EL FRACASO EMPRESARIO: UN COMENTARIO SOBRE PLANIFICACIÓN

EL FRACASO EMPRESARIO (TERCERA ENTRADA)

Por supuesto, aun reconociendo cierta tendencia personal al exceso, la planificación, en general, y particularmente en emprendedurismo, es clave. El tema es encontrar la medida, que no es fácil, y, además es particular de cada proceso, por lo que solo podría plantear algunos criterios y tips para que apliquen los que estén tratando de pasar de una idea a un proyecto emprendedor.

Cuando se está trabajando en esto de apoyar a quienes están en estas instancias, suele costar que se entre en la etapa de planificación. Es bastante común que los posibles emprendedores lleguen con una idea -muchas veces brillante y creativa- sobre un posible negocio y un montón de fantasías, solo apoyadas en algunas búsquedas de Google y/o opiniones de relativa experticia sobre el tema. Claro, cuando se intenta acercarlos a la realidad, lo miran a uno como al aguafiestas que quiere pincharles el globo, vaya a saber por qué.

En mi actividad en la U.N. de Cuyo, desarrollamos una incubadora de empresas, inicialmente bastante clásica, precisamente por las carencias señaladas arriba, con el fin de solucionar, de una manera metodológicamente válida, este déficit.

Les pedíamos a los emprendedores que hicieran un Plan de Negocios de acuerdo con un modelo, y apoyados por un equipo, con etapas y evaluaciones. A partir de cierto momento empezamos a complejizar la solicitud de participación en el Programa con el objetivo de que tuvieran que mostrar su conocimiento y experticia en los temas fundamentales para el éxito del negocio. Por ejemplo, se les consultaba sobre si habían realizado alguna evaluación de impacto ambiental, requisito fundamental en esta época. Muchas veces, solo el tener que responder sobre esas características sirvió para que algún proyecto se cayera sin necesidad de que planteáramos, o para que se generaran revisiones profundas de la propuesta.

Estos grados básicos de planificación son imprescindibles, y hay que aceptarlos con buena disposición porque son la única manera de empezar un proyecto exitoso, aunque no sean una garantía totalmente confiable. Hemos visto varios planes de negocio brillantes que nunca se concretaron en empresas válidas. Por eso, en cierto momento, planteé modificaciones medio heterodoxas para evitar estos fracasos que son comunes en los procesos de incubación de empresas.

Por eso, en el caso que alguien me trajera una propuesta para empezar a ver su viabilidad, lo primero que haría es plantearle que completara un formulario con varios ítems. Esta actividad, que seguramente tendrá algún grado de engorrosidad, nos dará un inicio más firme y realista de la evaluación del proyecto emprendedor.

Creo que este un paso necesario, aunque no sea suficiente, para evitar el fracaso emprendedor.

EL FRACASO EMPRESARIO: ACTITUD PARA ENFRENTARLO

EL FRACASO EMPRESARIO (Segunda entrada)

Acabo de leer lo que dice KEN MORSE: “EN ESPAÑA GUSTA DEMASIADO HABLAR DEL FRACASO DEL EMPRENDEDOR” (https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2014-11-08/ken-morse-en-espana-gusta-demasiado-hablar-del-fracaso-del-emprendedor_436652/). Es es un gurú del emprendimiento, egresado del MIT (el Instituto Tecnológico de Massachusetts), con treinta y cinco años de experiencia en el tema de emprendurismo. Es una entrevista interesante, sobre todo cuando se contrasta con la propia experiencia, en este caso, totalmente distinta, por especificidad y contexto.

Está claro que su análisis y visión valoran positivamente modelos del emprendedurismo americano, como el MIT, pero hay un par de citas que me parecen extrapolables y útiles para quienes estén pensando en un proyecto emprendedor.

Lo primero tiene relación con el título y algo que dice después: “En Taiwán dicen que el fallo es la madre del éxito.” Hago notar que la entrevista es para los emprendedores jóvenes españoles. Hablar demasiado del fracaso es como cuando en religión se habla más del Infierno que del Paraíso: significa que se pierde la visión de lo positivo, que es lo que tracciona hacia el éxito. El fracaso es un como un síntoma de enfermedad: no nos miente nunca y nos permite saber por qué nos pasó -o nos está pasando- algo que no funcionó, pero el empuje sale de creer que tenemos un proyecto por el que vale la pena vivir y que nosotros podemos desarrollarlo. Por supuesto, esto sirve para toda la actividad humana: personal y social, desde estudiar hasta practicar un deporte, y es clave para el éxito de un emprendedor. El problema es que no es fácil lograr tener -y mantener- esta actitud positiva, pero en mi experiencia con emprendedores exitosos (-lo que no significa que no tengan fracasos- he comprobado que es un factor fundamental de sus logros.

Por ahí dice: “Por cierto, el fracaso en España no es más alto que en otros países, pero habláis sobre ello demasiado.” En general, el fracaso en el emprendedurismo, sobre todo de base tecnológica, es muy alto. En mis ocho años que estuve a cargo de ese tema en la UN de Cuyo comprobé cuán alta es la mortalidad de los proyectos emprendedores, inclusive de algunos que tenían casi todas las condiciones para el éxito: idea, equipo, condiciones, plan de negocio aprobado, etc. Esta situación se da en muchos países, hasta en aquellos con mejores condiciones estructurales para desarrollar el proyecto.

Por todo esto, el factor humano de la actitud que menciono arriba, es fundamental. He visto proyectos que, en apariencia (me incluyo en la evaluación), no eran muy prometedores, y prosperaron porque hubo alguien que creyó en él, se bancó los malos momentos, sacó pecho y perseveró. De última, creyó en sí mismo y en su capacidad para triunfar.

Esta es la actitud que quiero destacar hoy como el elemento fundamental para nuestros proyectos emprendedores no fracasen. Vamos a por ello, como dicen los españoles.

EL FRACASO EMPRESARIO: UN RIESGO REAL, PERO SUPERABLE

EL FRACASO EMPRESARIO (Primera entrada)

El fracaso en los proyectos emprendedores es un buen tema para plantear en un blog que pretende ayudar a quienes tengan estas intenciones.

Mi propósito inicial era escribir una entrada general sobre este asunto, pero veo que da para desarrollar más de un aspecto, así que comenzaré por mi  experiencia personal.

Fue en mis comienzos de actividad profesional, hace muchos años. Adquirimos un Instituto de Enseñanza, al que dediqué bastante tiempo, pero terminó en un fracaso importante. Les comento algunas conclusiones:

  1. Cuando compren un negocio funcionando, verifiquen si vale la pena adquirirlo. Por supuesto, el vendedor lo va a presentar como una excelente oportunidad, les va a decir que lo vende por razones no comerciales (dedicarse a otra cosa, viajes, problemas personales), pero, en general, nadie se desprende de un buen emprendimiento, que le dé ganancias importantes. Pidan que les muestren, con documentación objetiva, los estados contables. Comprueben personalmente la actividad comercial: ventas, costos, insumos, (valor y factibilidad de conseguirlos), etc. Si es demasiado bueno el negocio, desconfíen, lo mismo que si se lo venden demasiado accesiblemente.
  2. Si tienen socios, tanto para adquirir un negocio, como para comenzarlo, tomen precauciones: el otro/a puede ser una excelente persona, el mejor de los amigos, un conocido de hace mucho, un tipo/a agradable, pero todo eso –por más valioso que sea- no define si será la persona que hace falta para desarrollar conjuntamente un emprendimiento. Comprueben sus condiciones emprendedoras, vean si alguna vez intentó hacer algo semejante, como si sabe hacer lo que vaya a ser su responsabilidad. Fíjense cómo se comporta en actividades grupales en las que hay que mostrar asociatividad, capacidad de diálogo respetuoso, solidaridad. Tengan en cuenta siempre que las actividades en las que se maneja dinero son muy complicadas. Hay hijos que estafan a sus padres, por darles un ejemplo.
  3. Tengan los recursos financieros necesarios para que el emprendimiento se consolide y supere el punto de equilibrio (para eso se hacen los planes de negocio en los que se puede determinar el dinero que hace falta para mantenerlo). Nunca empiecen un proyecto emprendedor sin esa seguridad, incluyendo lo que necesiten extraer uds., porque es una causa cierta de mortalidad empresaria.
  4. Piensen (en lo posible, escriban, aunque sea en borrador) la misión, visión, valores y la razón y el propósito de existencia de su emprendimiento. No es difícil, en Internet encontrarán ejemplos y tutoriales. Esa reflexión es fundamental para comprender en qué tipo de proyecto se están metiendo, y si es lo que quieren para su futuro.

Prefiero terminar esta entrada aquí, para hacer más fácil su lectura, seguiré con estos temas.

De todos modos, si alguien tiene alguna inquietud, o duda, sobre algún tema emprendedor, o que tenga que ver con ello, les ruego que me la hagan llegar por cualquiera de los canales posibles (blog, Linkedin, Twitter, Facebook). Con mucho gusto, aportaré lo que esté a mi alcance.

LOS MIEDOS… UNA BARRERA IMPORTANTE

Este es un tema que me interesa muchísimo, en lo personal, y como elemento para trabajar con los que quieren empezar un emprendimiento. Mientras logro tener el tiempo necesario para escribir una nota, subo esta, que plantea bien el tema, aunque trabaje en diferentes estrategias de superación de las memorias equivocadas que nos traban.

COMO VENCER LOS MIEDOS QUE TE IMPIDEN EL ÉXITO

Tus logros y tus sueños te esperan ahora, al otro lado del miedo.

A medida que transcurre el paso del tiempo, y vamos evolucionando, va creciendo en nosotros la necesidad de ser la mejor versión de nosotros mismos, reconocidos, plenos, aceptados… al mismo tiempo que “algo” nos invita a crecer, a evolucionar de manera personal, sentir que nuestra vida tiene algún sentido, que tiene un propósito.. Lo cierto es que cuando recorremos este camino de plenitud, somos felices. Ahora y a lo largo de toda nuestra vida.

La mayoría de las veces nos preguntamos qué ha sido de nuestros objetivos, de nuestros sueños, y por qué aún no hemos logrado aquello que tanto deseábamos.

La respuesta siempre es el Miedo. Miedo a equivocarnos, a que nos dejen de querer, al fracaso, a lo que dirán de nosotros, a no encajar, a perderlo todo, miedo a los cambios, a lo desconocido, a la muerte,…

El verdadero reto está en atreverse a Ser Auténtico y atravesar el Miedo, pues ahora, en este mismo instante, los grandes logros de tu Vida, tus grandes experiencias vitales, tu plenitud, tus Sueños Manifestados se encuentran al otro lado.

Cuando atraviesas los miedos te das cuenta que solo eran ilusiones sobreprotectoras que te estaban impidiendo Ser Tú Mismo, y Vivir aquello que te hace sumamente Feliz.

EFT (Técnicas de Liberación Emocional), es la herramienta más sencilla, práctica, valiosa y efectiva que he conocido hasta el momento para hacer desaparecer esos miedos, así como todos sus síntomas: ansiedad, emociones negativas como la rabia, el odio, los celos,… y hasta enfermedades físicas de origen emocional. Es la terapia natural más popular en EE.UU. con diferencia, utilizada por médicos, coaches, psicólogos, terapeutas y todas aquellas personas que desean ser fieles a sí mismas, y a ayudar a los demás.

A continuación te indico tres miedos bastante fundamentales y comunes:

1) Miedo al fracaso “¿y si no sale bien?”

Tal vez hayas intentado algo antes y duró poco. O no te sientes con suficientes conocimientos, suficiente dinero, suficientes contactos en el ámbito que deseas explorar. Puede que nadie en tu familia o amigos te apoye, o puede que lo que deseas no haya sido logrado por nadie de tu entorno.

Recuerda que nadie que haya logrado nada sabe de antemano la magnitud de aquello que va a lograr, eso es algo que solo el tiempo, vivido momento a momento, va a manifestar. Y ten en cuenta que “Los grandes Viajes comienzan con un solo paso”. Con EFT, las técnicas de Tapping, puedes acelerar el proceso.

2) Miedo a lo desconocido

A menudo tememos aquello que no conocemos, pero eso nunca te permitirá lograr lo que deseas. Para poder superar este miedo lo ideal es estar en equilibrio (mental, emocional y físico), y para ello necesitas rutinas que te beneficien: Comer sano, hacer ejercicio, dormir 7-8 horas y tener un entorno que te apoye. Lo mejor de ti florece cuando te nutres y te cuidas de manera regular y cotidiana.

A veces adquirir estos buenos hábitos te lo impiden heridas del pasado y auto-sabotajes, que con las Técnicas de Liberación Emocional te resultará muy sencillo liberar y equilibrar, pues al fin y al cabo, con ellas estamos atendiendo al desequilibrio energético que se ha quedado tras experiencias negativas (nuestras o de nuestros seres queridos). EFT, como si de una acupuntura sin agujas se tratase, equilibra maravillosamente en tan solo unos minutos.

Cuando te sientes fuerte y en equilibrio, tu energía está activa y vibrante, y puedes enfrentar fácilmente lo desconocido, pues éste deja de ser una amenaza para convertirse en una deliciosa aventura en donde reside la libertad y la creatividad.

Prioriza la búsqueda de nuevas ilusiones, proyectos, nuevos amigos y posibilidades. Permanece atento y curioso ante el siguiente paso y verás como ese miedo desaparece por arte de magia, permitiéndote una vida más productiva, plena y exitosa, llena de energía.

3) Miedo sobre los que los demás pensarán de mí.

La idea de que otros puedan criticarnos, rechazarnos, hablar mal de nosotros suele ser un gran sabotaje a la hora de lograr nuestras metas. Lo cierto es que la gente, por lo general, está demasiado absorbida por sus propios asuntos para prestar atención mucho tiempo a lo que otros están haciendo.

Por otro lado, 100.000 personas representan 100.000 opiniones distintas y es imposible estar a gusto con todas. Lo importante es ser fiel, satisfacer y gustar a la persona más importante de tu vida, Tu mismo.

Tal vez haya alguien en tu entorno, que “por tu propio bien” intente disuadirte, pero recuerda que esa persona te habla desde sus propios miedos y limitaciones, y no desde un espacio de poder personal que tú puedes ocupar, si escuchas a tus sueños y deseos. Basar nuestros actos y nuestras elecciones en agradar a otros, nos hace co-dependientes, y nos impide avanzar, nos estanca. ¡¡Elige avanzar!!.

Haz EFT (Tapping) para liberar tus miedos, empieza a enfocarte en aquellos que sí han tenido éxito. Rodéate de personas que piensan como tú, para encontrar en ellos inspiración, guía o colaboración y, sin dudarlo, sigue a tu Corazón y tus propios Sueños porque son los que marcan tu Camino.

Te invito a que conviertas tus miedos en motivaciones, y vayas hacia adelante. Haz Tapping con los miedos o resistencias a medida que te vayan surgiendo y conquista tus Sueños. ¡¡Ahora!!

Montse Ceide

BENCHMARKING: UNA ESTRATEGIA PARA EMPRESAS QUE BUSCAN EFICACIA

En este caso, no se trata de un tema para emprendedores noveles, sino para empresas con un importante grado de consolidación, en busca de un salto de escala. Lo subo a mi blog porque considero necesario hacer este tipo de aportes también. He participado en procesos de estos como responsable del Área de Vinculación de la UNCuyo, y me parecieron desafíos  valiosos, y  que me hicieron aprender mucho.

INTRODUCCIÓN AL BENCHMARKING

por Pedro Palomino Sacristán

El conocimiento de las últimas tendencias en estrategia empresarial constituye siempre un camino para alcanzar una mejora en la eficacia y competitividad de las empresas. Este conocimiento es aún más necesario en la actualidad dado que tanto los diferentes factores que afectan el comportamiento de los negocios como la internacionalización de los mercados, la aceleración del cambio tecnológico, la dinamización del ciclo de vida de los productos y el cambio en los hábitos de consumo de la demanda, pueden originar un relativo desconcierto en las empresas.

En el futuro, los productos tendrán que ser desarrollados y producidos de forma más rápida, así como el nivel de calidad deberá ser más alto. Por eso, además de las metas cuantitativas, como coste o tiempos, se tendrán en cuenta las metas cualitativas, como flexibilidad, seguridad de entrega, conocimiento de los procesos, innovación, calidad total (TQM) y protección del medio ambiente. Organizaciones de la empresa con división de trabajo funcionales, que eran adecuadas en los años pasados, pierden a menudo su efectividad. Además las estrategias de producción, las cuales se ocupaban de problemas técnicos y se aplicaban con éxito en el pasado, pierden cada vez más su importancia. Los cambios de la estructura de producción son relevantes. La modernización de la organización de la empresa y de la estructura de producción requiere un enfoque global del proceso. Hay que optimizar conjuntamente los factores: recursos humanos, técnica y organización.

El objetivo en el proceso de Benchmarking es aportar útiles elementos de juicio y conocimiento a las empresas que les permita identificar cuáles son los mejores enfoques de los mejores ejemplos que conduzcan a la optimización de sus estrategias y de sus procesos productivos. De este modo, no es de extrañar la reacción de las empresas más dinámicas esforzándose por identificar cuáles son los mejores enfoques y las mejores prácticas que conduzcan a la optimización de sus estrategias y de sus procesos en el más amplio sentido. Para lograr este propósito, es preciso el enfoque de la vigilancia del entorno que permita observar si, en algún otro lugar, alguien está utilizando prácticas y procedimientos con unos resultados que pudieran ser considerados como excelentes y si su forma de proceder pudiera conducir a una mayor eficacia en la propia organización.

Probablemente no se podrá encontrar una empresa que tenga exactamente el mismo plan de organización, procesos o metas. Por lo tanto, empezar la fase de Benchmarking de un programa de mejora de proceso no es un paso que se debe tomar a la ligera. El Benchmarking es un proceso en marcha que requiere modernización constante, donde los compromisos monetarios y de tiempo son significativos. Además es necesario analizar cuidadosamente los propios procesos antes de ponerse en contacto con otras empresas.

En definitiva, el Benchmarking serio surge como una respuesta totalmente natural a la demanda de fórmulas que permitan no solamente subsistir, sino competir con éxito. Las empresas de referencia se habrán de buscar tanto en el propio sector como en cualquiera que pueda ser válido.

El Benchmarking es un proceso sistemático que permite:

*Medir los resultados de los competidores con respecto a los factores clave de éxito de la industria.
*Determinar cómo se consiguen esos resultados.
*Utilizar esa información como base para establecer objetivos y estrategias e implantarlos en la propia empresa.
En pocas palabras, Benchmarking es el proceso de obtener información útil que ayude a una organización a mejorar sus procesos. Benchmarking no significa espiar o sólo copiar. Está encaminado a conseguir la máxima eficacia en el ejercicio de aprender de los mejores, y ayudar a moverse desde donde uno está, hacia donde quiere estar.

Indicadores de éxito para el Benchmarking

El Benchmarking no es un asunto fácil. Previamente se deberían tomar en cuenta muchas cosas. En el libro de Robert Champ están catalogados los indicadores de éxito para el Benchmarking. Están en la lista siguiente:

Un compromiso activo hacia el Benchmarking por parte de la dirección.
Existen objetivos sobre el proyecto de Benchmarking definidos y expresados claramente.
Un entendimiento claro y extenso de la forma de trabajo propia entendido como la base para comparar con las mejores prácticas en la industria.
Voluntad para modificar y adaptarse a través de los descubrimientos de Benchmarking.
Darse cuenta de que la competencia está cambiando y que es necesario anticiparse.
Voluntad para compartir los informaciones con los socios de Benchmarking.
Enfocar el Benchmarking primero a los procesos óptimos en la industria y luego aplicarlo.
Un grupo de empresas principales y su mejor funcionamiento que son líderes reconocidos.
Apoyo al proceso de Benchmarking.
Estar abierto a ideas nuevas con creatividad y aplicar innovaciones a procesos actuales.
Conclusiones justificadas por datos recogidos durante el proyecto.
Un esfuerzo continuo de Benchmarking.
La institucionalización del Benchmarking.

Niveles de Benchmarking

A la hora de buscar los modelos a imitar, se pueden encontrar cinco posibles aproximaciones o niveles de Benchmarking:

Interno: Se lleva a cabo dentro de la propia empresa. Quizás existen departamentos propios que podrían ofrecer informaciones excelentes. Primero porque tendrían procesos modelo, segundo porque podrían recoger informaciones de clientes o competidores con los cuales tratan y tienen procesos similares. Es el más sencillo de realizar, ya que la información es fácilmente disponible.
Competitivo directamente: La mayoría de las empresas tienen, al menos, un competidor que puede ser considerado como excelente en el proceso que se pretende mejorar. Conseguir que el competidor directo proporcione los datos de interés puede ser una tarea difícil, si no imposible. Este problema puede ser en ocasiones solventado mediante una tercera empresa que actúe de intermediaria.
Competitivo latente: Se trata de empresas que pueden ser mucho más grandes o pequeñas que la nuestra, y por tanto no competir en los mismos mercados. También se consideran las empresas que aún no han entrado en el mercado, pero que presumiblemente lo harán en el futuro.
No competitivo: En ocasiones es posible obtener información a través de empresas que no son competidoras de forma directa, bien sea porque el mercado en el que actúan sea geográficamente distinto, bien porque se trate de un sector industrial diferente. En este último caso el proceso deberá ser adaptado a la particularidad de la empresa. La información será fácilmente accesible.
World Class: Esta aproximación es la más ambiciosa. Implica ver el óptimo reconocido para el proceso considerado – una organización que lo hace mejor que todas las demás

Proceso de Benchmarking

Una vez la empresa se ha decidido a sumergirse en esta técnica es preciso el conocimiento y el compromiso por parte de todos los niveles de la empresa, de que se trata de un proceso continuado y que requiere de constantes puestas al día.

En un primer paso será necesario un análisis exhaustivo del propio proceso, antes de llevar a cabo cualquier contacto con otras empresas. Existen unos factores indicadores del éxito del programa entre los que destacamos:

Compromiso activo por parte de la Dirección.
Definición clara de los objetivos que se persiguen.
Firme convencimiento de aceptar el cambio sugerido por el estudio realizado.
Esfuerzo continuo.

Pedro Palomino Sacristán
Consultor