https://www.grandespymes.com.ar/2022/03/11/que-diferencia-a-una-startup-de-una-pyme/

Hay muchas ideas rodeando a la idea de startup. Algunas personas relacionan este término con Silicon Valley, el lugar de Estados Unidos donde surgieron empresas como Google o Facebook (hoy Meta), mientras que otros lo vinculan también con el ecosistema emprendedor argentino, de donde surgieron ya una decena de empresas “unicornio”, que alcanzan valuaciones de más de mil millones de dólares.

Claro que también hay otras personas que no pueden comprender cómo una compañía pequeña puede valer más de mil millones de dólares, y que relacionan las startups generalmente solo con firmas tecnológicas que irrumpen en el mercado con algo completamente desconocido hasta el momento.

Pero hay particularidades que definen a las startups: no lo es estrictamente todo negocio nuevo ni toda empresa “pequeña” (en cantidad de empleados, de volumen de mercado, etc.).

A continuación, te damos algunas pistas para que puedas reconocer una startup cuando la veas y también para iniciar una propia si es lo que deseás.

¿Qué es una startup?

Qué es una startup y cómo reconocerla

En principio, como su nombre lo indica, una startup es una empresa que está en sus inicios. “Start” en inglés significa comienzo, principio, etc. A la vez, “up” significa “arriba”, por lo que el término hace referencia a algo que se está levantando desde los inicios, desde cero.

Si el nombre mismo ata a las startups a ser compañías relativamente nuevas, ¿cómo se define cuándo una firma deja de ser una startup? No hay un criterio unificado y tajante al respecto.

Por caso, la red social profesional LinkedIn, al lanzar en 2021 su ranking de Top Startups de Argentina, definió que incluiría empresas más jóvenes de siete años. Pero en otros mercados más desarrollados y en donde las empresas pueden crecer más rápidamente, el mismo ranking impone un límite de cinco años.

De la misma manera,

  • ¿todas las startups deben ser pequeñas compañías?
  • ¿cuándo crecen demasiado en ventas, volúmen, cantidad de empleados, dejan de llamarse así?

Por el momento, no hay definiciones sobre ello que impidan llamar startup a una empresa nueva que sea ya relativamente grande.

Así las cosas, no siempre que vemos un nuevo negocio o emprendimiento lo consideramos una startup. Nadie llamaría seriamente startup a un kiosko nuevo en el barrio, ¿verdad? Tampoco lo harían con un nuevo shopping center.

Las startups suelen surgir de una idea, producto, prototipo o modelo de negocio nuevo a validar en el mercado, que cuenta con un plan, uno o más fundadores, que van atravesando distintas etapas para volver su emprendimiento una realidad.

¿Qué diferencias hay entre una startup y una pequeña o mediana empresa (Pyme)?

También para tener claro qué es una startup hay que conocer qué la diferencia de una pequeña y mediana empresa (Pyme).

Hablar de una startup trae, de forma inmediata, la sensación de estar planeando un proyecto más moderno. Técnicamente, este tipo de organizaciones se relaciona con empresas emergentes que tienen una fuerte relación con la tecnología, con ideas innovadoras y que sobresalen en el mercado.

Otra característica que las identifica es que se trata de una organización humana con gran capacidad de cambio, con productos altamente requeridos por el mercado, y con un diseño y forma de comercialización que está orientado completamente al cliente.

En general, estos modelos también cumplen con características básicas de orden y trato entre las personas, ya que cada uno se evalúa por mérito, no por quien es el dueño de la idea; no lo consideran un trabajo, sino una misión, y es un deseo que siempre se quiso alcanzar.

Por su parte, una Pyme es un tipo de organización que se caracteriza por ser más formal y estructurada que una startup. Incluso, desde el punto de vista legal e impositivo, debe cumplir con varios requisitos.

Por ejemplo, para la Administración Federal de Ingresos Públicos –AFIP- una Pyme es una compañía que realiza sus actividades en el país, en algunos de los sectores que pueden ser comercial, de servicios, industria, minería, o agropecuario.

Una Pyme tiene una estructura más vertical y organizada que una startup.

Puede estar integrada por varias personas, número que varía según el tipo de actividad, y también se miden sus ventas totales anuales en pesos, las cuales no pueden superar los montos establecidos según su categoría.

Hay que tener en cuenta que la concepción de la Pyme varía de acuerdo al país. En la Argentina está ligada a las ventas anuales y el rubro, pero en otros mercados depende exclusivamente de la cantidad de empleados.

Diferencias esenciales entre Pyme y startup

Por encima de los conceptos formales donde se encuadran estos modelos, para diferenciar una startup de una Pyme hay que ir más allá.

Tiempo

La primera, está muy ligada a los negocios en la era digital, pero también se trata de una medida de tiempo.

“Startup es una gran empresa en su etapa temprana; a diferencia de una Pyme, se basa en un negocio que será escalable más rápida y fácilmente, haciendo uso de tecnologías digitales”, dicen los expertos en nuevos negocios.

Escalabilidad

La escalabilidad, que tiene que ver con el potencial de la empresa, es el segundo aspecto fundamental de una startup, y para lograrlo, se debe integrar tecnología que permita distribuir el producto.

Crecimiento exponencial

Ahí aparece la tercera cualidad: crecimiento exponencial. Los ingresos crecen mucho más rápido que los gastos de la compañía y esto, normalmente, se logra a través de la tecnología.

Cuándo se habla de una PYME la evolución es diferente. En la Argentina, en primer lugar, se debe registrar en la AFIP y se establecen categorías que dependen, tal como se explicó, de las ventas totales anuales, la actividad declarada, el valor de los activos o la cantidad de empleados según rubro o sector de la empresa.

Luego, cada una de estas características la posicionará como microempresa, pequeña empresa o mediana empresa, y la cantidad de personal que pueden tener a cargo dependerá del rubro o actividad, con un mínimo que arranca en 12 personas y un máximo de 655 (rige solo para minería), ya que en cualquier negocio no supera las 250 personas.

Cómo dar el puntapié inicial y llegar a tener tu propia startup

En rigor, no hay una sola manera de iniciar una startup. Generalmente todo empieza con una idea original con la cual el emprendedor se apasiona y obsesiona, y desarrolla en su mente hasta intentar convertirla en realidad.

Una startup puede surgir de un prototipo de producto, de un servicio disruptivo, de un modelo de negocio distinto al que está en el mercado. Siempre tiene algún componente de innovación, aunque sea muchas veces simplemente hacer en un mercado algo que ya se hace con éxito en otros.

Luego, es importante conseguir financiamiento para una inversión inicial. Siempre es mejor que sea de fondos propios, para mantener el “ownership” total de la startup, sobre todo en el caso en que luego se busquen socios capitalistas a cambio de equity.

Pero un crédito o préstamo personal, o más frecuentemente aún, préstamos de familiares y amigos que confíen en el proyecto, son una buena manera de empezar.

Cómo posicionar la marca de una startup

Una vez en el mercado, ¿cómo hace una startup o emprendimiento para fortalecerse como marca en un contexto cada vez más competitivo? Hoy cada vez más se compite por pequeñas porciones de mercados y la clave es saber diferenciarse agregando valor en lo que hacemos.

La clave está no sólo crear una marca y un propósito de marca a partir de nuestro modelo de negocio, sino tener claro nuestro posicionamiento de marca a la hora de hablar de ella.

En 1969, un experto en marketing llamado Jack Trout introdujo el concepto de posicionamiento de marca en el mundo y unos años más tarde, él y Al Ries escribieron el libro fundamental, Positioning: The Battle for Your Mind, y el resto es historia.

Hoy, casi medio siglo después, el concepto de posicionamiento es tan relevante para las empresas, y probablemente más que en aquel momento por que las personas tienen una amplia variedad de marcas para elegir gracias a Internet, no sólo localmente sino globalmente.

Ries y Trout definen el posicionamiento como “un sistema organizado para encontrar una ventana en la mente. Se basa en el concepto de que la comunicación solo puede tener lugar en el momento adecuado y en las circunstancias adecuadas”.

El posicionamiento de marca permite a una empresa diferenciarse de sus competidores. Esta diferenciación ayuda a aumentar el conocimiento de la marca, comunicar valor y justificar los precios, todo lo cual tiene un impacto en el resultado final.

Pero no todas las estrategias de posicionamiento de marca son similares ni tienen el mismo objetivo. Dependiendo de su producto, servicio e industria, sus posicionamientos variarán. Para abordar una estrategia inicial, repasamos algunas estrategias de posicionamiento comunes que pueden servir como referencia.

Tipos de estrategias de posicionamiento de marca

Hay muchos tipos: servicio al cliente; basada en la conveniencia; en precios; en la calidad; y en estrategia de diferenciación.

Servicio al cliente

El beneficio más tangible de esta estrategia es que un excelente servicio al cliente puede justificar y justificará un precio más alto. Los productos de Apple, por ejemplo, tienen un precio muy alto, pero el equipo de soporte es amable y responde rápidamente.

Estas interacciones de servicio también son una parte integral de la promesa de marca, ya que un cliente inicialmente insatisfecho puede convertirse en un promotor si tiene una gran experiencia de servicio.

Es importante ser coherentes: si prometen un excelente servicio al cliente, pero no lo entregan, generará críticas negativas, quejas y reclamos en las redes sociales e incluso denuncias en Defensa al Consumidor. Es importante capacitar al equipo con el software de servicio al cliente adecuado para cumplir la promesa de la startup.

Basada en la conveniencia

Esta estrategia de posicionamiento se basa en la conveniencia de un producto o servicio más conveniente de usar que el de la competencia. Esta conveniencia puede basarse en la ubicación, la facilidad de uso, la amplia accesibilidad, el soporte de múltiples plataformas y más. La conveniencia también puede deberse al diseño del producto.

Basada en precios

Posicionar tu producto como el más barato del mercado, sin duda generarás una gran base de clientes, porque a nadie le gusta gastar más de lo necesario. Ofrecer el precio más bajo es una manera fácil de atraer a los clientes potenciales para que adquieran la marca de la startup.

La única limitación es que un precio más bajo puede significar una menor calidad de producción, incluso si ese no es el caso. También puede iniciar una guerra de precios, aunque eso solo se aplicará en ciertas industrias, como por ejemplo el de los viajes aéreos.

Basada en la calidad

Las marcas implementan esta estrategia cuando desean enfatizar la calidad de su producto. A menudo, esta calidad supone un costo superior. La calidad de un producto se puede demostrar a través de una fabricación excepcional, producción en lotes pequeños, materiales de alta calidad e incluso prácticas sostenibles que hacen que su producción sea más costosa.

Estrategia de diferenciación

Una estrategia de posicionamiento de diferenciación se basa en la singularidad o las cualidades innovadoras de un producto en comparación con la competencia tradicional. Tesla es un gran ejemplo: antes de que existieran los vehículos Tesla, no había un vehículo completamente eléctrico como atractivo disponible para la compra.

Esta estrategia apunta a los consumidores que valoran la innovación, quienes se sentirán atraídos por su marca y producto. La única limitación potencial es que el público podría desanimarse por la falta de historial de uso. Un producto completamente nuevo, necesita que la marca proporcione demostraciones de cómo funciona la nueva tecnología o producto.

Lo importante es que a la hora de posicionar la marca de tu startup elijas la estrategia correcta y más adecuada para que tu producto o servicio sea un éxito, y que la marca sea recordable de manera que todas las personas que entren en contacto con ella puedan tenerla en mente.

 

Fuente https://www.iprofesional.com/management/354376-que-es-una-startup-y-como-empezar-una