En el Diario Los Andes de hoy, Thomas L. Friedman (Olvídense de Trump y descubran el mundo) habla de su necesidad de no ocuparse más del Presidente de los EEUU y de sus barbaridades, y que, para ello, decidió irse lejos “En esta ocasión fui a la India, donde aprendí un montón de cosas que no sabía: descubrí un país que está tratando de dejar atrás la pobreza y alcanzar a China al comprometerse con una rápida digitalización de toda su economía y red eléctrica.

Sí, mientras nuestro presidente (Trump) ha estado ocupado jugando golf, tuiteando sobre LaVar Ball y ejerciendo presión por un plan fiscal en el que se aprobará cualquier cosa, China ha estado ocupada creando una sociedad libre de efectivo, donde la gente puede pagar muchas cosas ahora con sólo deslizar una opción en su celular -hasta regalar dinero a los mendigos- o incluso comprar cosas en las máquinas expendedoras sólo mediante reconocimiento facial, y la India está tratando de seguir su ejemplo.

Éstas son grandes tendencias y, en un mundo en el que los datos son el nuevo petróleo, China e India están creando, cada una por su cuenta, enormes conjuntos de datos digitalizados que sus innovadores están usando para escribir todo tipo de aplicaciones interoperables: nuevas formas baratas de educación, seguros médicos, entretenimiento, banca y finanzas. ()

Nilekani y su esposa, Rohini, han construido una fundación, EkStep, con el fin de crear aplicaciones educativas móviles para ayudar a los padres, los maestros y los estudiantes -armados solo con teléfonos celulares- a aprender más rápido, con ayuda de estas nuevas redes digitales. ()

Se están creando innovaciones similares en la energía, según explicó Mahesh Kolli, presidente de Greenko, el proveedor de energía renovable más grande en la India. Acaba de construir el proyecto solar más grande del mundo: que cuenta con un campo de 2.752 kilómetros cuadrados de paneles solares que generan 800 megawatts, los cuales proveen energía a más de 600.000 hogares en el Estado de Andhra Pradesh. Se está trabajando en dos campos similares más, todos conectados a la red nacional.

Ahora no se están construyendo plantas de carbón ni gas nuevas en la India”, añadió, “y no se debe a los reglamentos sino a que la energía solar, eólica e hidráulica ahora pueden competir con las plantas de carbón sin subsidios”.”

Extrapolando esta nota de la situación norteamericana, tiene elementos válidos para nosotros, en Argentina. Es cierto que durante la gestión política anterior hubo proyectos de apoyo al Desarrollo Emprendedor desde el Estado argentino (desde el Área de Vinculación participé en muchas actividades muy buenas, y que dejaron emprendimientos activos); pero también es cierto que, aunque ha habido cambios de criterio y de políticas concretas, hoy hay alternativas para estos desarrollos. Sin embargo, lo anterior es el rasgo que quiero destacar: la falta de una Política de Estado que no esté sujeta a los criterios -y aun al humor- del Gobierno de turno, y eso para el emprendedurismo en general, sobre todo el de base tecnológica, es un  problema casi sin solución.

Se podrán observar elementos negativos (la disminución de los recursos presupuestarios a Ciencia y Técnica) y positivos (incremento de los proyectos para integrar nuevas fuentes de energías limpias al Sistema energético Nacional), pero no cambia la situación general: no tenemos una Política de Estado para el emprendedurismo, como no la habíamos tenido antes, más allá de épocas mejores y peores.

¿Entonces por qué el título de la entrada? Porque creo que, a pesar de todo, debemos intentar crear y desarrollar nuevas empresas, sin esperar que se concrete una mejor situación general, ya que -y los que han desarrollado empresas lo saben, porque es su experiencia- las buenas ideas proyecto o emprendimientos son una luz que se enciende más allá de la situación: contexto favorable, crisis, presencia de dinero o ausencia, buenos o malos momentos personales.

Todos los días nos enteramos de la aparición de nuevas aplicaciones informáticas para el manejo de datos, incluso producidas por chicos de secundaria, y Mendoza es un buen lugar para este tipo de desarrollos: hay una masa crítica importante de capacidad, conocimientos y experiencia. Sería importante para el sector agrícola, que debe mejorar su competividad necesariamente, que haya más aplicaciones para esto, y que no queden reservados para los grandes capitales corporativos que se están quedando con los Mercados.

Están también los temas biotecnológicos. La Provincia va a tener un Parque Biotecnológico y de Energías Renovables, producto de un largo y arduo trabajo del Área de Vinculación de la UNCuyo en conjunto con el Gobierno de Mendoza, que destinó parte del préstamo que el BID le dio para la finalización del Perilago del Dique Potrerillos, para la construcción de su primer módulo, frente a la Facultad de Ciencias Agrarias en Luján. Allí se podrán albergar proyectos emprendedores sobre estos temas.

La Empresa Provincial de Energía (EMESA) también podría apoyar proyectos de energías renovables. Se pueden hacer acuerdos con otras Universidades Nacionales para capacitarse. Se puede viajar para aprender lo que está haciendo en otros lugares.

Conclusión: los invito a pensar y proponer proyectos emprendedores sobre estos temas, y los que a ustedes les parezca oportuno. Pongo a su disposición el sitio de Kusca para apoyarlos, como así también todo lo que he aprendido en mi trabajo en la UNCuyo, y las relaciones y contactos que me dejó esa actividad.

También les pido que propongan ideas para llevar a cabo. El año que viene, desde Kusca, concretaremos algunas actividades de encuentro y formación emprendedora, pero, seguramente, el aporte de quienes están interesados en estos temas permitirá acciones mejores.