Comparto con uds. cuatro llamas: fe, amor, paz, y esperanza, que es la que no se apaga nunca (y que no debemos dejar que se apague, aun en los peores momentos), y permite volver a prender a las otras. Que brillen siempre en sus vidas y en sus proyectos emprendedores.

Profesor Adolfo Ariza

Kusca (Juntos)