Encontré algunas ideas emprendedoras. Me pareció que pueden ser útiles, a lo mejor no literalmente, pero abriendo la imaginación hacia la innovación. Ojalá que así sea.

Factoría de historia

Aniversarios, celebraciones, actos promocionales… Se trata de elaborar contenidos para empresas, exposiciones, páginas web conmemorativas, etc. Te encargarías de la edición de los textos y de la producción editorial. Este negocio estaría enfocado a grandes empresas, pero también podrías especializarte en un área concreta y dirigirte a otras de tamaño medio de un sector concreto. En la mayoría de los casos, al estar controlada la tirada e incluso al poder publicarse en formatos digitales, los costos no son excesivos y podés subcontratar aquellas tareas que no controlás: básicamente, maquetación y soporte web.

Consultoría en innovación regional

Una de las vías de salida de muchas pymes en tiempos de crisis es reenfocar sus negocios y desarrollar nuevos productos. Tiene sentido poner en marcha consultoras regionales especializadas en diseño de nuevos productos (todo lo que tiene que ver con diseño industrial, estudios de mercado) o comercialización internacional y que se enfoquen hacia negocios y sectores tradicionales. Pensá en empresas de veinte trabajadores que no han salido a vender muy lejos y que no tienen acceso a las grandes empresas de este sector y a las empresas que se dirigen a las grandes.

Consultoría tecnológica 3D

En EEUU hay empresas que han lanzado campañas de educación y concienciación en empresas, colegios e instituciones para transmitir las ventajas y virtudes de la fabricación remota, con asesoría especializada. Es una forma de generar potenciales clientes.

Actualmente hay más de veinte millones de trabajadores autónomos en el marco de la Unión Europea. Siempre hablamos de la posibilidad de internacionalizar pymes, pero ¿se pueden internacionalizar también los servicios de trabajadores freelance extranjeros a distancia? Se nos ocurre que sí y que, además, puede ser negocio para muchas empresas. De la misma manera, se pueden ofrecer profesionales freelance argentinos en otros mercados. La idea es que ninguno de ellos tenga que moverse de su país. ¿Necesitas un experto en innovación de primera línea? Podés recurrir a uno extranjero, que trabaja desde su casa.

Biotecnología alimentaria

De momento, un porcentaje todavía pequeño de empresas de biotecnología ha tocado la alimentación funcional y la mayoría de los negocios que han entrado lo ha hecho en forma de proyectos para grandes compañías y se ha centrado en proyectos de seguridad alimentaria (detección de microorganismos). Se piensa siempre en trabajar para grandes empresas, pero a nosotros se nos ocurre que montés una línea de alimentos para ancianos en residencias. Te proponemos que pensés en una empresa dedicada al procesado inteligente de alimentos para nichos y que incluso te planteés la posibilidad de desarrollar una marca. Se trata de que te especialicés en determinados grupos de población: por ejemplo, alimentación geriátrica, mujeres embarazadas, discapacitados, entre otros.

Gastronomía histórica 

A un restaurante de Londres se le ocurre recuperar, a modo de experimento de un día, los platos típicos de principios del siglo XX, más concretamente el tipo de comida que se podía consumir en tiempo de guerra. Resulta que tuvo un éxito razonable y se ha extendido. Puede ser una experiencia aplicable para nuestros lares.

Productos gourmet

Una buena idea puede ser la venta online de productos de categoría gourmet y también que se agrupen varios productores para ofrecer este tipo de paquetes, a ser posible regionales (por una cuestión de marca, pero también de logística).