguirnos.

La liquidez empresarial debe ajustarse a la velocidad y cantidad de ingresos y egresos con un margen de contingencia para las eventualidades.

El equipo de enfoque y contingencia debe ser multidisciplinario. I+D (Valor Agregado). Equipo de trabajo proactivo, reactivo, creativo y disciplinado a cumplir metas y objetivos.

Los planes de negocios, presupuestos, contingencia y mecanismos de gestión de riesgos deben ajustarse con resiliencia empresarial.

La alianza estratégica: entre clientes, proveedores es la clave para naufragar ante la tormenta y crecimiento estructural.

En el teletrabajo, trabajo parcial y outsourcing es una alternativa para enfrentar la crisis y así seguir contando con aquella gente que marca la pauta y ritmo empresarial.

La Reingeniería, el KAIZEN, y priorización de los riesgos por procesos, e indicadores son la clave para hacer frente la crisis, con buenos consultores y gobierno corporativo identificados con la organización empresarial.

La Responsabilidad social, y ética empresarial son la credencial para la reputación empresarial. No demos a nuestros clientes de lo que no queremos que nos den; el desprecio y el infortunio.

El diagnóstico empresarial debe reflejar las fortalezas y debilidades de la estructura financiera y organización para el cumplimiento de metas y objetivos, porque de lo que hagamos en el presente dependerá el futuro empresarial.

Los canales de suministros deben contar con todas las alternativas en respuesta a los riesgos que puedan generarse para el desarrollo de soluciones hacía los clientes.

La comunicación piramidal dentro de la empresa y hacia fuera de la misma debe ser clara, coherente, a tiempo y precisa.

Deberán identificarse las debilidades en los procesos productivos por Unidades de Negocio de la empresa.

La investigación y análisis deben traducirse en nuevas formas de hacer las cosas.

Es necesario tomar contacto directo con los consumidores sintonizando sus necesidades latentes y aplicar tu ‘know how’ a otros mercados,

Redefiniendo los productos para mercado objetivos que por disminución de la capacidad de compra no pueden comprar los volúmenes de antes. (Venta en Botella de un litro a ¾), cambiar modelo de producción

Aplicación de Tecnología para la venta y cobro como como PayPal.

Crear nuevos canales de distribución (permite reducir los plazos de entrega) reinventado el servicio al cliente con precios, cantidades y momentos oportunos con promociones y valor agregado con una excelencia en la atención al consumidor/usuario convirtiéndola en una ventaja diferencial

Búsqueda de nuevas formas de relacionarse con nuevos canales de comunicación (redes sociales) donde se compartan opiniones y quejas para el mejoramiento continuo.

Mercado Objetivo a falta de recorrido para crecer en el propio mercado, muchas empresas se reinventan intentando llegar a clientes que han quedado fuera de su negocio,

Encontrar nuevas aplicaciones para tus productos y servicios como un reinventar del marketing de contenido de lo que actualmente se tienen con técnicas de marketing que busquen crear contenidos que sean interesantes y relevantes para los usuarios, con el objetivo de atraerlos y conectar con ellos en estos momentos de crisis,

Adelantarse a las nuevas tendencias, detectando imperfecciones del mercado.

En estas crisis muchas empresas han agudizado el ingenio y han convertido la comunicación de sus productos en su principal ventaja diferencial.

De la semilla dependen los frutos. Génesis 1: 12 explica este principio. Hay frutos que producen una semilla, pero otros contienen un montón de semillas dentro de sí. 2da Corintios 9:6 Recordad esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará.

Por lo expuesto, es sin duda, básico ofrecer los productos adecuados para personas específicas a precios atractivos, en mercados idóneos, poniendo en juego la creatividad de los colaboradores y de la administración para marcar claras diferencias relevantes ante la competencia.

por Félix Campoverde

 

Fuente https://www.emprendices.co/administrando-la-crisis-empresarial

EL COFUNDADOR DE NETFLIX COMPARTE 5 CONSEJOS PARA EMPRENDER

La magia no está en la idea, está en el proceso de prueba, dijo el cofundador de Netflix en un increíble podcast. Y no fue la única perla que compartió.

“Netflix sonaba un poco cursi, pero fue lo mejor que pudimos hacer”.

Esas fueron las palabras exactas que el cofundador de Netflix, Marc Randolph, utilizó para responder a la pregunta de cómo se les ocurrió el nombre Netflix.

En una reciente entrevista de podcast con Vishen Lakhiani de Mindvalley, Marc compartió con nosotros la historia detrás de cómo Netflix pasó del concepto a la empresa.

Viajó en el tiempo hasta cuando él y su cofundador Reed Hastings compartían el viaje en el área de la bahía y, todos los días, Marc le presentaba a Reed una nueva idea de negocio. Algunas ideas no eran tan buenas: bates de béisbol personalizados y champú personalizado. Otras ideas se transformaron en algo mucho más grande: Netflix.

Marc Randolph tenía 38 años cuando comenzó Netflix, pero antes había lanzado con éxito más de cinco empresas.

Aquí hay 5 consejos del cofundador de Netflix, una empresa fundada en 1998, que ahora genera más de 20,16 mil millones de dólares en ingresos anuales.

  1. Empieza ahora y empieza poco a poco; nunca dejes una idea en tu cabeza

No hay nada más perjudicial para los aspirantes a emprendedores que la mera inacción. Yo mismo puedo dar fe de esto, ya que pasé la mitad de mis veintitantos hablando sobre la creación de un negocio, pero nunca lo hice.

En 2011, en una competencia universitaria, pronuncié un elevator pitch de dos minutos sobre una aplicación de entrega de alimentos, gané el segundo lugar, pero no hice nada al respecto. Durante todo el tiempo que trabajé en Google, todo lo que hice con mis amigos cercanos fue entretener ideas para comenzar, pero nunca las pusimos en práctica.

Es por eso que, tan pronto como renuncié, mi principal prioridad fue finalmente comenzar un proyecto por mi cuenta. Y al año de hacerlo, fui testigo del mayor crecimiento profesional y personal de mi vida.

Este es el consejo más importante que Marc Randolph tiene para ti: deja de hablar de tus ideas o de entretenerlas en tu cabeza.

Deja de hablar y empieza a hacer.

“Tienes que descubrir cómo sacar tu idea de la cabeza de forma rápida, fácil y económica y hacerla chocar con la realidad”.

Cada idea que tienes en la cabeza suena como la próxima gran novedad. Y cuanto más lo piensas, más grande se vuelve. Pero aquí hay una comprobación de la realidad: no lo es. Tu idea es increíblemente defectuosa porque aún no ha estado sujeta a fuerzas externas. Todavía tiene que resolver el problema de una persona.

¿Entonces cómo empiezas?

En su charla con Vishen, Marc da un ejemplo de un estudiante universitario que una vez se le acercó con la idea de construir un negocio de alquiler de ropa entre pares. Su solución fue bastante simple.

Le pidió un bolígrafo y un papel y preparó un cartel que decía:

“¿Necesitas pedir prestada ropa? Golpee.”

Luego le dijo que golpeara la puerta de su dormitorio y ver qué pasaba. Con solo hacerlo, y en unas pocas horas, podrá averiguar si la idea es viable o no. Si alguien llama, lo es.

Cómo aplicar esto:

El consejo de Marc se reduce a tres sencillos pasos:

Saca tu idea defectuosa de tu cabeza y pónla en papel. Tu idea no necesita ser viable, como explica Marc, “solo tiene que ser algo que estimule cuál es el problema que realmente estás tratando de resolver”

Supera ese miedo que te impide empezar. Aquí hay un pequeño cambio mental para ayudarlo a lograrlo.

Ocúpate probando tu idea para que puedas descubrir sus fallas. Una vez que tu idea está en público, a medida que las personas se involucran con ella, comienzas a identificar sus fallas, lo que luego te permite reflexionar, reformular y reconstruir. Así que no se pierdas tiempo todavía en la marca, prioriza el envío de tu producto para que puedas explorar más a fondo la validez del problema que resuelve.

“Es una forma de empezar. Si estás esperando contratar a alguien, estás perdiendo el tiempo. Si estás esperando completar un poco de educación, estás perdiendo el tiempo. Si estás esperando para recaudar dinero, estás perdiendo el tiempo. ¡Comienza!”

El objetivo es saber cómo la gente se involucrará con tu idea para determinar si tu concepto central es viable. Y solo lo aprendes probándolo.

  1. La magia no está en la idea, está en el proceso de prueba

Esta segunda lección es la razón por la que el consejo número uno de Marc para los aspirantes a emprendedores es simplemente comenzar; porque una vez que lo hagas, te darás cuenta de que la magia no está en tu idea, sino en tu proceso de prueba.

“No se trata de tener buenas ideas. Se trata del sistema, el proceso y la cultura para probar muchos malos “.

La implementación lo es todo

Esa es exactamente la razón por la que James Clear se ha vuelto tan famoso por decir que “no se eleva al nivel de sus metas. Caes al nivel de tus sistemas “. Asimismo, en el emprendimiento, no se eleva al nivel de sus ideas, se cae al nivel de sus sistemas.

Esta es otra lección que aprendí en mi primer año de emprendimiento: eres tan bueno como tus sistemas y procesos. Y es exactamente por eso que, en mi segunda aventura de construir un negocio de escritura, lo primero que hice fue construirme un sistema que me permitiera alcanzar el nivel de mis objetivos.

Cómo aplicar esto:

En un mundo en rápido movimiento, necesitas moverte más rápido.

Encuentra una forma barata, rápida e inteligente de crear sistemas que te permitan probar y volver a probar tus ideas continuamente. Como explica Marc: “El truco es no tener la idea. El truco es cuán rápido, económico, fácil e inteligente se puede encontrar una manera de tomar una idea y probarla “.

  1. La cultura no es lo que dices, es lo que haces.

Esta lección es breve y sencilla, pero sus implicaciones son profundas. Cuando se le preguntó sobre la cultura de Netflix, Marc respondió con esto:

“La cultura no es lo que dices. La cultura es lo que haces “.

No se trata de tus aspiraciones o inspiraciones, se trata de cómo te comportas. Cómo te tratas a ti mismo, a tu cofundador, a empleados y a clientes. Deja de hablar de tus principios, empieza a modelarlos.

En esencia, las palabras de Marc hacen eco de lo que Ralph Waldo Emerson, uno de mis pensadores favoritos, escribió hace décadas: “Lo que haces habla tan fuerte que no puedo oír lo que dices”.

Cómo aplicar esto:

Es realmente simple. Di lo que vas a hacer y sé responsable de ello.

  1. Piense a largo plazo concentrándose en lo que no debe hacer hoy.

Marc comparte la historia de cuánto tiempo antes de que Netflix se convirtiera en un servicio de transmisión en línea, no solo alquilaban DVD, también los vendían. Y, en un momento dado, el 90% de sus ingresos provinieron de la venta de DVD.

Fue allí cuando los fundadores se encontraron en un punto de unión.

Sabían que era solo cuestión de tiempo antes de que otras empresas comenzaran a vender DVD, lo que transformaría su negocio en un modelo basado en productos básicos y reduciría así sus márgenes. También se dieron cuenta de que su reciente enfoque en la venta de DVD los distraía de concentrarse por completo en su modelo central de obtener derechos de alquiler.

La pregunta era: “¿A dónde vas desde aquí?”

¿Te concentras en lo que paga tu salario y genera el 90% de tus ingresos? ¿O te enfocas en el objetivo final a largo plazo de la empresa: el servicio de alquiler (incluso si no muestra signos de que esté funcionando)?

Bueno, supongo que sabes lo que pasó después.

Dijeron que estaban de acuerdo. Así que se alejaron por completo de la venta de DVD, recortaron el 90% de su negocio y se centraron únicamente en hacer crecer su modelo de alquiler. Y el resto, como dicen, es historia.

“Esa es la naturaleza de ser emprendedor. Estás preparado y, francamente, estás más interesado en apostar por lo que podría ser un gran éxito, en lugar de tomar el camino seguro hacia la mediocridad o, más probablemente, el fracaso “.

Cómo aplicar esto:

Si deseas tener éxito en el espíritu empresarial, debes estar dispuesto a hacer dos cosas. Primero, debes elegir tus sacrificios. En segundo lugar, siempre debes jugar a largo plazo. ¿Cómo? Te concentras en una cosa y haces eso bien. ¿Por qué? Porque hacer demasiadas cosas te ralentiza.

“Es muy difícil, pero fundamentalmente, una de las decisiones más difíciles que tendrás que tomar es lo que no vas a hacer”.

El mayor error que cometí en mi primera aventura empresarial fue que no tenía ningún enfoque. Lancé una tienda de comercio electrónico que ofrece productos sin plástico, pero no me centré en un producto ni intenté validar el siguiente. Quería vender todo a todos, así que me expandí demasiado prematuramente, con demasiado entusiasmo y demasiado rápido. Un error de aficionado, hasta que llegué a este proverbio ruso:

“Si persigues a dos conejos, no atraparás a ninguno”.

Adquiere el hábito de pensar a largo plazo y concentrarte en una cosa y convertirte en un excelente en ella antes de considerar expandirte a otra cosa. Y aquí hay un consejo compartido por Marc que puede ayudarte a comenzar: para cada reunión que gire en torno a lo que estás pensando en hacer a continuación: comienza esa reunión con una discusión sobre lo que vas a dejar de hacer primero.

  1. Encuentra el equilibrio o te estrellarás

Cuando la conversación llegó a su fin, Vishen le hizo a Marc esta pregunta: “¿Cuál es tu mayor pasión en este momento?”

Su respuesta te sorprenderá:

“Desde el principio, mi gran enfoque ha sido el equilibrio. Desde que tenía veintitantos, aprendí, y me di cuenta, que no era una persona completa si trabajaba todo el tiempo “.

Explica cómo todos los martes sale por la puerta a las 5:00 pm en punto para cenar con su esposa. Y cómo practica regularmente ciclismo de montaña y esquí de fondo. Hace lo que lo hace completo y feliz.

“Entonces, ¿en qué estoy interesado?” prosigue Marc, “Es dominar el equilibrio”. Cada fin de semana, fin de mes y fin de año, mira hacia atrás para reflexionar sobre su progreso y responder a la pregunta “¿Cómo lo hice?”

Cómo aplicar esto:

Administra tu energía primero porque ¿Qué bien puedes hacer si estás totalmente agotado?

Créeme, cuando digo esto, el agotamiento te romperá. Me tomó menos de seis meses de ajetreo constante, trabajo sin parar, noches de insomnio, cero vida social y una cantidad exuberante de pensamiento excesivo para que me estrellara contra la pared.

Fue entonces cuando decidí que había terminado; Eliminé la palabra prisa de mi diccionario y la reemplacé por “vida lenta y consistencia consciente”. Disminuí la velocidad, puse mi salud en primer lugar y creé más equilibrio en mi vida.

Así que haz un voto contigo mismo de crear un equilibrio en tu vida. Identifica qué significa el equilibrio para ti y cómo se ve en tu vida. Y una vez que lo hagas, encárnalo. Como se explicó antes, la cultura es lo que haces, no lo que dices. Así que no digas que quieres vivir una vida equilibrada. Comprométete y vívela.

Responde esta pregunta: “¿Qué me hace completo?”

Entonces ve y hazte tiempo para ello. Para lo que te importa

En las lecciones anteriores, Marc Randolph nos confiere su brillante sabiduría:

Nunca dejes una idea en tu cabeza, empieza ahora y empieza poco a poco.

Construye sistemas que faciliten un proceso de prueba continuo.

Recuerda que la cultura es lo que haces, no lo que dices.

Concéntrate en una cosa (tu competencia principal), sé bueno en eso y siempre juega a largo plazo.

Prioriza el equilibrio en tu vida para que puedas mantenerte íntegro y feliz.

Todas las anteriores son grandes lecciones, pero la de abajo se eleva por encima de todas. Mientras, el cofundador de Netflix explicaba la importancia de encontrar el equilibrio, dijo lo siguiente:

“No puede hacer que el éxito empresarial sea la métrica del éxito en su vida”.

Hay mucho más en la vida que en los negocios.

Mientras recorres el camino del espíritu empresarial, nunca olvides contar tus bendiciones o ser consciente de lo que más importa en la vida: el regalo de estar vivo, tus relaciones con la familia y amigos cercanos, y el aprecio por la belleza libre que vive a tu alrededor. en la naturaleza.

Por Omar Itani

Fuente: https://emprendedoresnews.com/emprendedores/el-cofundador-de-netflix-comparte-5-consejos-para-emprender.html