Es un tema novedoso e interesante, pero como en la mayoría de las cosas de la vida, el PARA QUÉ es la clave.

 

LAS LEYENDAS Y REALIDADES DE LOS “TEAM BUILDING”

https://www.grandespymes.com.ar/2019/09/11/las-leyendas-y-realidades-de-los-team-building/

Existen empresas que creen que los “Team Buildings” (dinámicas de construcción de equipo) son la fórmula mágica. Pero ¿Qué garantiza su éxito? ¿Por qué a veces no funcionan?

“Ponerse la camiseta”, “Dinámicas de integración” y “Unión de equipo” son frases coloquiales que se oyen en todas las empresas, las necesidades, objetivos o metas de una organización pueden ser muchas. Pero ¿Qué ganancias o posibilidades reales generan las actividades de “Team Building”? Estas y otras respuestas tenemos para ti.

Es claro para todos que la construcción del equipo es clave para que las empresas conquisten las metas deseadas. No obstante, los “Team Buildings” no siempre funcionan como queremos ¿Por qué sucede esto?

Rompiendo Mitos: Trabajar dos, tres o cuatro horas en labores de integración no hará que tus empleados se integren realmente, pues, como muchas veces vemos, estos esfuerzos se difuminan con el paso del tiempo.

¿Qué hace que si suceda?: Los planes robustos tras fijar las necesidades de los equipos, el establecimiento de objetivos y el trabajo constante, además de una labor de seguimiento para conseguir ritmo, consiguiente un cambio organizacional completo y complejo en la forma en la que se conciben las actividades de la organización a partir de sus miembros.

¿Cómo conseguirlo? No hay más que definir en el plan general acciones recurrentes a nivel organizacional. Acciones que promuevan la integración en muchos momentos, no sólo cuando el coach lo aplique, o cuando “toque” irnos fuera de la oficina.

Algo que se puede buscar para incentivar más la conexión entre diferentes miembros de la organización, son actividades recurrentes “afterwork” o integración en pequeños breaks laborales. Pero todo dependerá de:

  • Un correcto diagnóstico
  • Un correcto planteamiento de los objetivos a conseguir
  • Una correcta selección de los procesos de aprendizaje en las actividades
  • Una apropiación de las nuevas formas de ser y hacer tras lo aprendido

Dependiendo los objetivos que se hayan detectado en el diagnóstico, podemos buscar la integración de ciertas personas o áreas. Estimular o hacer que aprendan nuevas formas de trabajar en equipo, de conectarse o de concebirse a sí mismos y al entorno.

Existen muchas formas de estimular el compañerismo, pero realizar desayunos, celebrar cumpleaños, y reconocer a los individuos o las áreas, no siempre funcionará si esta actividad no cumple una función específica. Para ello resulta clave el diagnóstico.

¿Cómo realizar un correcto diagnóstico?

Sabemos que los especialistas nos podrán ayudar con la implementación de entrevistas, cuestionarios y comprensión de la problemática desde una visión externa; pero es importante que los propios gerentes y directivos puedan generar la confianza en sus empleados para que ellos mismos escalen y comuniquen diversas problemáticas organizacionales. Recuerda que el mejor diagnóstico siempre se realiza en conjunto.

No siempre convendrá realizar dinámicas complejas a muchos miembros de la organización si en el organigrama se ha detectado que el problema está dado entre dos o tres personas. Cuestión que muchas veces sucede en las organizaciones. Para ello es importante generar actividades de comunicación asertiva entre las partes, comunicar las necesidades y balances de las partes y unificar criterios, llegando a la comprensión de la importancia del trabajo en equipo antes de someter a muchos más miembros de la organización a actividades que no necesariamente serían para ellos. En estos casos es mejor una intervención que un “Team Building”.

¿Cuándo si hacerlos?

Los team buildings funcionan muy bien cuando:

  • Se ha detectado que un número importante de los miembros de una organización desconoce lo que otros hacen en la misma.
  • Cuando se ha detectado que muchos de ellos, requieren de un aprendizaje general, respecto a liderazgo, motivación, y trabajo en equipo.
  • Cuando las personas no construyen relaciones interpersonales con facilidad dentro de la organización y los ambientes son fríos en la misma.
  • Cuando se requiere generar apego a la organización, y ponerles la camiseta.
  • Cuando las labores cotidianas generan climas laborales ríspidos.
  • Cuando existen reestructuras en la organización y entra personal nuevo a la misma.

No siempre un Team Building ayudará, si el proceso de comprensión de las dinámicas no tiene una utilidad o funcionalidad directa con quienes la realicen.

Resaltar la comunicación es lo primero que debe hacer toda actividad de “Team Building” cuando la retroalimentación y el aprendizaje no lo da el propio equipo, y no existe una respuesta verdadera a favor de las dinámicas, es muy importante comprender que la intención de realizar distintos tipos de dinámicas lúdicas es aprender y conectar a los miembros del equipo, con una finalidad específica.

El reconocimiento de las partes que conforman las dinámicas siempre debe ser resaltado por quien guía las mismas. No obstante, la retroalimentación será guiada para que quienes las realizaron lo comuniquen.

Buscar la motivación constante de los miembros de las áreas, es una labor ardua, y no para hacerse en unas cuantas horas. Es mejor planear algo para consolidarlo en el mediano plazo (6 o 12 meses), que dedicar sólo una o dos actividades al año, de este estilo.

¿Cuándo no hacerlas?

Si la estructura de las dinámicas no genera a nivel procesal impacto en los asistentes, es mejor no realizarlas, es más importante el proceso de aprendizaje que la dinámica en sí, de ahí que en muchos casos las dinámicas sean semejantes a lo que sucede en una organización.

Si estas están desconectadas del tipo de problemáticas que presenta la organización o el área, no habrá un cambio significativo.

De nada me sirve generar integración sólo por generarla, si el proceso de aprendizaje no se relaciona directamente con la comprensión de los procesos de acción entre los integrantes.

Claro que los Team Buildings funcionan, pero sólo cuando hay un ¿para qué? No se te olvide.

 

Fuente: https://www.forbes.com.mx/las-leyendas-y-realidades-de-los-team-building/