SEIS PECADOS CAPITALES QUE COMETEN LAS STARTUPS CUANDO TRABAJAN EN NUEVOS PRODUCTOS

No se puede desarrollar y lanzar uno hasta entender a quién se está vendiendo y por qué un cliente nos va a comprar.

La mayoría de empresas que decidieron presentar un nuevo producto en el mercado hasta el año 2000 utilizaron alguna variante del modelo de gestión de productos, ideado a principios del siglo XX para el desarrollo industrial, que el sector de los productos de consumo lo adoptó en la década de 1950, luego se extendió al sector de la tecnología en el último cuarto de siglo, y allí se consolidó como una parte integral de la cultura de las startups”, relatan Steve Blank y Bob Dorf, autores de El manual del emprendedor.

Según estos expertos, este modelo de gestión de productos traza el camino que va desde que surge la idea (el concepto), pasa por su desarrollo, de ahí a las pruebas con los clientes (test alfa / beta) “y, utilizando la información de estas pruebas iniciales, los ingenieros de producto corrigen errores técnicos hasta la fecha de lanzamiento del producto y del primer envío a los clientes. Este modelo de introducción de nuevos productos es una buena opción para una empresa ya existente, donde se conoce a los clientes, las características del producto pueden anticiparse, el mercado está bien definido y se entiende cómo competir”.

Sólo unas pocas startups, sostienen estos expertos, cumplen con esos conocimientos. “Es más, pocas saben quiénes son sus clientes. Sin embargo, muchas insisten en utilizar este modelo no sólo para gestionar el desarrollo de productos, sino como una hoja de ruta para buscar clientes y establecer el calendario para la puesta en marcha de los planes de ventas, lanzamiento e ingresos”.

Así, en el caso de nuevos productos, este plan no es válido como hoja de ruta porque tanto el producto como el cliente son desconocidos.

Blank y Dorf enumeran los seis pecados capitales que cometen muchas startups cuando se proponen trabajar en el desarrollo y lanzamiento de nuevos productos:

  1. Suponer que ‘sé lo que quiere el cliente’

“Existe la creencia irrefutable del creador del negocio que él conoce quiénes serán los clientes, qué necesitarán y cómo vendérselo. Pero, el primer día en una startup no hay clientes y que, a menos que el emprendedor sea un experto y domine verdaderamente el mercado, sólo puede realizar suposiciones sobre el cliente, el problema y el modelo de negocio”. Sin embargo, lo más habitual es que esos creadores de negocio “creen que esos supuestos sobre el modelo de negocio son hechos comprobados y ello los lanza a diseñar un producto y a gastar dinero para producirlo en una carrera por generar cuanto antes el primer envío a los clientes y todo eso antes de hablar con un sólo cliente”. Se lucha contra ese ‘pecado’ “transformando las hipótesis o supuestos en hechos tan pronto como sea posible, saliendo a la calle, preguntando a los clientes si las hipótesis son correctas para cambiar rápidamente aquellas que estuvieran equivocadas”.

  1. Creer que ‘sé qué características debe tener el producto’

Este segundo error viene derivado del anterior. Así, “los emprendedores, suponiendo que conocen a sus clientes, asumen que conocen todas las funciones que éstos necesitan”. Con esa mentalidad, “especifican, diseñan y construyen un producto con todas las características sin salir de la oficina. Sin embargo, sin un contacto directo y continuo con el cliente, no se sabe si las características de ese producto serán de interés para los clientes. Arreglar los fallos inevitables después de producir y enviar todo el producto es costoso y una pérdida de tiempo, y puede ser fatal, pues la posibilidad de dejar obsoleto al producto desde su lanzamiento es muy alta. Pero, aún a menudo se genera un enorme derroche de ingeniería, con cientos de horas de trabajo desperdiciadas o con un montón de código cortado y tirado por los suelos, cuando los clientes dicen que las nuevas características no les interesan”.

  1. Concentrarse en la fecha de lanzamiento

“El modelo tradicional de introducción de productos hace que ingeniería, comercial y marketing se concentren en la importantísima e inamovible fecha de lanzamiento. Ni la dirección ni los inversores toleran ‘equivocaciones’ que den lugar a retrasos. Todos están orientados a terminar como sea el producto inicial, y eso sí, con los fallos mínimos”. Esa situación, probablemente, llevará al desastre tarde o temprano. “Centrarse sólo en el lanzamiento tras seguir la estrategia de ‘apunten y disparen’ y que pasa por alto el proceso de descubrimiento de clientes, por lo general, termina siendo un error fundamental y fatal. Es natural querer sacar cuanto antes un producto al mercado y venderlo, pero eso no se puede hacer hasta que la empresa entienda a quién se está vendiendo y por qué un cliente nos va a comprar”.

  1. Énfasis en la ejecución en lugar de ‘hipótesis, pruebas, aprendizaje e iteración’

“La cultura de las startups destaca que hay que ‘hacerlo y hacerlo rápido’, así que es normal que los responsables de los departamentos de ingeniería, comercial y marketing crean que se los contrata por lo que saben hacer y no por lo que pueden aprender. Suponen que su experiencia es relevante para el nuevo producto y que lo único que hay que hacer es poner ese conocimiento a trabajar y gestionar la ejecución igual que lo hicieron en ocasiones anteriores”. Por esos, las startups necesitan operar en modo ‘búsqueda’ “cuando ponen a prueba y validan cada una de sus hipótesis iniciales. Aprenden de los resultados de cada prueba, refinan la hipótesis y prueban de nuevo todo en busca de un modelo de negocio repetible, escalable y rentable”.

  1. Suponer que se va a alcanzar el éxito lleva a la expansión prematura

“El plan de negocio, su previsión de ingresos y el modelo de introducción de productos suponen que cada paso que se da en una startup lleva sin errores, ni problemas al siguiente. El modelo deja poco margen para errores, aprendizaje, iteración u opiniones de los usuarios. Nada indica: ‘Detené o retrasá las contrataciones hasta comprender a los clientes’ o ‘Pausa para procesar las opiniones de los clientes’. Incluso los directivos más experimentados se ven presionados para contratar personal según el plan, independientemente de los avances. Y esto lleva al siguiente desastre de una startup: una expansión prematura. La contratación y el gasto deben incrementarse sólo después de que las ventas y el marketing se hayan convertido en procesos predecibles, repetitivos y ampliables, no cuando el plan dice que están programados o cuando se ha firmado la cuenta o se han cerrado algunas ventas”.

  1. Gestionar emergencias (‘apagar fuegos’) lleva a una espiral de muerte

“Ningún plan de negocio sobrevive al primer contacto con los clientes. Los supuestos de un plan de negocio son [suelen ser] un conjunto de hipótesis pendientes de comprobación. Así, cuando llegan los resultados reales es cuando nos podemos enterar de que, por ejemplo, los supuestos del plan de ingresos estaban equivocados”.

Fuente: https://www.emprendedores.es/gestion/a79142/pecados-capitales-startups-desarrollo-nuevos-productos-clientes/

TÉCNICAS PARA DETECTAR IDEAS INNOVADORAS

He encontrado en el link de abajo la siguiente nota: 34 técnicas para detectar ideas realmente innovadoras. Voy a seleccionar algunas de esas técnicas, escritas para España, en más de un posteo, con alguna adaptación, aunque sea formal, a Argentina. Comenzaré con estas seis:

https://www.emprendedores.es/gestion/a77493/tecnicas-detectar-ideas-innovadoras/

POR PILAR ALCÁZAR MOLERO

18/04/2018

1) INSPIRÁTE EN MODELOS TRADICIONALES

La empresa Certest Biotec creó una gran variedad de tests de autodiagnóstico inspirados en el de embarazo. Así, con los kits que empezó a comercializar esta firma cualquiera podía hacerse su propia prueba y conocer si tiene alguna afección digestiva o respiratoria sin necesidad de acudir al médico. Una idea muy parecida es la que desarrollaron los responsables de la empresa MyGen para realizar pruebas de parentesco y ADN, veterinaria y controles sanitarios sin necesidad de pasar por un laboratorio.

2) OFRECÉ UN VALOR AGREGADO

La cadena de fruterías gallega Frutas Nieves logró desmarcarse de su competencia con productos de valor agregado, como jugos de fruta recién exprimidos, ensaladas y sándwiches elaborados con ingredientes de alta calidad. Con esta oferta, la frutería ofrecía unos productos propios de los bares y restaurantes, pero a un precio inferior lo que lo convirtió en un valor agregado atractivo para sus clientes.

3) ADAPTÁ IDEAS DE AFUERA

Puedes encontrar buenas ideas en otras ciudades fuera de tu territorio o en países de nuestro entorno. Una opción, en este último caso, que suele dar modelos más revolucionarios, aunque también a veces resultarán más difíciles de adaptar.

4) COCREAR CON LOS CLIENTES

“La cocreación es una forma de desarrollar ideas que cada vez se utiliza más en el mundo de la empresa. Se trata de implicar al consumidor en el desarrollo de productos y en la producción de ideas que pueden dar lugar a ventajas competitivas e incremento de los beneficios. Nosotros lo utilizamos para identificar oportunidades y para producir nuevas ideas”, explicaba Reggy de Feniks. La clave está en conseguir la complicidad del cliente, a cambio de algo, o incluso de nada. Todo depende del nivel de implicación que pueda conseguir una marca con sus seguidores. ¿Qué se puede pedir a los clientes? Pueden colaborar en el desarrollo de estrategias de comunicación, aportar ideas de mejora para el negocio… incluso crear ellos mismos los productos de la firma.

5) ROMPÉ LOS MOLDES

“Para innovar hay que romper los esquemas tradicionales de pensamiento. Evitar seguir las secuencias lógicas de las cosas buscando respuestas a preguntas provocativas, como ¿por qué no? Por ejemplo, si uno sigue el pensamiento lineal y piensa en una moto siempre la va a asociar con dos ruedas y un vehículo sin techo. Y hemos visto que BMW ha fabricado una moto con techo”, explicaba Borja Martín. “

6) ATENTOS A LA LEGISLACIÓN

La ley obliga muchas veces a transformar cosas que antes parecían inamovibles. O que hasta el momento se habían quedado en simples sugerencias o incentivos para quienes iban por delante de la norma. Muchas veces se trata de negocios que más o menos ya se han intuido y que algunos se han adelantado a explotar. Pero siempre hay oportunidades en un cambio normativo, puesto que una vez que la ley es un hecho, los mercados implicados empiezan a crecer como la espuma.

Algunos ejemplos de ideas que buscaron su oportunidad en mercados incipientes fueron: oportunidades ecológicas. Cuando la ley obligó a las empresas fabricantes de neumáticos a hacerse cargo de la retirada de los que ya estaban fuera de uso, fue una oportunidad que la empresa gallega Reromas supo aprovechar. Hay que ir por delante de la norma. No hay que esperar a que se publique la ley para desarrollar una oportunidad de negocio. Las directivas comunitarias que ya se han desarrollado en otros países también pueden ser una fuente inagotable de inspiración. Valga para ilustrar este caso el ejemplo del uso de las bolsas de plástico que empezaron a gravarse en el entorno europeo mucho antes que en España.

DÓNDE ENCONTRAR PROVEEDORES PARA TU NEGOCIO

Fabricantes, distribuidores, mayoristas… ya tienes una idea de negocio, pero necesitas un proveedor para hacerla realidad. ¿Por dónde empiezas?

Me ha parecido un tema real, y quise plantearlo a través de esta nota que encontré. Aunque se refiere a Europa, y habla de cinco fuentes para encontrar proveedores, pero solo pone cuatro, me pareció que podría resultarles útil a algún emprendedor. Espero que sí.

Dónde encontrar proveedores arroja la escalofriante cifra de 8.440.000 búsquedas en Google en español a diario. Una de las preguntas más habituales que nos llegan a la Redacción de Emprendedores es, precisamente, ésta. Aspirantes a empresarios que quieren entrar en mercados que no conocen y necesitan un fabricante, ingenieros que necesitan validar sus ideas de negocio y diseñar prototipos profesionales y futuros comerciantes online que buscan productos para vender en sus tiendas y necesitan mayoristas, distribuidores o fabricantes.

Éstas son las cinco fuentes más habituales a las que recurren los emprendedores que no tienen experiencia en un sector para encontrar proveedores:

1. Asociaciones sectoriales. Si te vas a plantear una fabricación local o si buscas proveedores locales, el mejor primer paso para un emprendedor es empezar por las asociaciones sectoriales nacionales y locales. Ellos te pueden ayudar a encontrar proveedores y talleres y darte acceso a las personas de contacto.

2. Ingenierías. Cada vez son más las empresas que deciden centrarse en la tareas de valor añadido (diseño, I+D+i, marketing…) y subcontratan el proceso productivo a proveedores especializados. A un emprendedor, después de validar la viabilidad de su idea en su taller, le interesa recurrir a una ingeniería para que le hagan los planos y para que el departamento de prototipado rápido le prepare un prototipo funcional.

3. Proveedores dropshipping. Puedes empezar por echar un vistazo al marketplace B2B BigBuy (www.bigbuy.eu).

4. Mercados online de mayoristas:

(https://www.emprendedores.es/gestion/a57273/donde-encontrar-proveedores-para-idea-producto/)

LA UNCUYO PARTICIPÓ DEL LANZAMIENTO DE MENDOZA TEC

Se trata de un proyecto que propone convertir a la provincia de Mendoza en un centro tecnológico y del conocimiento a escala global. “Apunta a colocar a Mendoza en la economía del conocimiento, aprovechando que somos una provincia con un gran potencial en este sector, con más de 400 empresas trabajando actualmente”.

Para ponerlo en práctica se utilizará un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, consistente en $100 millones de inversión que permitirán, entre otras cosas que en dos años 1000 jóvenes mendocinos desarrollen sus capacidades en programación. Estos jóvenes serán capacitados por especialistas locales y nacionales utilizando una plataforma virtual que les permitirá desarrollar sus potencialidades de programación.

Otro de los puntos que se llevarán a cabo será la firma de convenios con las ocho universidades de Mendoza para que los estudiantes puedan capacitarse en los temas que necesitan las empresas del sector de manera de poder acercar, en lo laboral, la oferta y la demanda.

En la actividad, que se realizó en el salón del Mendoza TIC Parque Tecnológico, edificio administrado por el Instituto de Desarrollo Industrial, Tecnológico y de Servicios (IDITS), participaron por parte de la UNCuyo, el Vicerrector de la Universidad, Ing. Jorge Barón y el Secretario de Extensión y Vinculación, el Lic. Guillermo Cruz.

Respecto del rol que va a cumplir la UNCuyo en este ambicioso proyecto Cruz destacó “Este programa es un tema central desde la Universidad porque es el espacio donde se van a formar y desarrollar los talentos para los futuros proyectos que se generen en esta temática” y además expresó la importancia que tiene Mendoza TEC para el futuro del desarrollo productivo “Esto es una gran oportunidad para Mendoza, es apuntar y potenciar todos los servicios basados en el conocimiento, teniendo la posibilidad de ampliar y complementar la matriz productiva”

Para finalizar la jornada, el Ministro Kerchner junto al Intendente de Godoy Cruz, Tadeo García Zalazar, entregaron kits de robótica a distintas escuelas entre ellas a la Escuela de Comercio Martín Zapata de la UNCuyo

10 RAZONES PARA EMPRENDER POR MANUEL DEL CASTILLO

Normalmente, uno elige notas destacables para proponer a sus seguidores o a la gente en general porque le parecen que hacen aportes interesantes; no es tan común que lo que se encuentre se compruebe en la experiencia personal de manera relevante. Por eso, lo comparto con Uds., solo con algunas correcciones formales.

Que les sea útil.

Parece obvio, y de sentido común, que el desarrollo de emprendedores debe ser una de las palancas fundamentales que nos empuje hacia la salida de la situación de crisis que actualmente estamos viviendo, pero en los cursos y seminarios que habitualmente imparto a empresari@s y directiv@s, en relación con los diferentes aspectos de la gestión empresarial, existe un factor que se repite constantemente como elemento de discusión y debate: ¿emprender es una cuestión de actitud o de aptitud?

En mi experiencia, para poder acometer con garantía de éxito cualquier proyecto emprendedor es necesario desarrollar una actitud y una aptitud adecuadas, y aunque existe abundante literatura sobre el tema, intentaré exponer las diez razones por las que me convertí en emprendedor:

1. TENGO UNA IDEA INNOVADORA

“Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa.” (Mark Twain)

En varias ocasiones he desarrollado “sobre el papel” ideas que pueden contribuir a mejorar la sociedad en la que vivimos, a hacer que la vida sea más llevadera, a “simplificar” la creciente complejidad existente en el desarrollo tecnológico o en el desarrollo de las relaciones humanas.

Emprender es una “vía rápida” para que nuestras ideas sean desarrolladas según nuestras pautas, y valoradas de verdad por los beneficiarios de las mismas, sin depender de la burocracia y la lentitud en la toma de decisiones existentes en las grandes organizaciones.

2. PUEDO CONTRIBUIR A CREAR VALOR

“Quién da pronto, da dos veces.” (Séneca)

No es necesario esperar a que sean los demás quienes desarrollen nuestras ideas, sobre todo si la idea puede ser rentable, sino que podemos poner en marcha un proyecto emprendedor:

  • Definiendo bien cuál es el problema/oportunidad que resuelve nuestra idea
  • Estableciendo claramente qué es lo que queremos hacer para resolver el problema / alcanzar la oportunidad
  • Planificando cómo tenemos que ponerlo en marcha y conseguirlo y a partir de ahí, ¡a ponerse las pilas!

3. ESTOY ESTANCADO: NECESITO DESARROLLARME PROFESIONALMENTE

“Suerte es lo que sucede cuando la preparación y la oportunidad se encuentran y fusionan.” (Voltaire)

No sería yo el primer caso en el que una persona se dedica a su trabajo por cuenta ajena de manera rutinaria, sin motivación, sin satisfacciones personales, sin un horizonte claro para poder decir: “He tenido suerte”.

Y emprender es una buena forma de tener“suerte”, al estilo de Voltaire. Debemos dedicar tiempo a buscar nuestras propias “oportunidades”, y prepararnos adecuadamente para alcanzarlas. Y si no sabemos hacerlo, debemos formarnos, informarnos y/o buscar aliados adecuados.

Afortunadamente hay multitud de organizaciones que intentan promover el espíritu emprendedor (entre ellas mi propia fundación); sólo hay que introducir “emprendedores” en cualquier buscador de Internet.

4. AUNQUE PUEDO FRACASAR, CREO EN MI PROYECTO

“El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia.” (Henry Ford)

Mucha gente cree que fracasar al poner en marcha una iniciativa es, en general, algo tan negativo que no conviene ni siquiera intentarlo. Esta concepción del “fracaso” evita que multitud de personas se interesen por desarrollar el “fracaso en un entorno controlado”, en el que podemos definir los planes y ponerlos a prueba sistemáticamente gestionando adecuadamente los riesgos.

Existen multitud de técnicas y herramientas de gestión a disposición de cualquier persona para desarrollar nuestro proyecto “en un entorno controlado”, intentando convertir un posible “gran fracaso” en “algunos pequeños fracasos”, de los que podemos obtener “lecciones aprendidas”para aprender de ellas y mejorar rápidamente.

Podemos ver algunas herramientas de gestión tecleando en Google, como concepto a buscar: +herramientas  +gestión.

En general, habitualmente hay que lidiar con unos 165 conceptos asociados a la gestión de una organización, y por eso hay que aprender muchas cosas “nuevas” si queremos dominarlos.

Para ayudarnos y orientarnos en esta tarea se han creado algunos “modelos” o guías de gestión, entre los cuáles los más conocidos en España son el modelo EFQM de Excelencia y el modelo iberoamericano de FUNDIBEQ:

5. QUIERO PONER EN VALOR MIS CONOCIMIENTOS Y MI EXPERIENCIA

“Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad.” (Winston Churchill)

Todos tenemos “algo” en lo que somos buenos.

Este “algo” puede estar basado en nuestros conocimientos técnicos, en nuestra capacidad de relación, en nuestra experiencia anterior, en nuestra forma de ver el mundo…

Pero, ¿somos conscientes de nuestras fortalezas y debilidades?

A la hora de emprender es importantísimo identificar, valorar y desarrollar tanto nuestras “fortalezas” como nuestras “debilidades”, porque en ambas se soportará nuestro éxito, y ambas contribuirán a que seamos mejor o peor valorados por nuestros clientes, aliados, familiares, amigos y cualquier otro grupo que pueda tener interés en nuestro proyecto.

Un análisis FODA puede ayudarnos a comenzar con esta tarea, que (por cierto) no acaba nunca…

6. QUIERO SER RESPONSABLE DE MI DESTINO

“Convierte cada paso en una meta, y cada meta en un paso.” (Confucio)

Yo suelo decir siempre a las personas con las que trabajo (unas 500 cada año) que tanto si se quiere poner en marcha una empresa (proyecto empresarial) como si se trata de un proyecto de desarrollo /mejora / innovación (proyecto interno), existen multitud de herramientas de gestión que se pueden utilizar para minimizar los riesgos, pero hay seis aspectos clave que es absolutamente necesario definir y conformar claramente:

  • La “idea” del éxito: qué es lo que se quiere conseguir, sobre la base de qué (producto/servicio) y en qué plazo
  • Los grupos de interés relevantes y el valor que se aporta a cada uno de ellos
  • Los factores de éxito para alcanzar los dos puntos anteriores
  • Los planes y recursos necesarios para dar cobertura a los factores de éxito
  • Los métodos de trabajo para sistematizar el día a día y tenerlo todo controlado
  • El equipo que va a tener la responsabilidad de asegurar el éxito del proyecto

Todos estos aspectos se suelen contemplar en el denominado “plan de negocio”, “plan de empresa” o “plan de proyecto”, del que se pueden encontrar modelos orientativos en cualquier buscador de Internet.

7. NO ESTOY SOLO: PUEDO TRABAJAR EN EQUIPO

“Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas“ (Madre Teresa deCalcuta)

Intentar desarrollar en solitario un proyecto emprendedor es muy arriesgado, sobre todo porque normalmente no se dominan todos los aspectos relevantes de la gestión de una empresa. Por eso, lo mejor es apoyarse en un buen equipo de personas que complementen sus conocimientos, experiencias y competencias.

Asimismo, todo el equipo debe beneficiarse del éxito del proyecto, aunque eso nos lleve a renunciar a un poco de independencia y “soberanía”.

El resultado de un equipo equilibrado siempre es mejor que la suma de los resultados alcanzables por cada uno de sus miembros por separado.

8. NO HACE FALTA SER “PERFECTO”: PUEDO APRENDER DE LOS DEMÁS

“Por definición, cuando se investiga lo desconocido no se sabe lo que se va a encontrar.” (Ley de Murphy)

Trabajar con un equipo, con los clientes, con los proveedores, con los aliados y con cualquier grupo que tenga interés en nuestro proyecto nos permite acceder rápidamente a un montón de conocimientos y experiencias.

Aunque no “lo sepamos todo”, con una actitud adecuada podemos sacar mucho partido a lo que aportan los demás, para ir aprendiendo y mejorando día a día.

Y también podemos compartir ese aprendizaje con los demás, ayudándoles a mejorar.

9. ME MOTIVA CUANDO UN CLIENTE O UN COLABORADOR ME DA LAS GRACIAS

“La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho.” (Jonas Edward Salk)

Es muy reconfortante cuando, más allá de la relación estrictamente mercantil, un cliente (e incluso algún colaborador o un proveedor importante) nos da las gracias por un trabajo bien hecho.

Pero esta situación también provoca no sólo que este cliente (o colaborador, o proveedor) quiera volver a repetir experiencia con nosotros, sino también que nos recomiende a su círculo de contactos.

Este tipo de “marketing positivo” puede desarrollar enormemente las posibilidades de nuestro negocio.

10. QUIERO SERVIR DE EJEMPLO PARA OTR@S

“Triunfan aquellos que:

Saben cuándo luchar y cuándo no.

Saben discernir cuándo utilizar muchas o pocas tropas.

Tienen tropas cuyos rangos superiores e inferiores tienen el mismo objetivo.

Se enfrentan con preparativos a enemigos desprevenidos.

Tienen generales competentes y no limitados por sus gobiernos civiles.

Estas cinco son las maneras de conocer al futuro vencedor. “(Sun-Zu – El Arte de la Guerra)

Cuando alguien se plantea si es conveniente o no iniciar una aventura emprendedora, es mucho más instructivo, educativo y esclarecedor presentarles experiencias prácticas de éxito que simplemente contarles la teoría sobre cómo llegar al éxito, ya que así cada uno puede contrastar con el “emprendedor de éxito de turno” todos los argumentos “pro” y“contra” sobre una base real.

A mí me gustaría poder servir de ejemplo y contrastar mi propia experiencia de éxito con todos aquellos que tengan esta “inquietud emprendedora”, y que cada uno saque sus conclusiones…

(https://www.emprenderalia.com/10-razones-para-emprender-por-manuel-del-castillo)