Matthew Luhn, ex guionista de Pixar, que, actualmente se desempeña como consultor de grandes compañías como Google, Netflix, Tesla y Adidas, opina: “La conexión emocional es clave para llegar al cliente”.

Es cierto, y nos damos cuenta cuando vemos en acción a un buen vendedor, de esos que nos hacen decir que le venden helados a los pingüinos. Recurren a todo tipo de argumentos y tretas, incluso con golpes bajos, para convencernos de que compremos algo. Pensemos que hoy, la mayoría de las promociones, sobre todo de las franquicias internacionales, está destinada a que compremos cosas que, en general, no necesitamos. Para eso se apela más a las emociones primarias de la parte más primitiva de nuestro cerebro, que a su capacidad racional y de análisis. Se gastan enormes cantidades de dinero en propaganda para esto, incluso más, a veces, que en mejorar los productos o servicios, o sobre todo, que en ofrecer mejores servicios post venta.

Soy consciente de la dificultad de tomar una actitud más ética en el contexto de un mundo en el que se vale por el dinero que se tenga, o por lo que venda, o por las encuestas del IBOPE, pero hay que intentar encontrar alternativas, porque, así, el aire está cada vez más irrespirable.

Por eso, cuando he hablado -y hablo- con gente que tiene una idea proyecto emprendedora y avanzamos en su análisis, les pido que pongan mucha atención cuando respondan a la pregunta sobre las necesidades o problemas que resuelve la propuesta, que no respondan en general, sino con profundidady responsabilidad social, no solo porque es necesario para que la empresa sea exitosa, sino porque están determinando de qué modo mejorarán el mundo en que vivimos.

Luhn también avanza en el siguiente tema:

¿Por qué es necesario que una compañía incorpore la innovación en su cultura?

Porque si no tienen un departamento de innovación o de investigación y desarrollo que esté constantemente probando cosas nuevas, habrá otras empresas que sí lo harán. Las compañías líderes están invirtiendo en estas áreas, porque saben que de eso depende su crecimiento: de los productos, servicios y soluciones que puedan surgir. Por eso, es necesario adaptarse para avanzar.

El tema de la innovación es clave en el mundo emprendedor de hoy y, aunque hay muchas empresas que no tienen estos Departamentos –solo las grandes disponen de medios para hacerlo, en general- debemos estar atentos e investigar por nuestra cuenta para que la innovación sea parte estable de nuestro proyecto. Sería bueno que alguno/a de los/las integrantes del equipo tuviera esta capacidad. Por ejemplo, muchos diseñadores industriales han desarrollado habilidad en la percepción de soluciones innovadoras y en la capacidad de llevarlas a la práctica en productos y servicios.

En realidad, he desarrollado dos temas muy asimétricos, pero me salió así la entrada, y no quise cambiarla porque ambos son importantes. Espero que les sean útiles