Este es un tema central para que nazcan empresas exitosas. Está claro que tiene que ver, fundamentalmente, con un don natural: la creatividad, en su vertiente de imaginar que algún elemento o actividad puede servir para solucionar una necesidad de la sociedad, o crear un interés en algo que todavía no existe. Conozco gente así, y muchos no tienen vocación emprendedora, con lo que varias de estas ideas se pierden sin concretarse.

De todos modos, hay espacios que favorecen que aparezcan estas ideas que llamamos proyecto, en la jerga de la incubación o desarrollo de empresas.

Nuevas tendencias tecnológicas

En este espacio (hay que fijarse en Programas o Revistas de difusión, por ejemplo, además de nuestros ámbitos naturales) muchas veces se pueden encontrar ideas que logren llamar la atención del público y contribuyan al progreso de la sociedad.

Nuevas necesidades de la Sociedad

Este un ámbito que ofrece, para el que sabe mirar, demandas de productos o servicios que no son cubiertos por lo que hay en el Mercado, o ya no son satisfechos por lo que hay en él. Es un espacio muy dinámico, e incluso pueden ser demandas de no demasiada duración (un rasgo contemporáneo, por lo demás)

Demandas sectoriales

En esto nos estamos refiriendo a segmentos sociales o etarios (la prolongación de la expectativa de vida es un buen ejemplo), o comunidades de extranjeros, o de una población específica, como podría ser un pueblo de montaña. La afluencia de turismo nacional o extranjero es también un sector muy interesante, aunque muy dinámico. Es un buen ejercicio estar atento a estas diferenciaciones.

Participación en actividades de fomento emprendedor

Charlas, lanzamientos de productos, actividades académicas, son lugares que nos pueden dar ideas interesantes, o tal vez mejor, conocer a personas que potencialmente pueden participar de proyectos emprendedores. Este es un elemento muy importante y no es fácil de cubrir en los ámbitos comunes en que nos movemos.

Negocios ya en funcionamiento

Esta posibilidad es más común de lo que podría creerse. Hay emprendimientos interesantes que quedan disponibles porque sus responsables quieren desprenderse de ellos, ya sea por situaciones personales, o por necesidades financieras que no pueden cubrir. Lo que sí hay que estudiarlos bien, ver sus flujos de capital, el costo de  los insumos, o de la logística, la papelería, a ver si está en regla, los competidores, para saber cómo encaran su empresa, etc.

Hay que estar atento a todo cuánto nos rodea para visualizar oportunidades de negocio o aplicaciones de actividades de otras partes que puedan ser exitosas en nuestro espacio.